Print Friendly

Países del Triángulo Norte de Centroamérica presentan plan Alianza para la Prosperidad.

Los presidentes de Guatemala, Otto Pérez Molina; Honduras, Juan Orlando Hernández; y de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, presentaron este día, en la ciudad de Washington D.C., Estados Unidos de América, la iniciativa del plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, con la que los tres gobiernos buscan generar más y mejores oportunidades de desarrollo para su población.

La iniciativa tripartita, que surge ante el incremento en la migración de niños, niñas y adolescentes no acompañados hacia los Estados Unidos registrado a mitad de año, parte de un enfoque integral, con el que se reconoce la multicausalidad del problema y se apunta a atenderlo en todas sus dimensiones, con medidas en el mediano y largo plazo.

La niñez y la juventud de nuestras naciones, dijeron, merecen que les ofrezcamos las condiciones necesarias para crecer y prosperar en sus propias comunidades, y que la migración no sea una obligación, sino una opción.

En ese sentido, los mandatarios indicaron que la Alianza para la Prosperidad, que fue construida con la colaboración del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), centrará su trabajo en cuatro pilares fundamentales: desarrollo productivo, inversión en capital humano, seguridad ciudadana y fortalecimiento de las instituciones locales.

Así, desde el primer pilar, se buscará la promoción de sectores productivos estratégicos y la atracción de inversiones; con el segundo se pretende fortalecer la formación técnica y vocacional para el trabajo, estrechando vínculos entre el sistema educativo y productivo, de manera que se creen mayores oportunidades laborales, de calidad e incluyentes para nuestros jóvenes, ayudando de manera sostenible a la reducción de la pobreza.

En el pilar de seguridad ciudadana, se reforzarán los programas de prevención de la violencia y la capacidad de gestión de las fuerzas policiales. Y, finalmente, en el de fortalecimiento institucional, se mejorará la capacidad financiera de los Estados, así como los mecanismos de transparencia y lucha contra la corrupción

Desde esas áreas estratégicas de acción, las tres naciones centroamericanas iniciarán entonces una labor que se concibe como complementaria de sus propios planes de desarrollo, pero focalizándose en aquellos territorios donde se identifican mayores flujos migratorios.

Este plan, señalaron los gobernantes, cuenta con la firme voluntad de los tres países por atender las raíces estructurales de la migración, así como con un compromiso de destinar los recursos financieros que sean necesarios para la implementación del mismo.

El acompañamiento de la comunidad internacional y del sector privado, subrayaron, será también vital para su puesta en marcha, por lo que exhortaron a los demás países, a organismos internacionales y empresarios a respaldar la iniciativa.

Los mandatarios manifestaron su complacencia por la atención que desde ya distintos actores han brindado al plan, reiterando la disposición de sus gobiernos para trabajar de manera conjunta en el tratamiento de este tema.
De manera particular, agradecieron también la apertura y la voluntad mostrada por el gobierno de los Estados Unidos de América para acompañar a los países del Triángulo Norte de Centroamérica en este proceso.

Washington D. C., 14 de noviembre de 2014.