Print Friendly, PDF & Email

 

  • El presidente Salvador Sánchez Cerén convocó a consagrar el mes de la independencia al Programa Nacional de Alfabetización para cumplir un compromiso con los próceres aún pendiente y fortalecer uno de los valores de los salvadoreños: la solidaridad.

“Consagremos este mes a esta noble tarea, como el mejor homenaje a nuestros próceres y a todos los que han luchado por un país más justo a lo largo de estos casi 200 años”, afirmó este sábado 1 de septiembre en el inicio del Mes Cívico.

Parece insólito, pero en los albores del tercer milenio, cuando la ciencia y la tecnología han revolucionado espectacularmente la vida de las personas, el censo de 2007 reveló que casi uno de cada cinco salvadoreños no sabía leer ni escribir.

El dato exacto: 17,9 por ciento, es decir, ciento de miles de personas, hombres y mujeres, condenados injustamente a la ignorancia, a merced de gente sin escrúpulos y al desamparo de gobiernos cuyas prioridades eran otras y centradas en hacer crecer sus fortunas privadas.

La causa de esa injusticia la señaló el Presidente en su discurso del sábado: es uno de los “innumerables obstáculos impuestos por unos pocos que se adueñaron del poder, impusieron sus intereses y acumularon riquezas, generando exclusión, pobreza, opresión y desigualdad”.

Fue necesaria la victoria electoral en 2009 del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) para que esa triste realidad comenzara a cambiar.

El entonces vicepresidente y ministro ad honorem de Educación, profesor Salvador Sánchez Cerén, puso en marcha el programa de alfabetización y comenzó un profundo proceso de transformación para el acceso universal y equitativo a una educación de calidad.

Ocho años después, 93 municipios y la región del Trifinio alcanzaron el meritorio reconocimiento de territorios libres de analfabetismo, mientras la campaña avanzaba en el resto del país.

La comunidad internacional elogió este esfuerzo y en marzo pasado, en la ciudad de Oxford, en el Reino Unido, la Fundación Mundial para la Alfabetización entregó a El Salvador un reconocimiento en la Cumbre Mundial de Alfabetización.

El programa continúa avanzando y este año el Presidente le dio un vigoroso impulso con la campaña El Salvador Alfabetizado ¡Es posible!

El gobernante anunció que el próximo sábado 8 de septiembre volverá a la Plaza Cívica del centro de la ciudad para proclamar a San Salvador como municipio libre de analfabetismo, en el Día Internacional de la Alfabetización.

Con ese logro, San Salvador se convertirá en la tercera capital de Centroamérica con ese éxito educativo, después de Managua, Nicaragua, y San José, Costa Rica.

El viceministro de Educación, Francisco Castaneda, anunció que otros 16 municipios serán declarados libres de analfabetismo en este mes cívico.

El presidente Sánchez recordó que el maestro Alberto Masferrer en 1917 afirmó muy sabiamente: “Cuando abandonas o descuidas el enseñar al que no sabe, cometes un pecado tan grande como si negaras el pan al que tiene hambre”.

“Con esa máxima más de 50 mil jóvenes voluntarios se han sumado a esta gran campaña, que demuestra el valor cívico de la solidaridad, a quienes felicito por ese noble gesto junto con los promotores, educadores y a todos los que han contribuido a darle el pan del saber a miles de compatriotas”, dijo.

“Invito a la juventud salvadoreña a sumarse masivamente a este empeño”, exhortó el estadista.

“La obra de la independencia estará completa cuando todos nuestros compatriotas sepan leer y escribir, y tengan oportunidades para crecer como ser humano y tener una vida plena”, subrayó.

San Salvador, 1 de septiembre de 2018.