Print Friendly

El Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC) entregó hoy al presidente Salvador Sánchez Cerén el “Plan El Salvador Seguro”, documento que contiene 124 acciones, agrupadas en cinco ejes, en materia de seguridad, las cuales son el fruto de siete mesas técnicas y consultas territoriales y sectoriales, en las que participaron diversos sectores del país.

“Estas propuestas nos ayudarán a enriquecer y concretar el Plan Nacional de Seguridad para poder enfrentar el problema de la inseguridad”, expresó el jefe de Estado tras recibir el documento de manos de Arnoldo Jiménez, América Romualdo y el obispo luterano Martín Barahona, miembros del Consejo.

El Presidente aseguró que “la seguridad ciudadana constituye una de las grandes prioridades y retos de nuestro Gobierno, porque la seguridad es parte del derecho a la vida y condición básica del desarrollo sostenible en nuestra ruta hacia la sociedad del Buen Vivir”.

Para el mandatario, el documento y la amplia representación social que tiene el CNSCC representa la “voluntad del pueblo salvadoreño” y es una muestra de que “es posible vencer la violencia en El Salvador”.

Las propuestas elaboradas giran en torno a las temáticas: Prevención de violencia, Persecución Penal, Rehabilitación e Inserción Social, Atención y Protección a Víctimas y Fortalecimiento Institucional.

El documento contiene acciones prioritarias urgentes (de corto, mediano y largo plazo)  para enfrentar la violencia y la criminalidad y  garantizar el acceso a la justicia, según afirmó el representante residente del PNUD, Roberto Valent, quien ofreció detalles de las iniciativas.

La propuesta se articulará con las políticas sociales y económicas y también complementa a otras iniciativas como el Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019, el FOMILENIO II, la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte y otros esfuerzos de instituciones del Estado, la empresa privada e iniciativas locales.

Este instrumento se desarrolló luego de que el Consejo realizara un diagnóstico sobre la inseguridad en El Salvador, organizado en torno a los cinco ejes de la Política Nacional de Justicia, Seguridad Pública y Convivencia que impulsa el Ejecutivo.

El documento ha sido el resultado de la articulación y la colaboración entre los sectores y miembros representativos del Consejo, y ha contado con una amplia participación de  otras organizaciones y de las consultas sectoriales y territoriales. Ha retomado, además, insumos de diferentes estudios, propuestas y buenas prácticas nacionales e internacionales relacionadas con el tema de la violencia y la inseguridad.

Este Plan está orientado a lograr importantes transformaciones como mejorar la calidad de vida de las personas y los territorios para reducir la incidencia e impacto de la violencia y el crimen; contar con un sistema de investigación criminal y justicia penal articulado y efectivo y disponer de un marco legal y una oferta institucional que garantice la atención integral y la protección a las víctimas.

En el “Plan El Salvador Seguro” se contempla la metodología a emplear para la ejecución de cada uno de los proyectos, el tiempo en que serán implementados, los actores encargados de su realización y seguimiento, así como las instancias que financiarán los diferentes programas.

El Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia se instaló en septiembre de 2014 y el mismo está compuesto por instituciones del Estado, COMURES, iglesias, medios de comunicación, empresa privada, partidos políticos, representantes de la sociedad civil y la comunidad internacional, bajo la coordinación de la Secretaría Técnica, que está a cargo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

San Salvador, 15 de enero de 2015.