Print Friendly
  • Ante la voluntad expresada por las fuerzas políticas en las mesas técnicas instaladas por el gobierno, el mandatario se siente optimista en arribar la próxima semana a un consenso que permita resolver el problema fiscal que enfrenta el país.

El presidente Salvador Sánchez Cerén confía que en los próximos días se logrará en la Asamblea Legislativa la aprobación de los 1200 millones de dólares en bonos con los que se resolvería el problema de liquidez que enfrenta actualmente el país y se evitaría una situación de impago, que tendría consecuencias muy graves para la sociedad salvadoreña.

Durante el programa Gobernando con la Gente, realizado en Conchagua (La Unión), el mandatario destacó la voluntad expresada por todas las fuerzas políticas en las mesas técnicas instaladas por su gobierno, para encontrar soluciones que estabilicen las finanzas públicas.

“Hemos estado conversando con todos los partidos, hemos conversado en muchas reuniones con el partido ARENA y hemos ido acercando soluciones y construyendo salidas”, precisó el gobernante.

 

Destacó que el apoyo de diferentes sectores como organizaciones civiles, empresariales y la iglesia Católica han abonado para que los procesos de diálogo entre las fuerzas políticas se encaminen por la ruta correcta.

 

“Las palabras de monseñor Escobar Alas,  arzobispo de San Salvador, el domingo pasado, que pidió a todas las fuerzas políticas que llegáramos a un acuerdo los más pronto posible. Esperamos que esta próxima semana se haga realidad este acuerdo en El Salvador, que dará ciertas estabilidad en el país”, dijo.

 

Y es que la emisión de los 1200 millones de dólares no solo permitirá transformar la deuda del país de corto a largo plazo, sino que también ayudará a sostener los programas sociales del gobierno y el pago de pensiones.

 

“Solo las pensiones tienen un cargo en la deuda del gobierno,  porque el gobierno no recibe nada de las pensiones, la ganancia se las lleva las AFP, que obtienen alrededor de 10 millones anualmente a partir de manejar las pensiones, son ellas las que se lucran”, manifestó el estadista.

 

Indicó que la obligación del gobierno de cancelar las pensiones ha generado que la deuda incremente más rápido, por lo que es necesario una salida que de estabilidad a las finanzas.

 

“El país desde el 2014, 2015 y 2016 hemos estado cubriendo un déficit que tenemos cada año de 800 millones por pensiones, y 300 de presupuestario, lo hemos estado cubriendo con la emisión de letras del tesoro, y endeudándonos con la banca, eso es legal, lo permite la ley”, aseguró.

 

“Soy creyente firme de que aunque pensemos diferentes, aunque seamos personas de orígenes diferentes, con ideas diferentes, cuando pensamos en El Salvador, tenemos la capacidad de llegar a entendernos, y ahora todos están poniendo en el centro los intereses del país, por eso  felicito a todo el pueblo salvadoreño que ha hecho posible que nos acerquemos para lograr entendimientos”, expresó el estadista.

 

San Salvador, 29 de octubre de 2016.