Print Friendly, PDF & Email
  • Proyectos estratégicos enmarcados en tres áreas: infraestructura, energía eléctrica y fiscalidad han permitido al gobierno transitar a una economía más pujante, con un crecimiento sostenido.

 

 

Desde junio 2014, el gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén ha creado las bases para un cambio estructural de la economía que prioriza tres elementos fundamentales: infraestructura, energía eléctrica y estabilidad fiscal.

 

Así lo informó hoy el gobernante, al presentar a la nación los principales logros de su administración, espacio en el que reiteró que la inversión en infraestructura vial ha alcanzado niveles “sin precedentes”.

 

Entre las obras que destacan en esta materia se encuentra la ampliación del aeropuerto internacional Monseñor Oscar Arnulfo Romero, los pasos a desnivel de Naciones Unidas, del redondel Masferrer, el Paso del Jaguar y la reconstrucción de la carretera del Poliedro a Sonsonate.

 

“Además, tenemos en ejecución la ampliación de la carretera al puerto de La Libertad y la ampliación de la carretera El Litoral, tramo Autopista al Aeropuerto – Zacatecoluca, y el baipás de San Miguel”, informó.

 

En lo que respecta al potencial energético, manifestó que la capacidad instalada del sector eléctrico ha aumentado un 31%, una expansión hecha únicamente con fuentes renovables de energía como la solar, eólica, biomasa, biogás e hidráulica.

 

Asimismo, se ha duplicado la capacidad de la Central Hidroeléctrica 5 de Noviembre, y se puso en funcionamiento la planta fotovoltaica más grande de Centroamérica, que abastece a 200 mil hogares.

 

En su mensaje, indicó que la inversión pública de este año  será la mayor en la historia del país, mientras que la inversión directa extranjera durante estos cuatro años se ha duplicado, con relación al quinquenio anterior, sin vender ningún activo del Estado.

 

El dignatario precisó que a pesar que las finanzas públicas ha experimentado “momentos tensos”,  el gobierno ha estabilizado la deuda pública sin pensiones.

 

“La aprobación de la Ley de Responsabilidad Fiscal favorece la estabilidad de las finanzas públicas en el mediano y largo plazos, como parte de una Política Fiscal orientada a asegurar los recursos para estimular el desarrollo económico y social”, indicó.

 

Explicó que el acuerdo alcanzado para la reforma al sistema de pensiones asegura el respaldo financiero a los derechohabientes, conlleva a menor endeudamiento para el pago de los compromisos previsionales y genera certidumbre a los inversionistas y organismos internacionales.

 

“Mi gobierno seguirá  trabajando para mejorar las pensiones. Mantendremos el sistema de protección universal, con el cual hemos beneficiado a más de 100 mil personas, incluyendo ancianos sin ingresos y veteranos de guerra”, informó.

 

Manifestó que su gobierno  presentó una estrategia de refinanciamiento de la deuda pública que deberá ser pagada hasta el año 2024 y reiteró el llamado  a la Asamblea Legislativa para que actúe “con visión de país” para impedir que se incrementen los costos de esta operación con el aumento de las tasas de interés internacionales.

 

San Salvador, 26 de noviembre de 2018.