Print Friendly
  • “El pueblo salvadoreño tiene el cielo por sombrero…”, así, con esa canción,  acompañaron las niñas y niños del Coro Presidencial para el Buen Vivir la bienvenida del presidente Salvador Sánchez Cerén y su esposa Margarita Villalta de Sánchez a los salvadoreños radicados en el exterior al programa Casa Abierta, realizado el pasado sábado en la Residencia Presidencial.   

 

Casa Abierta, cuya iniciativa y coordinación corresponde a la primera dama Margarita de Sánchez, brindó un espacio ameno, de convivencia y dialogo entre la diáspora salvadoreña, el jefe de Estado y demás funcionarios, quienes al compás de la música y danza disfrutaron un desayuno típico en este espacio abierto a la población salvadoreña.

 

Las niñas y niños del coro presidencial fueron parte de este reconocimiento a los salvadoreños que ahora viven lejos de la tierra que los vio nacer, cuya interpretación estuvo como siempre a la altura, levantando de sus asientos a los invitados, quienes cantaron y aplaudieron las interpretaciones.

 

“Me siento contento de ser parte del coro, y de poder estar aquí y cantar para los salvadoreños que no viven en el país”, afirmó Armando Guirola, segunda voz del coro presidencial.

 

El evento culminó, pero difícilmente los invitados olvidarán las voces de las niñas y niños del Coro Presidencial para el Buen Vivir, que alegraron la mañana en que desayunaron con el presidente y su esposa en la otrora inasequible Residencia Presidencial.

 

Los invitados, representantes de los salvadoreños residentes en Belice, Canadá, Nicaragua, Honduras, Suecia y Estados Unidos, participaron previamente del “Encuentro Gubernamental con Organizaciones de Salvadoreños en el Exterior”, encabezado por la  viceministra para los salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, y otros funcionarios.

 

San Salvador, 11 de abril de 2016.