Print Friendly

“Can Calahui Tunal” fue la canción con la que el coro presidencial para El Buen Vivir inició su repertorio en la celebración del Día del Pensionado del INPEP, donde fueron invitados para llevar su arte y alegría a los pensionados que participan en los diferentes talleres que promueve esta institución pública.

La actividad tuvo lugar este día en las instalaciones de la referida entidad, y contó con la participación de más de 200 adultos mayores, quienes disfrutaron de un espacio de sano esparcimiento, donde la música y otras muestras artísticas, fueron el plato fuerte de la celebración.

Vestidos del azul y blanco de sus trajes con motivos de añil, las niñas y niños del Coro Presidencial deleitaron a todos con canciones como “El solar de Monimbó”, “Que canten los niños”, “El Sombrero Azul”, “El Pitero”, “Quincho Barrilete”, “Guantanamera”, entre otras.

Para la secretaria del Comité Central del INPEP, Rosa Etelvina Brito, la presencia del coro infantil fue muy positiva para los asistentes, ya que se contribuye a la unidad a través de la música.

“La música, a nosotros los de la tercera edad, nos ha hecho sentir como nuevos. Nos da alegría, nos da satisfacción. La música nos une, porque la música une corazones”, dijo.

Los adultos mayores también unieron sus voces al coro de niñas y niños, algunos cantando las canciones y otros aplaudiendo o bailando al ritmo de la música.

De acuerdo con Rafael Antonio Paz, coordinador del Comité Central de Pensionados del INPEP, esta celebración forma parte de las más de 20 actividades que la institución realiza al año, para premiar la perseverancia de los asistentes a los talleres que promueve la institución como manualidades, gimnasia, danza, música, coro, artes manuales e inglés.

Este año, quisieron que los pensionados disfrutaran del talento infantil que caracteriza al Coro Presidencial, iniciativa surgida desde el despacho de la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez, para promover las habilidades de las niñas y niños en áreas tan importantes para el desarrollo humano como la música y el canto.

San Salvador, 2 de octubre de 2015.