Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén exaltó hoy el significado del diálogo en los procesos históricos del país, mecanismo con el que se puso fin a la guerra y en la actualidad, como parte de un principio fundamental de su gobierno, se alienta la construcción de grandes acuerdos para encontrar soluciones a los problemas más urgentes.

Al conmemorar el aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz y ante un abarrotado anfiteatro del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO), el jefe del Estado salvadoreño dijo que “en estos 23 años de ejercicio democrático, hemos aprendido mucho: Sabemos que aunque tengamos una sociedad marcada por intereses diversos, no necesitamos más la confrontación”.

“Con el diálogo, superamos la guerra. Con el diálogo, vamos a  vencer los nuevos desafíos que enfrentamos”, afirmó el Presidente ante las más de 10 mil personas que acudieron a CIFCO.

Este 23ª aniversario de los Acuerdos de Paz estuvo marcado por la amplia participación de distintas sectores: niñas y niños, jóvenes, mujeres, campesinos, y organizaciones sociales, familiares y víctimas del conflicto acompañaron al mandatario, quien el 16 de enero de 1992 asistió al castillo de Chapultepec, en México, como firmante de la paz.

“El actual gobierno privilegia la política del diálogo y la búsqueda de consensos con los diferentes sectores del país para profundizar los avances y construir un Buen Vivir en El Salvador”, expresó el gobernante salvadoreño.

Añadió que “la cultura democrática se profundiza con el fortalecimiento de los mecanismos de transparencia de las instituciones, y con el combate permanente e incansable contra la corrupción”.

“La democracia también se profundiza cuando ampliamos los canales de participación ciudadana, incluyendo a nuestros pueblos originarios y  compatriotas en el exterior. Tenemos 3 millones de salvadoreños que viven fuera del país. No podemos descansar mientras no se garanticen los derechos humanos y políticos de nuestra población migrante”, dijo el jefe de Estado.

El presidente afirmó en su discurso que “el conflicto que hoy nos desafía es la criminalidad generada por el narcotráfico, su conexión con las pandillas y la extorsión”.

Ante esta problemática, remarcó que “siendo un gobierno abierto al diálogo, decidimos unir a la sociedad en la búsqueda e implementación de soluciones en contra de la violencia”.

Así, se creó que Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia “con los diferentes sectores de la sociedad para promover y facilitar el diálogo y concertación sobre políticas públicas en justicia y seguridad ciudadana”.

“Nuestros esfuerzos contra el crimen son integrales. Trabajamos por soluciones efectivas y duraderas, que traigan esperanza a las nuevas generaciones”, expresó el gobernante en referencia a este gran desafío que enfrenta la nación en la actualidad.

San Salvador, 16 de enero de 2015.