Print Friendly

Amigas y amigos de la prensa:

Quiero expresar mi reconocimiento a la Asociación Nacional de la Empresa Privada, a su presidente, junta directiva y a todos los sectores de esta gremial, por organizar y participar en este importante encuentro: ENADE 2015.

 

De manera especial quiero saludar en el marco de este foro, la presencia de un destacado político norteamericano, exalcalde de Nueva York, el señor Rudolph Giuliani. Le doy la bienvenida a El Salvador. Estoy convencido de que su experiencia y sus recomendaciones representan un importante aporte a las grandes soluciones que estamos construyendo para derrotar la violencia en nuestro país.

 

Las recomendaciones de este encuentro son aportes importantes que contribuirán a nuestra Política de Seguridad y Justicia. Este es un esfuerzo nacional para derrotar la violencia.

 

Estimados empresarios:

 

Es muy significativo que ENADE 2015 enfoque este encuentro en la Seguridad Ciudadana.

La violencia, en sus diferentes expresiones, es un problema que no solo golpea a los empresarios, sino también a miles de familias salvadoreñas, que nos demandan poner al centro de nuestro accionar la tranquilidad y el desarrollo del país, así como la integridad y dignidad de cada salvadoreño honrado y trabajador.

 

La forma correcta de seguir avanzando con mejores resultados y derrotar la violencia en El Salvador es que trabajemos juntos.

 

Un problema tan complejo, histórico y estructural como la violencia, requiere de un abordaje integral, con acciones firmes del Estado y la sociedad entera.

 

El fenómeno de la delincuencia en el país acumula un pasado de falta de oportunidades, desigualdades, ausencia de políticas públicas y planes de seguridad duraderos para superar este problema.

 

En esta batalla, un desafío importante es generar más y mejores empleos, crear oportunidades de superación, reducir las desigualdades.

 

Para lograrlo el país necesita de ustedes los empresarios. Necesitamos atraer mayor inversión internacional, y también que los empresarios nacionales inviertan más aquí en el país.

El tema económico y el empleo son prioridades de nuestro Gobierno, por ello nombré al Vicepresidente, Oscar Ortiz, Comisionado Presidencial para la Inversión Pública y Privada. Él ha estado trabajando intensamente con nuestro equipo económico y junto a ustedes los empresarios.

 

En nuestro primer año de gestión hemos mantenido un entorno estable y propicio para dinamizar la economía.

 

Al cierre de 2014 la economía salvadoreña creció un 2 por ciento, superando el histórico menos 3 por ciento en el que caímos en 2009.

 

Ha habido un ahorro importante por los precios internacionales del petróleo, cuya factura disminuyó 16 por ciento en las compras externas, equivalente a 169.8 millones de dólares.

 

El compromiso de mi Gobierno es trasladar los beneficios de esta baja de los precios a los hogares salvadoreños y a los empresarios.

 

Entre los logros alcanzados de junio de 2014 a abril de 2015, quiero destacar:

 

  • El Lanzamiento de la Política Nacional de Fomento, Diversificación y Transformación Productiva, que fortalece a sectores para acceder a mercados internacionales y estimula la generación de empleo.

 

  • El levantamiento de la reserva interpuesta a China por El Salvador en la Organización Mundial del Comercio. Esta medida ha permitido exportar 52 mil 500 toneladas métricas de azúcar, que equivale aproximadamente al 12 por ciento de la oferta exportable nacional de azúcar.

 

  • La aplicación del incremento del salario mínimo, en un 4 por ciento en enero de 2015.

 

  • La consolidación de FOMILENIO II con la aprobación por parte de la Asamblea Legislativa de la Ley de Creación de FOMILENIO II, y la aprobación de un préstamo de 100 millones de dólares con el BCIE como contrapartida del gobierno, lo que anuncia una inversión robusta para los próximos años.

 

Amigas y amigos:

 

Las perspectivas económicas para este año son favorables, dado un contexto nacional e internacional positivo.

 

El crecimiento económico esperado para 2015 se ubica de 2.2 a 3.5 por ciento.

Es importante también facilitar  el comercio e integrarnos de mejor manera a la región centroamericana.

 

Señoras y señores empresarios:

 

Gracias a la baja de precios del crudo, nuestro gobierno ha impulsado la reducción del 30 por ciento en las tarifas de energía eléctrica, un estímulo directo para los diferentes sectores de la economía y un ahorro importante para las familias salvadoreñas.

 

Sin embargo, necesitamos que el país produzca la electricidad que demanda;  por ello, nosotros queremos invertir recursos  para  generar  también energía a través del sol,  a través del viento, a través de la biomasa.

 

Por ello, realizaremos importantes inversiones en proyectos como la expansión de la Central Hidroeléctrica 5 de Noviembre; además, están en estudio otros 4 proyectos que impactarán en la diversificación de la matriz energética eléctrica.

 

Otro rubro que estamos impulsando es el turismo, que en el primer año de Gobierno ha alcanzado ingresos de mil 110 millones de dólares, la cifra más alta en los últimos 34 años.

 

El turismo, según indican datos del BCR, a diciembre del año pasado representó el 4.4 por ciento del PIB, y registró cifras récord en este primer año de Gobierno con 1.9 millones de visitantes.

 

Para el 2016 tenemos programada la ejecución de la primera fase del Programa de Desarrollo Turístico de la Franja Costero Marina, cuya meta es generar 4 mil 186 empleos formales.

 

Como resultado de la promoción y atracción de inversiones, en este corto tiempo, hemos atraído 9 nuevas empresas, se realizaron 22 expansiones de empresas existentes, generando 414 millones de dólares en proyectos de inversión que crearán 8 mil 248 empleos directos.

 

Sólo trabajando juntos seremos capaces de levantar nuestra economía, abrir nuevas oportunidades, recuperar el liderazgo en la región, y proyectar a El Salvador cada vez como un país más competitivo.

 

Amigas y amigos:

 

Estamos combatiendo la delincuencia con todos los instrumentos legales y coercitivos del Estado.

 

El pueblo es testigo de los logros que estamos alcanzando, con la reestructuración del Sistema Penitenciario, no podemos permitir que se sigan ordenando crímenes desde el interior de las cárceles.

 

Otro paso importante en esta batalla para poner fin a la ola de violencia, es la creación de tres batallones élites de la Fuerza Armada para dar apoyo y respuesta inmediata en el combate al crimen.

 

Aprovecho este espacio para rendir un homenaje a todos los miembros de la Fuerza Armada y de la PNC caídos en el cumplimiento del deber. Sus muertes no van a quedar impunes.

 

Nuestra visión integral sobre la seguridad implica acciones de represión, y también acciones para la prevención de la violencia y la rehabilitación.

 

Bajo esta visión pondremos a funcionar en los próximos meses dos leyes: una sobre reinserción y otra sobre prescripción de pandillas.

 

Llevar tranquilidad y vida digna a las familias salvadoreñas necesita del concurso de todos los sectores de la sociedad, esa es y debe ser nuestra gran aspiración como nación. Y en esta batalla juegan un papel importantísimo los medios de comunicación: grandes y pequeños, públicos, comunitarios y privados.

 

Señoras y señores empresarios:

 

A partir de nuestra decisión de hacer un gobierno dialogante e inclusivo, creamos el Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia, una de nuestras primeras acciones para abordar el tema de la violencia y la delincuencia en toda su complejidad.

 

Instituciones del Estado, alcaldías, iglesias, medios de comunicación, empresa privada, partidos políticos, representantes de la sociedad civil y de la comunidad internacional participan activamente en el Consejo.

 

En los primeros días de este año el Consejo nos presentó el Plan El Salvador Seguro, resultado de una amplia consulta, enmarcado en la Política Nacional de Justicia, Seguridad Pública y Convivencia.

 

Este Plan contiene 124 acciones prioritarias y urgentes, de corto, mediano y largo plazo para enfrentar la violencia y la criminalidad.

 

La ejecución de las medidas de El Salvador Seguro está estipulada  en cinco ejes: prevención de la violencia, control y persecución penal, rehabilitación y reinserción, atención y protección a víctimas y fortalecimiento institucional.

 

Entre las acciones a ejecutar tenemos el impulso al empleo juvenil, mayor presencia del Estado en los municipios más vulnerables, mejor coordinación entre la Fiscalía General de la República y la Policía Nacional Civil, así como alianzas con la empresa privada y el sector educativo para reforzar programas de rehabilitación y reinserción, entre otras.

 

Decidimos priorizar la aplicación de medidas en 50 municipios con los mayores índices de violencia y criminalidad.

 

De esos municipios, a su vez, priorizamos 10: Colón, Ciudad Delgado, Zacatecoluca, Santa Ana, Sonsonate, San Salvador, Soyapango, Jiquilisco, Cojutepeque y Mejicanos.

El Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia está conociendo y estudiando diferentes modelos de seguridad que han tenido éxito en grandes ciudades del continente. Es el caso de la reciente presentación en nuestro país sobre las Unidades de la Policía Pacificadora del Gobierno del Estado de Río de Janeiro, Brasil.

 

Estamos trabajando incansablemente en la aplicación de medidas como:

 

–                   La readecuación de estructuras policiales para concentrar esfuerzos en los municipios con mayores índices de criminalidad.

 

–                   Estamos gestionando más recursos para reforzar la capacidad de la Policía con mejor armamento, mayor movilidad y más presencia en las comunidades.

 

–                   Estamos reforzando los planes especiales de seguridad en el transporte público y en los centros escolares.

 

El sistema carcelario está desarrollando una gran labor en el tema de rehabilitación y reinserción para los privados de libertad.

 

Ejemplo es el programa Yo Cambio, que integró 8 mil 600 reos en 19 centros penitenciarios.

 

Quiero resaltar, que dimos un fuerte golpe a las estructuras que operaban dentro de los centros penales con el traslado de más de 2 mil 300 reos a diferentes centros penitenciarios del país.

 

Trasladamos, además, a líderes de pandillas al centro penal de máxima seguridad de Zacatecoluca, una de las cárceles más seguras de Centroamérica.

 

Hemos desplegado y fortalecido la Policía Comunitaria para la prevención y represión delincuencial. Entre sus logros destacamos: el establecimiento de 57 bases de Policía Comunitaria, la creación de 2 mil 222 Sectores del Sistema de Prevención Delincuencial y 5 mil 469 Subsectores.

 

Hemos fortalecido el Sistema de Investigación Criminal a través de la Unidades Territoriales para el Combate del Delito con resultados significativos en esta lucha: combatimos 208 estructuras de pandillas y hemos detenido a 10 mil pandilleros.

 

Estamos desarrollando la mayor operación contra la delincuencia realizada por la PNC desde su fundación.

 

Quiero decirles que los recursos son limitados, y resulta difícil atender las demandas de la población, así como el desarrollo económico y social, con una carga impositiva del 16 por ciento del Producto Interno Bruto.

 

No existe ningún país que se desarrolle con una carga impositiva tan baja como la que tiene el nuestro.

 

Por esta razón he dado instrucción al Comisionado Presidencial de Seguridad de focalizar los recursos de los ministerios en las 50 zonas priorizadas en el Plan de Seguridad.

 

Estoy seguro que lograremos el cumplimiento de estas acciones con la participación y el compromiso de todas las instituciones del Estado, de la ciudadanía y, por supuesto, de la empresa privada.

 

Como expresé en mi toma de posesión: trabajaré incansablemente por alcanzar grandes acuerdos de nación que permitan resolver los principales problemas del país, para llevar tranquilidad y vida digna a las familias salvadoreñas.

 

El Salvador Seguro es una misión que nos toca enfrentar juntos, y nuestro color de encuentro en esta tarea  tiene que ser el azul y blanco de nuestra bandera, por el progreso, la prosperidad y el futuro de El Salvador.

 

Muchas gracias.