Print Friendly
  • El gobernante destacó los ahorros que han tenido las familias y las empresas gracias a la baja de las tarifas en 2015 y 2016, de un 61%, y destacó que -aunque todo aumento es molesto- este cargo es importante para asegurar las inversiones que permitirán mantener precios bajos en el futuro.

 

El presidente Salvador Sánchez Cerén destacó hoy la importancia del cargo del 13%, que está pendiente de aprobación en la SIGET, para asegurar el futuro energético del país, en especial la garantía del subsidio a las familias que consumen menos y para mantener precios bajos a lo largo del tiempo.

 

Es un incremento mínimo que no va a afectar en ningún momento la posibilidad del despegue económico del país, por el contrario ayudará a fortalecer la economía y el desarrollo social “porque vamos a invertir en generar más energía”, dijo el presidente en Usulután, donde esta sábado desarrolló el programa Gobernando con la Gente.

 

El mandatario señaló que esta decisión de autorizar el cargo es importante para mantener el subsidio a un millón 85 mil hogares, quienes consumen menos de 99 kilovatios hora al mes.

 

De igual forma, contribuirá al crecimiento económico a través de la inversión en plantas para producir energía por medio del sol, el viento y el agua, métodos amigables con el medio ambiente y más baratos.

 

El jefe de Estado dijo que la decisión del cargo es responsable, pues se dio en un momento en el que se acumulaba -por dos años consecutivos-  bajas en las tarifas.

 

¿Pregúntenles a los empresarios que se expresan negativamente (del cargo) cuánto se ahorraron?, cuestionó el mandatario.

 

Efectivamente, en los últimos dos años, la generación a partir de métodos amigables con el medio ambiente (solar, hidroeléctrica y geotérmica) permitió $410 millones de ahorros a las empresas, las cuales consumen el 40% de la producción eléctrica- y a las familias.

 

Las bajas constantes en los precios de la energía acumulan un 61.02%, es decir que actualmente cada hogar salvadoreño paga 6 centavos menos por kilovatio hora.

 

Invertir en la CEL garantiza a El Salvador:

 

  • Energía limpia y de calidad, necesaria para hacer que el país funcione y crezca.

 

  • Precios bajos sostenibles en el tiempo.

 

  • Menor dependencia de las importaciones de petróleo para producir electricidad, lo cual es más caro y amarra al país a los vaivenes del mercado internacional de hidrocarburos.

 

  • Desechar definitivamente el fantasma de futuros racionamientos porque habrá electricidad suficiente para equiparar el crecimiento constante del consumo eléctrico.

 

Usulután, 9 de julio de 2016.