Print Friendly

El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, afirmó hoy que la Acción Diferida anunciada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para frenar las deportaciones de cerca de 5 millones de inmigrantes, contribuirá a solventar la situación migratoria de un buen número de salvadoreños y salvadoreñas en ese país.

Entrevistado en el programa El Salvador Ahora, el canciller Martínez aseguró que mientras no se logre una reforma migratoria integral en este país, “estas medidas ejecutivas pueden ayudar a paliar la situación migratoria de nuestros compatriotas en Estados Unidos”.

Hizo énfasis en que este proceso aún no ha iniciado, por lo que llamó a los compatriotas en suelo estadounidense a que no se dejen engañar por estafadores que quieran aprovecharse de la situación.

“No es que al día después del anuncio ya automática la gente se puede comenzar a reinscribir; ellos calculan que pueden estar comenzando en la primavera de los Estados Unidos, que podría ser por ahí el mes de abril y les llevará lo que resta del 2015”, dijo el funcionario.

Añadió que, una vez iniciado este proceso, la red consular de El Salvador en el país del norte brindará apoyo y asesorías a los salvadoreños y salvadoreñas para que puedan inscribirse, siempre y cuando llenen los requisitos establecidos.

La Acción Diferida se suma a otras acciones ejecutivas realizadas por el gobierno de Estados Unidos para brindar un alivio a personas que permanecen de forma irregular en ese país.

El canciller destacó entre estas medidas el Estatus de Protección Temporal (TPS), que brinda beneficios migratorios a más de 200 mil salvadoreños y salvadoreñas; y  el Acta de los Sueños, una legislación que busca regularizar la situación migratoria de estudiantes de secundaria indocumentados.

“¿Esto significa que no se necesita la reforma migratoria integral? No, la reforma migratoria integral se sigue necesitando, es la única que le va a dar una solución definitiva a la población que permanece de forma irregular en los Estados Unidos”, acotó el canciller.

El funcionario salvadoreño también advirtió que la Acción Diferida contempla ciertos requisitos que deben llenar las personas que quieren acogerse a la misma, y que no todas las personas indocumentadas podrán beneficiarse de dicha acción.

Los beneficiados de dicha acción “son ciudadanos y ciudadanas que han ingresado a los Estados Unidos antes del 2010, es decir que ya tienen prácticamente cinco años de vivir y trabajar (en ese país), que no tienen antecedentes penales graves, que tienen una forma de demostrar que tienen algún arraigo en los Estados Unidos, es decir, tienen algún familiar o tienen algún lugar de trabajo, son las personas que serían consideradas elegibles”, dijo el funcionario.

Subrayó que esta acción no va a beneficiar a las personas que están llegando en estos momentos a Estados Unidos de forma irregular o que estén planeando hacerlo.

“A esas personas nosotros les decimos que no se arriesguen, que no vale la pena sufrir todos los peligros que se sufren en el trayecto hacia los Estados Unidos”, señaló.

San Salvador, 24 de noviembre de 2014.