Print Friendly
  • El 23 de mayo se conmemoró el primer aniversario de la beatificación de Monseñor Romero.
  • La ceremonia realizada hace un año en la plaza del Divino Salvador del Mundo reunió a miles de salvadoreños y extranjeros, quienes celebraron la vida y obra  del obispo mártir, asesinado el 24 de marzo de 1980 por odio a la fe. 

El beato Óscar Arnulfo Romero es una figura que ha trascendido las diferencias eclesiales en la sociedad salvadoreña, para convertirse en una señal de esperanza, amor y confianza y restaurar un país que necesita un alto nivel de unidad para enfrentar los retos del futuro.

 

Así lo manifestó el secretario de comunicaciones, Eugenio Chicas, al asegurar  que el obispo mártir ocupa un lugar destacado en la sociedad salvadoreña: Con su humanismo, espiritualidad y un enfoque progresista caminó con el pueblo defendiendo la justicia social.

 

“En su época monseñor Romero jugó un papel decisivo en esa batalla espiritual y moral de la sociedad por reivindicarse, por establecer una ruta, un rumbo de sociedad en momentos en que la democracia era algo tan poco alcanzable en aquel periodo”, aseguró el portavoz del gobierno en la entrevista El Salvador Ahora.

 

Agregó que en este periodo de paz social, la tranquilidad es una expectativa importante, y en ese sentido “iconos de relevante espiritualidad y enfoque moral como monseñor Romero son muy importantes en la sociedad, porque son símbolo de esperanza, de amor, de paz y de convivencia”.

 

Informó que la iglesia Católica, junto al Ministerio de Educación, está trabajando para impartir la cátedra de la vida y obra del beato salvadoreño, con el objeto de expandir los conocimientos sobre “el hombre, el mártir y el santo de El Salvador”.

 

“Yo creo que  somos una sociedad romerista y más allá del credo religioso que cada uno podamos tener, algunos somos cristianos evangélicos, otros cristianos católicos, pero todos creemos en monseñor Romero”, aseguró.

 

Manifestó que el beato es el salvadoreño más universal y que poco a poco su obra ha sido reconocida incluso por aquellos sectores históricamente conservadores.

 

“Quienes tenían una visión probablemente distorsionada, mediáticamente marcada por enfoques conservadores en el pasado poco a poco han ido viendo la dimensión moral, espiritual de monseñor Romero”, aseguró el secretario Chicas.

 

San Salvador, 24 de mayo de 2016.