Print Friendly

Las puertas de la Residencia Presidencial nuevamente se abrieron al pueblo salvadoreño en el programa Casa Abierta este sábado, cuando el presidente Salvador Sánchez Cerén y la primera dama Margarita de Sánchez recibieron a las niñas, niños, jóvenes y adultos que participan en la red de Casas de la Cultura y Convivencia.

El trabajo que la pareja presidencial ha realizado en favor de la niñez y adolescencia del país, en especial de quienes viven en condiciones de vulnerabilidad social, ha posibilitado que ahora las Casas de la Cultura y Convivencia sean espacios de expresiones y prácticas artísticas-culturales comprometidas con el fortalecimiento de la identidad cultural.

“El arte y la cultura son tan importantes para los niños, así como los valores que debemos inculcarles desde temprana edad, esto pasa por generar los espacios donde ellos pueden compartir, jugar, desarrollarse con los demás niños, relacionarse con sus maestros y fortalecer más los vínculos con sus padres”, aseguró Margarita de Sánchez.

La participación de las niñas, niños y jóvenes de las Casas de la Cultura de El Mozote, Jiquilisco y Zacatecoluca, que ahora forman parte de la compañía de teatro La Colmenita de El Salvador, cuyo lanzamiento se oficializó el pasado 28 de enero en el Teatro Nacional de esta capital, es una muestra de esas expresiones artísticas y culturales.

Durante el encuentro con el mandatario y su esposa, las niñas y niños que forman parte de este exitoso programa infantil cubano, nominado como Embajadora de Buena Voluntad por el Fondo para la Infancia de Naciones Unidas (UNICEF), explicaron a la pareja presidencial el impacto positivo en sus vidas.

“De la Colmenita hemos aprendido mucha disciplina, obediencia y valores; además, he aprendido a bailar y cantar, invito a los niños a que sean parte de la Colmenita porque aquí van a tener muchos amigos”, dijo Beatriz Argueta, originaria de El Mozote, Morazán.

El acceso al arte y la cultura como parte de la filosofía del “Buen Vivir”, orientada en la consecución de una vida pacífica y participación ciudadana como mecanismo de prevención de la violencia, ha rendido los frutos esperados, como lo afirmó Andrea Deras, violinista de la orquesta infantojuvenil de la Casa de la Cultura de Sonzacate, Sonsonate.

“Le agradezco al Presidente y a todo su grupo de trabajo porque están haciendo la diferencia, están haciendo lo que nadie nunca antes hizo, apoyar el arte y la cultura, el arte que nos ayuda a hacer nuevos amigos y a convivir en paz”, aseguró Deras.

Marvin Tadeo, de la orquesta infantojuvenil de Sonzacate, destacó también el importante apoyo y compromiso de la Primera Dama y el Presidente con la juventud salvadoreña.
“Este año el apoyo a los jóvenes ha sido grande y ha tenido realce, ha crecido, cosa que no sucedía antes y esto se nota en el trabajo que hace el presidente a través de la Secretaría de Cultura que promueve los proyectos de inclusión para jóvenes”, aseguró Tadeo.

Las Casas de Cultura y Convivencia son espacios públicos en aquellos municipios priorizados por el Plan El Salvador Seguro, donde se promueve especial atención en la niñez y juventud, por medio de la convivencia y la participación de la comunidad a través de la cultura.

San Salvador, 25 de abril de 2016.