Print Friendly, PDF & Email
  • El jefe de Estado ha coincidido con el cardenal Rosa Chávez en que el legado de paz del beato salvadoreño debe inspirarnos a reflexionar sobre la situación de nuestro país y trabajar unidos para superar los problemas de violencia social.

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, llamó hoy a la sociedad salvadoreña a encontrar en el legado de Monseñor Óscar Arnulfo Romero un camino para la paz social en El Salvador y decir ¡basta ya! a la violencia.

 

“Su canonización convoca a toda nuestra sociedad a una profunda reflexión para comprender que es urgente un ¡basta ya! a la violencia, que tanto sufrimiento provoca a muchas familias”, expresó esta noche el estadista en un mensaje a la nación transmitido por cadena de radio y televisión.

 

Añadió que San Romero, desde su legado histórico, llama al país “a un cambio de conducta, a sumar esfuerzos para que nuestras comunidades avancen en convivencia y con tolerancia, poniendo en práctica una nueva cultura de paz basada en el respeto a la vida, a las diferencias y los derechos humanos”.

 

Esta mañana, tiempo de Roma, durante la develación de un monumento a Monseñor Romero, el cardenal Gregorio Rosa Chávez dijo: “el soñó un país donde los niños pueden jugar felices, sin angustias, con esperanza y con futuro”.

 

Enfatizó que la estatua de Romero tiene los brazos abiertos a todos y “eso necesita El Salvador, un abrazo en el que todos podamos sentirnos hermanos, hijos, con un destino común y un futuro común”.

 

San Salvador, 13 de octubre de 2018.