Print Friendly

La Dirección General de Centros Penales (DGCP) ha habilitado cerca de 1.600 nuevos espacios para privados de libertad en distintos recintos penitenciarios, como parte de los esfuerzos que realiza la institución por mejorar la capacidad del sistema, disminuyendo el hacinamiento generado porla sobrepoblación actual.

Así lo aseguró hoy el director de la DGCP, Rodil Hernández, durante la entrevista El Salvador Ahora, transmitida por Televisión de El Salvador  (Canal 10) y Radio Nacional de El Salvador.

El funcionario explicó que 300 de estos espacios fueron habilitados con la inauguración del sector materno infantil de la Granja Penitenciaria de Izalco; otros 300 espacios fueron habilitados en el Centro de Readaptación para Mujeres, en Ilopango; y otros 427 cupos se habilitaron en el Centro Penal de Quezaltepeque.

“Además reaperturamos para centros penales lo que es el Centro Preventivo de Ilobasco donde hay una capacidad para quinientos a seiscientos privados de libertad, donde estamos dándole cupo a privados de libertad que estén en bartolinas de Policía Nacional Civil”, aseguró Hernández.

“Ya con esto estamos hablando más de1.600 cupos nuevos que de alguna manera van contribuyendo a la reducción del hacinamiento”, sostuvo.

El director de Centros Penales también informó que esta tarde el ministro de Justicia y Seguridad, Benito Lara, firmará el contrato de construcción del proyecto de finalización de las obras en el nuevo centro penitenciario de Izalco.

“Este centro penal nos va generar un alrededor de 2.060 espacios nuevos, va tener un periodo de ejecución de trescientos días calendario a partir de la orden de inicio”, afirmó Hernández, añadiendo que en este recinto serán trasladados privados de libertad “de mediana seguridad”.

Indicó que esta obra forma parte de la ejecución de los fondos de un préstamo otorgado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) por $71 millones, destinado a mejorar el sistema penitenciario del país.

Informó también que se registran avances en la implementación del programa de brazaletes electrónicos para privados de libertad, el cual también contribuirá a disminuir el hacinamiento en los centros penales.

“Ya se están conformando las mesas de trabajo con los diferentes jueces por ejemplo, porque también no solo va servir para reos en fase de confianza y semi libertad, sino también va servir como una medida alterna a la prisión”, dijo el funcionario.

San Salvador, 15 de julio de 2015.