Print Friendly

El despliegue de la Policía Comunitaria, que ya cubre más del 70% del territorio, y el diálogo que el Gobierno está propiciando en el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC) son dos estrategias importantes para contribuir a solucionar el estructural problema de la inseguridad y llevar tranquilidad a las familias salvadoreñas.

“En estos meses la puesta en marcha de la Policía Comunitaria ha tenido un fuerte despliegue y lo vamos a seguir teniendo en el próximo año con una estrategia que nos permita golpear la estructura de la extorsión”, aseguró el presidente en funciones, Oscar Ortiz, durante un informe al país con motivo del cierre del año.

Destacó también el esfuerzo de distintos sectores sociales que están integrados en el CNSCC, quienes están a punto de presentar una serie de recomendaciones trabajadas por las mesas técnicas para contribuir a solucionar el problema de la inseguridad.

Por su parte, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Benito Lara, explicó durante el acto que para 2015 se tiene listo un plan de acción, en el que participan distintos sectores de la sociedad, que permitirá  prevenir y disminuir el índice de extorsiones y otro tipo de delitos contra el patrimonio.

“En relación con el sector transporte tenemos una mesa de diálogo para abordar y disminuir las extorsiones, con el sector cañero tenemos un plan y hemos tomado medidas para evitar las extorsiones y tenemos un plan para la recolección del café que nos permita tener garantía en la recolección. Hoy hay un mejor resultado y mayor efectividad en materia de denuncias y capturas”, explicó Lara.

De acuerdo a las autoridades de Justicia y Seguridad Pública, la primera fase de la Policía Comunitaria implementada en estos meses se ejecuta en un 70% de los sectores rurales y urbanos, de los 14 departamentos del país. Actualmente, un 90 por ciento de los más de 23 mil miembros de la PNC está capacitado para trabajar como policías comunitarios.

Este modelo es una apuesta del gobierno que permite que  la población participe activamente junto a los agentes policiales realizando esfuerzos de prevención y riesgo social, garantizando ambientes seguros y tranquilos.

San Salvador, 17 de diciembre de 2014.