Print Friendly
  • Durante la reunión con los legisladores que integran la Comisión de Seguridad Pública y Combate a la Narcoactividad de la Asamblea Legislativa, el vicepresidente hizo un llamado a trabajar en unidad para acertar golpes más efectivos a las estructuras criminales. 

El vicepresidente Oscar Ortiz llamó hoy a todas las fuerzas del Estado a trabajar como un “solo músculo” para combatir a las estructuras criminales que están afectando la convivencia y tranquilidad de las familias salvadoreñas.

 

“El tema del crimen y la extorsión nos afecta a todos, afecta la economía y sobre todo afecta la calidad de vida de cada una de las familias que están establecidas a lo largo y ancho del país”, aseguró el vicegobernante al iniciar la reunión con la Comisión de Seguridad Pública y Combate a la Narcoactividad de la Asamblea Legislativa y el grupo de funcionarios que el presidente Salvador Sánchez Cerén designó para diseñar e implementar una serie de medidas extraordinarias en materia de seguridad.

 

El propósito de la reunión, realizada en Casa Presidencial, fue dar una última revisión al primer paquete de medidas extraordinarias diseñadas por el Ejecutivo para hacer frente a la ola de criminalidad que está afectando al país, mismas que serán presentadas mañana al seno legislativo para su conocimiento y respectiva aprobación.

 

En su intervención, el vicepresidente Ortiz aseguró que las medidas que está proponiendo el gobierno contemplan acciones de corto y largo plazo, para lo cual reiteró la necesidad de contar con el apoyo de todas las fuerzas políticas del país.

 

Agregó que para combatir el crimen y la extorsión es vital que el Estado se convierta en un solo músculo para castigar, en el marco de la Ley, a los grupos criminales que están haciendo graves daños a las familias salvadoreñas.

 

“Los partidos políticos legalmente constituidos tenemos que mostrar que somos mucho más fuertes y que tenemos la capacidad de desarticular, golpear y destruir la estructura criminal, no hay otra salida, no importa quién gane después del 2019, pero no podemos dejar hipotecado el país en el tema de la violencia”, manifestó.

 

Expresó que la violencia es un factor acumulado en los últimos años y el reto más importante es la unión de todas las fuerzas para derrotar a esta estructura criminal.

 

“Tenemos que enseñar un solo músculo como Estado y país. Que los buenos somos más y que tenemos  la capacidad de revertir estratégicamente esta situación de criminalidad de extorsión que el país ha vivido en los últimos quince años”, agregó.

 

En este sentido informó que ya se están aplicando las primeras acciones, con la declaratoria del régimen de emergencia en siete centros penales, y el traslado de 299 cabecillas de pandillas al penal de Quezaltepeque, bajo un régimen de estricto aislamiento y control.

 

 

San Salvador, 30 de marzo  de 2016.