Print Friendly

Conchagua es reluciente, bastante fresca -pese a estar cerca de la costa- y con gran actividad en su parque central sobre todo en las tardes, cuando las familias salen a comer algún bocadillo y disfrutar de la brisa que sube desde el Golfo de Fonseca hasta las faldas del volcán Conchagua, donde está asentado este municipio.

 

Pero este sábado la actividad comenzó desde el amanecer con la instalación de los quioscos de las instituciones del Ejecutivo que participan en el Festival para el Buen Vivir, así como con la actividad de las más de 350 personas voluntarias, entre médicos, enfermeras y asistentes, que brindan servicios de salud a las familias de Conchagua y el resto de municipios del departamento de La Unión.

 

El doctor Luis Santamaría, del equipo de la primera dama, Margarita Villalta de Sánchez, confirma que las principales afecciones que se atienden en los festivales son las infecciones respiratorias agudas, las diarreas y enfermedades crónicas, como hipertensión y diabetes.

 

En el festival realizado hace 15 días en Zaragoza se atendieron 3,609 personas, por lo que la meta hoy en Conchagua es superar ese número de atenciones.

 

Sandra de Hernández es una enfermera voluntaria que participa en cada festival. Ella viaja por sus propios medios desde Morazán.

 

“Es muy satisfactorio servir a nuestro pueblo, la gente que más lo necesita. Estamos para eso y es nuestro deber servir a la comunidad, apoyar estos proyectos presidenciales que son de benéfico para las grandes mayorías”, afirma con una sonrisa, mientras coordina la organización en el área de toma de peso y talla, presión arterial y temperatura.

 

Personas de distintos lugares se organizaron para llegar hasta Conchagua, como el caso de María de Jesús García y Blanca Nájera, quienes viajaron una hora desde San Juan Yayantique para pasar consulta general y cumplir un propósito de su comunidad: la reparación de la calle de acceso al municipio.

“Es de tierra y está bien deteriorada”, dice doña Blanca, mientras busca la fila para ser atendida por los médicos voluntarios y asegura que estará presente en el programa Gobernando con la Gente con la idea de hablar con funcionarios del Ministerio de Obras Públicas y trasladar la necesidad de reparación de la vía.

Mientras se espera la hora del inicio de Gobernando con la Gente, las calles centrales de Conchagua seguían abarrotadas de personas accediendo a los servicios de las instituciones públicas o adquiriendo productos artesanales o de primera necesidad en el mercado solidario, que en cada festival organiza el Ministerio de Agricultura y Ganadería.

Conchagua (La Unión), 29 de octubre de 2016.