Print Friendly

El programa Casa Abierta recibió hoy a medio centenar de campesinos, hombres y mujeres que “engrandecen a nuestra patria” y que no se rinden nunca, según exaltó el presidente Salvador Sánchez Cerén al darles la bienvenida y compartir con ellos sus conmovedoras experiencias y visiones sobre el desarrollo del país.

 

“Para mi esposa y para mí es un honor recibirlos a ustedes aquí”, en esta casa que antes era utilizada como residencia del presidente, dijo el estadista, al tiempo que recordó que junto a doña Margarita decidieron vivir este quinquenio en su casa familiar y convertir al inmueble estatal en un lugar de encuentro social.

 

“Ustedes realmente son hombres y mujeres que engrandecen a nuestra patria. Gracias a su esfuerzo este país tiene seguridad alimentaria. Gracias a su esfuerzo este país progresa. El Salvador se engrandece de tener hombres y mujeres que no se rinden nunca, que luchan”, expresó entre aplausos el jefe de Estado.

 

Explicó que muchas de las familias que han sido beneficiadas por el Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA) con escrituras de sus parcelas agrícolas o lotes de vivienda pasaron hasta 35 años esperando que el Gobierno les diera seguridad sobre sus tierras.

 

¿Pero por qué pasó tanto tiempo?, cuestionó el gobernante. Sencillamente el problema tuvo su base en que “los gobiernos anteriores no respetaron ese derecho  que tienen ustedes a tener propiedad sobre su tierra”.

 

En cambio, los dos gobiernos del FMLN comenzaron ha hacer realidad esta obra. Durante el quinquenio anterior más de 57 mil familias lograron legalizar sus propiedades y, en menos de dos años, nuestro gobierno ha sumado 12.400 títulos más, un ritmo que permitirá entregar otras 50 mil escrituras al final del quinquenio, expresó el gobernante.

 

El programa de este sábado abundó en testimonios de campesinos que, junto al agradecimiento que dieron al presidente por las transformaciones que está realizando, se convierten en conmovedores ejemplos de lucha y superación.

 

Rodrigo Cruz Amaya, habitante de una hacienda de la La Libertad, expresó que

jamás pensó que alguien llegará a concretar su sueño de ser legitimo dueño de la tierra en la que habita.

 

Comentó que en noviembre pasado por redes sociales contactó al ISTA y pronto tuvo respuesta para iniciar el proceso de escrituración. “Agradezco, especialmente a la licenciada presidenta de ISTA (Karla Albanés) por no escatimar esfuerzos y movilizar todo el personal para darle prioridad a mi caso”.

 

Pero don Rodrigo también habló de una condición que no le ha impedido seguir adelante con su vida: “Quiero decirles que a través de una enfermedad, en el 2011, yo quedé discapacitado, me amputaron mis dos piernas, pero esto no ha sido motivo para quedarme en una silla de ruedas, sino que trabajo la tierra con mucho empeño”, dijo este ejemplar salvadoreño.

 

Por su parte, Elba Pérez, representante de los pueblos indígenas, exaltó la capacidad de cambio y fuerza transformadora que tiene el gobierno del presidente Sánchez Cerén, mientras que Maura Díaz, de la hacienda La Labor, de Ahuachapán, externó su alegría por compartir con el mandatario y que conociera los esfuerzos de las mujeres del campo por superarse.

 

“Estamos luchando porque las mujeres mejoren su condición de vida, y agradecer también al ISTA, verdad Carlita (Albanés) porque ahí nosotras, algunas mujeres, tenemos estanques de tilapias y eso ha sido algo bueno porque aseguramos la alimentación de nuestras familias”.

 

María Adela de Guzmán, originaria de Huizucar, dijo que Casa Abierta va a “quedar escrito en la historia” y relató que ella es una de las mujeres campesinas de la hacienda Los Potreros beneficiadas por el ISTA tras 30 años de espera en la que los gobiernos anteriores no se ocuparon por garantizar su derecho.

 

El presidente resaltó que, junto a la entrega de escrituras, el gobierno tiene toda una apuesta a favor del sector campesino, en especial para fortalecer la producción, los sistemas de riego –importantes para paliar los efectos del cambio climático-, créditos y asesoría técnica.

 

“El ISTA les acompaña en su formación, les acompaña en darles plantíos, en darles también las vacunas para que permanentemente estén vacunando a su ganado y a sus aves. Es decir es una visión integral”, dijo el estadista.

 

San Salvador, 27 de febrero de 2016.