Print Friendly
  • Durante el acto de rendición de cuentas a la ciudadanía en el marco del tercer año de su gestión, el mandatario se comprometió a redoblar los esfuerzos para combatir este delito.

 

Las acciones que lidera el gobierno contra la inseguridad cobrarán mayor fuerza en los siguientes dos años de la administración del Presidente Salvador Sánchez Cerén, específicamente aquellas destinadas a erradicar delitos como las extorsiones.

 

“Este año es el año de la lucha contra la extorsión, vamos a poner toda nuestra energía y esfuerzo para resolver este problema y vamos a seguir trabajando con las comunidades para que tengan seguridad”, dijo el Presidente durante el acto de rendición de cuentas al pueblo salvadoreño, realizado tras rendir su informe ante la Asamblea Legislativa en presencia de miles de personas.

 

De acuerdo con estadísticas de la Policía Nacional Civil (PNC) el delito de extorsión tiene incidencia en todo el territorio nacional y afecta principalmente a los sectores del comercio y transporte.

 

Gracias al trabajo del gobierno se registra una reducción del 49% en las extorsiones, un importante logro en la estrategia de seguridad.

 

Para continuar en esta ruta, durante el programa Gobernando con la Gente, realizado el pasado sábado en Zacatecoluca, se presentó el Plan Nacional Antiextorsión, el cual fortalecerá las medidas operativas implementadas por la PNC para combatir con más eficacia este delito.

 

El plan contempla tres componentes: el primero se refiere al incremento de la operatividad a través del reforzamiento del recurso humano y material a las unidades de la PNC que se encargan de la investigación de este delito, así como buscar más recursos económicos que permitan suministrarles las herramientas necesarias para hacer más efectivo su trabajo.

 

El segundo componente contempla reformas legales que tengan como objetivo darle más facultades a los fiscales e investigadores de la policía que llevan a cabo procesos de investigación relacionados a este delito, así como facilitar la participación de las víctimas, garantizando más la confidencialidad y la reserva de su identidad.

 

Por su parte, el tercer componente estará enfocado en promover un trabajo más cercano con las víctimas, fomentando la organización de las mismas, la cual es clave para la erradicación de este tipo de delitos.

 

Durante el acto de rendición de cuentas, el gobernante descartó cambios en el gabinete de seguridad y reiteró que se fortalecerá el trabajo territorial ampliando la ejecución del Plan El Salvador Seguro a más municipios.

 

“Ya se demostró que este gabinete de seguridad integrado por el Ministerio de Seguridad, la Policía Nacional Civil con el apoyo de la Fuerza Armada, es capaz de llevar adelante los cambios que hay que hacer en políticas para garantizar la seguridad ciudadana”, manifestó.

 

San Salvador, 1 de junio de 2017.