Print Friendly

Este 9 de septiembre de 2015 acaeció una gran noticia en El Salvador: Inició la cuenta de cinco años para implementar las millonarias inversiones del FOMILENIO II, un convenio con Estados Unidos que se suma a los grandes esfuerzos que realiza el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén para sacar de la pobreza a miles de familias.

En el marco de la celebración del 194 aniversario de la Independencia y como parte de una iniciativa del Comité Cívico Nacional, este día está siendo dedicado a la ESPERANZA, y precisamente ese fue un valor destacado en la ceremonia de entrada en vigor del FOMILENIO II.

La esperanza en un futuro donde este tipo de inversiones procuren para las familias salvadoreñas una mejor calidad de vida, empleos dignos, educación y desarrollo personal, fue uno de los aspectos que más enfatizó el presidente Sánchez Cerén en su discurso.

Para el mandatario este proyecto, que se aprobó después de un largo camino en el que El Salvador tuvo que superar distintos indicadores institucionales y de gobernabilidad, es una muestra de que nuestra nación “avanza a pasos firmes”.

“La entrada en vigor de FOMILENIO II es signo saludable del trabajo que hemos emprendido para reducir la pobreza, para favorecer las inversiones e impulsar el crecimiento económico”, expresó el gobernante.

La ceremonia  tuvo lugar en una aula magna de la Universidad Don Bosco, en el municipio de Soyapango, y contó con la presencia de la presidenta de la Asamblea Legislativa, Lorena Peña, el presidente en funciones de la Corte Suprema de Justicia, Florentín Meléndez, así como la embajadora estadounidense Mari Carmen Aponte y la representante de la Corporación Reto del Milenio (MCC, por su sigla en inglés), Sara Crawford.

La embajadora Aponte inició su discurso haciendo mención que este es un día de gran importancia para El Salvador y cerró su intervención prometiendo que su país siempre dirá “presente” en este tipo de iniciativas que coadyuvan al desarrollo del pueblo salvadoreño.

FOMILENIO II procurará la inversión durante cinco años, contados desde hoy, de $365 millones, de los cuales $88 millones serán aportados por el Estado salvadoreño y $277 millones por la MCC, institución del gobierno de los Estados Unidos.

El presidente dijo tener una esperanza absoluta en que todos los proyectos del FOMILENIO II serán un éxito, porque “los haremos con el corazón, con el deseo firme de mejorar la calidad de vida de nuestro pueblo”.

Este convenio “es parte fundamental en la ruta de desarrollo incluyente y sustentable para El Salvador”, expresó al hacer mención de las distintas inversiones que abarcarán tres pilares: Capital humano, infraestructura logística y clima de inversiones.

Roberto Murray Meza, representante del sector empresarial en la Junta Directiva de FOMILENIO II, exaltó que este 9 de septiembre “inician cinco años para sentar las bases para la transformación de este país, cinco años para crear condiciones de manera sostenible que nos ayuden a impulsar el crecimiento”.

Al frente de este programa y con el cargo de director ejecutivo está William Pleites, doctor en Ciencias Económicas de la Universidad Paris VIII, con una maestría en Crecimiento Económico y Desarrollo de la Universidad Aix- Marseille II y una licenciatura en Economía de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas.

El funcionario es considerado uno de los economistas más prominentes de la región y durante los últimos 15 años  se desempeñó como Economista Jefe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) desde donde coordinó la elaboración de 6 Informes Nacionales sobre Desarrollo Humano y apoyó diferentes esfuerzos de diálogo en temas prioritarios para el país.

San Salvador, 9 de septiembre de 2015.