Print Friendly
  • El programa, lanzado por el Presidente Sánchez Cerén, brinda oportunidades inmejorables a personas de escasos recursos para que puedan adquirir una vivienda digna.

 

Ana Silvia Mercado habla con orgullo del trabajo que la ha sostenido la mayor parte de sus 58 años de vida. “Soy vendedora ambulante, vendo unos churritos de leche y no tengo lugar (fijo) para andar vendiendo, tengo cincuenta años de hacerlos, con eso fui criada y con eso yo crie a mis hijos”, asegura la señora residente en la colonia La Campanera, en Soyapango.

 

Así añade con satisfacción: “hoy con eso (la venta de churros) voy a pagar mi casa”.

 

En efecto, Ana Silvia es la primera beneficiaria del programa Vivienda Social lanzado este martes por el Presidente Salvador Sánchez Cerén, una iniciativa que mediante el Fondo Social para la Vivienda (FSV) brinda facilidades a personas de escasos recursos para acceder a una solución de habitación digna.

 

“Por años yo había querido tener esa facilidad de tener casa propia y hoy a mis 58 años la vengo a tener, cosa que para cualquiera es imposible, tener y pagar una casa a esa edad”, asegura Ana Silvia.

 

Esta jefa de hogar concretó su sueño de adquirir una vivienda en su comunidad a través de una de las cuatro modalidades de financiamiento con las que cuenta este programa.

 

En su caso fue a través de una promesa de venta suscrita con el FSV, mediante la cual pagará una prima por cuotas, en un plazo de 12 meses, equivalente al mismo costo de la cuota mensual del crédito al que aspira. Luego de cumplir este compromiso, el FSV le otorgará el crédito para que financie la totalidad de su vivienda.

 

“La cuota de la prima va a ser accesible, porque mensualmente voy a tener que estar pagando una cantidad que ellos me van a poner, no muy alta no muy baja”, sostiene Ana Silvia.

 

Las otras modalidades consisten en financiamientos sin prima para empleados con orden de descuento, con una tasa del 6%, con cuotas de hasta 50 dólares; financiamientos de tasas de interés y primas diferenciadas, dirigidas a quienes puedan aportar el mayor porcentaje de prima en un solo pago y obtener una menor tasa de interés (un aporte del 10% de prima equivale a una tasa de interés del 5%; un aporte del 20% disminuye el interés al 4%, y un aporte del 25% a una tasa del 3%).

 

La última de las modalidades consiste en incentivar la venta de contado a través de un descuento en el precio de la vivienda a aquellos inmuebles de mayor antigüedad de tenencia en el inventario de activos extraordinarios del FSV.

 

“Ana Silvia es una beneficiaria que es también emprendedora, que no se da por vencida y que hace siempre el esfuerzo por sacar adelante a su familia, y ahora ella emprende el proyecto de tener su vivienda propia”, reconoció el Presidente durante su discurso en la inauguración del programa.

 

“Estos años que él (el profesor Salvador Sánchez Cerén) ha estado de Presidente van a quedar plasmados en mi corazón y en mi memoria hasta que yo muera, que para mí ha sido un buen Presidente”, expresó Ana Silvia, la primera beneficiaria de este nuevo programa social del gobierno.

 

 

San Salvador, 27 de junio de 2017.