Print Friendly

El último programa Casa Abierta del 2015, fue quizá el más especial del año, esto, se reflejó en la alegría, risas y juegos de los 110 niños y niñas del Coro Presidencial para el Buen Vivir, la Escuela Nacional de Danza y de las Casas de la Cultura y Convivencia de Jiquilisco, Zacatecoluca y Lourdes Colón, quienes fueron invitados por el presidente de la República y la primera dama, Margarita Villalta de Sánchez.

La primera dama, doña Margarita de Sánchez, es la encargada de coordinar y preparar los programas presidenciales Casa Abierta, en la Residencia Presidencial, un espacio ahora accesible al pueblo y familias salvadoreñas, pero especialmente a la niñez de nuestro país.

No es casualidad que en el transcurso del año que está por terminar, Margarita de Sánchez, que también funge como presidenta de la Junta Directiva del Instituto salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ISNA), haya priorizado la participación de niños y niñas en Casa Abierta.

El último programa del año no pudo ser distinto, el presidente Salvador Sánchez Cerén y doña Margarita de Sánchez lo disfrutaron junto a los 110 niños y niñas asistentes y sus familias, entre ellos los integrantes del Coro Presidencial para el Buen Vivir que es una iniciativa, un sueño hecho realidad de la Primera Dama de la República.

Esos 40 niños y niñas de comunidades populares del Gran San Salvador, que cuentan con el cariño y apoyo del jefe de Estado y su esposa, deleitaron a los asistentes con villancicos y canciones populares que nuevamente arrancaron los aplausos y reconocimiento de estos niños que están bajo la dirección de la maestra Doris Melchor.

Las niñas de escuela Nacional de Danza Morena Celarié, también participaron en este último programa de Casa Abierta, recreando el mundo mágico de Cri-Cri, con interpretaciones como El Grillo Cantor y El Negrito Bailarín.

La fiesta, alegría, música y diversión continuaron durante todo el programa, y las sorpresas no paraban, era una fiesta, y una fiesta para niños y niñas no puede estar completa sin juegos, comida, golosinas y regalos que como una muestra más de cariño y amor por la niñez les preparó la primera dama Margarita de Sánchez.

Sin duda, una mañana inolvidable para esos niños y niñas que llegaron desde distintos lugares del país, para compartir y divertirse con otros niños como ellos; y sin duda una mañana memorable para el presidente y su esposa, que encuentran en la sonrisa y felicidad de la niñez, el combustible necesario para renovar energías y compromiso con quienes representan el presente y futuro de nuestro país.