Print Friendly
  • Esta normativa garantizará el cumplimiento de aquellas iniciativas de mediano y largo plazo contempladas en la Política Nacional de Vivienda y Hábitat, recientemente presentada a la nación por el presidente Salvador Sánchez Cerén.

Sánchez Cerén trabaja en la elaboración de una propuesta de Ley de Vivienda y Hábitat, que permitirá la creación de un sistema coordinado y estructurado para garantizar el acceso a una vivienda digna a las familias salvadoreñas.

Por medio de esta normativa, que será presentada para su estudio a la Asamblea Legislativa, se garantizará el cumplimiento de una serie de iniciativas contempladas en la Política Nacional de Vivienda y Hábitat (PNVH), lanzada oficialmente el pasado miércoles por el presidente Salvador Sánchez Cerén.

 

La PNVH  constituye un instrumento de gestión pública de alto nivel y busca dar coherencia a los programas y proyectos que se implementen en el corto y mediano plazo para dar respuesta estructural a los problemas de vivienda y hábitat de El Salvador.

 

“Ya tenemos un borrador de la Ley Nacional de Hábitat y Vivienda, que le dé un sustento legal a la Política y una permanencia en el tiempo, que posibilite que todo lo que se plantea aquí sea algo concreto, real y de cara a las necesidades de la población”, informó el viceministro de Vivienda y Desarrollo Urbano, Roberto Góchez en el programa Gobierno Informa.

 

La PNVH busca hacer efectivo el derecho a vivienda y a un hábitat que eleve la calidad de vida de la población, dinamice la economía nacional y local y genere cohesión social a través de la participación de los diferentes actores en el marco de proceso de planificación ordenamiento y desarrollo territorial.

 

El funcionario aseguró que, en este sentido, la Política contiene como eje transversal el ordenamiento y desarrollo territorial sostenible, es decir propone que los diversos territorios y sus gobierno locales asuman un papel activo en la construcción de planes de ordenamiento.

 

El viceministro destacó la necesidad de percibir a la vivienda más allá de una simple edificación, es decir, concebir su entorno desde un punto de vista más humano, priorizando en la persona o la familia a impactar con cada proyecto a realizar.

San Salvador, 31 de octubre de 2015.