Print Friendly

 Estimados Amigos y amigas de la prensa

Este es un acto de profundo amor de hombres y mujeres que dedicaron su vida al servicio del pueblo, pero especialmente de garantizar la seguridad de todos los salvadoreños.

Ustedes han sido testigos de las lágrimas de sus hijos, de las lágrimas de sus esposas, de las lágrimas de sus madres, pero también ellas se sienten con orgullo de tener un hijo que es un héroe nacional. Yo pido para todos ellos un fuerte aplauso, para estas familias que le han dedicado su vida al país y que hay que rendirles un homenaje porque han dado lo más preciado, el tesoro más preciado que es la vida, a favor de todos los ciudadanos y todos los salvadoreños.

Es un honor para mí participar en esta ceremonia en la que celebramos el vigésimo tercer aniversario de la Fundación de la Policía Nacional Civil y rendimos homenaje a los héroes y heroínas de esta gran institución.

Desde su creación tras la firma de los Acuerdos de Paz, la Policía Nacional Civil se ha desempeñado con responsabilidad en defensa de la seguridad pública y en la lucha frontal contra el crimen.

Hoy en día tenemos una Policía que cuenta con la confianza de la población,  que avanza y se actualiza en fiel cumplimiento de su misión, que es garantizar el orden, la seguridad y tranquilidad de las familias salvadoreñas.

Cada miembro que será condecorado este día es un ejemplo claro del compromiso con el pueblo salvadoreño. Reconocemos su  entrega y su vocación de servicio, el  valor, capacidad y eficacia en el cumplimiento de tan noble labor.

En nombre de ese pueblo, entrego la Orden del Mérito Policial a 124 héroes y heroínas en reconocimiento y gratitud por ofrendar y arriesgar sus vidas en la protección de la población.

Las historias de heroísmo de quienes hoy serán condecorados ratifican el sacrificio y entrega que realizan cada día los miembros de la Policía Nacional Civil, aún a costa de su vida.

Doloroso y admirable es el caso de la agente Wendy Alfaro Mena, madre de familia, que entregó su vida cumpliendo el deber. El cariño de Wendy y el apoyo de nuestro gobierno acompañarán siempre a su pequeño hijo, que deja con tan solo 2 años de edad.

Rendimos tributos a estos hombres y mujeres que han entregado su vida enfrentando a los criminales, quienes han sido vilmente asesinados en sus hogares y en diversas circunstancias, estando de licencia.

A sus  familias, nuestra solidaridad y más sentido pésame. Tengan la seguridad de que estos crímenes no quedarán impunes y sus actores recibirán todo el castigo que la ley establece.

Les ratificamos a todas las familias que no están solas en su dolor,  que el  Gobierno jamás las abandonará a su suerte.

Indigna saber que en lo que va del año, en la familia de la Policía Nacional Civil, 25 niños y niñas menores de 5 años han quedado huérfanas por los ataques de estos criminales. Son más de 100 hijos e hijas a quienes los criminales les han arrebatado a sus padres en un momento clave de sus vidas.

La vida humana no tiene precio, ni el dolor y  el luto que han provocado a madres, padres, esposas y esposos, hijos e hijas.

Trabajamos sin descanso para que se haga justicia y garantizar que las familias de nuestros héroes y heroínas caídos tengan la certeza de que no están solos, que junto a ellos está el gobierno y sus instituciones y toda la sociedad.

Por ello me llena de satisfacción anunciar el programa de ayuda económica para beneficiarios del personal fallecido de la PNC. Este programa contribuirá a que la condición socioeconómica de las familias beneficiarias no se deteriore a consecuencia de la pérdida familiar.

Los familiares tendrán la oportunidad de participar en programas de capacitación para propiciar el empleo y el emprendedurismo. El programa será administrado por el Patronato Amigos Solidarios de la Policía Nacional Civil, y para  darle sostenibilidad en el tiempo será creado un fideicomiso.

Llamo a las diputadas y diputados de la Asamblea Legislativa a apoyar este esfuerzo para garantizar una vida digna a las familias de los héroes y heroínas de la Policía  Nacional Civil.

Quiero anunciar también que a través del Ministerio de Relaciones Exteriores pondremos pronto en marcha un programa de becas de estudios en el  extranjero para hijos e hijas de agentes  de la Policía Nacional Civil caídos en el cumplimiento del deber.

Amigos y amigas:

Esta ceremonia es un homenaje para toda la institución policial, para la  gran familia de la Policía Nacional Civil: el Gobierno, el país entero reconoce la labor que ustedes realizan para brindar seguridad y tranquilidad al pueblo salvadoreño.

La Policía Nacional Civil es una institución que se mantiene incorruptible al servicio de las necesidades de las y los salvadoreños.

Aprovecho esta oportunidad para felicitar y agradecer a todos los miembros de la Policía Nacional Civil que junto a la Fuerza Armada y al trabajo de las instituciones del gobierno acompañaron la valentía y determinación del pueblo y empresarios para derrotar el criminal sabotaje al transporte público en los últimos días en julio.

Juntos vencimos los rumores y el miedo, El Salvador no se detiene ni se detendrá nunca, seguimos avanzando, derrotando el crimen y la delincuencia.

Quiero ratificar al país, que el plan de seguridad al transporte se mantiene, que ahora es un plan permanente  que incluye mayor presencia de elementos policiales en los buses, estaciones, terminales y también  más puntos de control en carreteras y caminos.

Otro tema altamente relacionado a la tranquilidad ciudadana es el control penitenciario. A través del Ministerio de Seguridad propusimos reformas para regular el sistema de visitas a los reos. Agradezco a las diputadas y diputados de la Asamblea Legislativa por sus votos para aprobar estas modificaciones que permitirán mejorar el control en los centros penales.

Esta semana también presentaremos otra reforma al Código Procesal Penal para que las audiencias de los privados de libertad se realicen dentro de los centros penales y evitar así el riesgo que representa  su movilización hacia los juzgados.

Estimados miembros de la Policía Nacional Civil:

Vocación, entrega y sacrificio, son cualidades de todos los miembros de esta noble institución y de quienes reciben hoy condecoraciones. En nombre del Gobierno y del pueblo salvadoreño, nuestro respeto, admiración y eterno agradecimiento para todo el personal y familiares de la Policía Nacional Civil.

Reitero nuestro compromiso de asegura las condiciones necesarias para que cada elemento policial realice su trabajo de manera eficiente.

Continuaremos trabajando por la dignificación policial y corresponder al esfuerzo que ustedes realizan cada día.

Les invito a seguir realizando su trabajo con un alto sentido profesional y moral, de lealtad y entrega, elevando cada día más el prestigio de esta institución al servicio de la sociedad salvadoreña.

Felicidades por este nuevo aniversario.

Muchas gracias.