Print Friendly

Científicos alemanes recorrieron hoy La Joya, una zona boscosa en el departamento de Morazán, donde hallaron coníferas afectadas por el gorgojo descortezador.

 

Acompañados por técnicos del Ministerio de Agricultura, propietarios de bosques, trabajadores forestales, funcionarios de la vicepresidencia del país y pobladores de la zona constataron la presencia de la plaga que afecta a la floresta de pinos de esta nación centroamericana.

 

En el lugar,  los expertos alemanes procedentes del Estado de Baviera explicaron los métodos aplicados en su país para combatir este insecto cuyo nombre científico es Dendroctonus frontalis (denominado Zimmer mann, por vez primera en 1868).

 

Detallaron que una vez afectado el árbol debe cortarse y luego para eliminar la plaga puede aplicarse dos variantes.

 

La primera es quitar la corteza, lo cual es muy trabajoso por lo que recomendaron una segunda técnica que consiste en hacer estrías con la motosierra u otra herramienta a todo lo largo de la corteza del pino talado hasta llegar a la masa del tronco, sin profundizar.

 

El especialista Simon Thorn, biólogo y  con un doctorado en tratamiento de gorgojos descortezadores y protección ambiental explicó que esa técnica permite que el árbol se seque más rápido, los depredadores del gorgojo lleguen y al mismo tiempo mueren muchos especímenes al hacer los cortes.

 

Enfatizó que cortar el pino y dejarlo simplemente tirado en el lugar no soluciona el problema pues los insectos adultos pueden ir hacia otros árboles y las larvas reproducirse.

Durante la demostración física también explicaron algunas acciones para el manejo de bosques con el fin de mejorar estas áreas.

 

Más tarde dieron una capacitación sobre estas técnicas y sobre la recolección de las muestras del gorgojo para su estudio posterior.

 

Los científicos alemanes manifestaron su satisfacción por el interés de los participantes en esta capacitación en la cual estuvieron muchos jóvenes interesados en esa técnica a fin de cuidar, conservar y desarrollar los bosques de la zona, caracterizada por una belleza singular.