Print Friendly

Un suceso que pasó inadvertido para la mayoría de los presentes y tuvo como protagonista a una niña que luego con su madre retornó a la multitud, confirmó de una forma ya habitual la decisión del presidente Salvador Sánchez Cerén de hacer con humildad un gobierno del y para el pueblo.

La mañana de este sábado 23 de enero, en el barrio más antiguo de la capital, San Jacinto, la niñita atravesó el cordón de seguridad en el tradicional programa Gobernando con la Gente, se acercó al líder de la nación y le murmuró al oído algo que sólo se supo una hora después.

¿Qué animó a la pequeña criatura y a su madre? La respuesta quedó explícita en el hecho: la confianza y la seguridad de ser escuchada, de que nadie le bloquearía el camino hacia la máxima autoridad de El Salvador.

Una respuesta fue anticipada por el joven y popular alcalde de la capital, Nayib Bukele, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

“Ese hombre tiene un gran corazón”, dijo, refiriéndose al estadista, a quien aseguró conocer desde antes de ser presidente.

El edil reveló que cuando Sánchez Cerén era vicepresidente (2009-2014), lo invitó a desayunar y al llegar a la casa del dignatario, su esposa, la ahora primera dama, Margarita ´Villalta de Sánchez, le pidió esperar un ratico, pues este se encontraba ocupado.

En un momento que quedó solo en la sala de la vivienda, Bukele contó haberse asomado indiscretamente para ver que hacía el Vicepresidente y lo vio en el jardín cargando las sillas para preparar la mesa del desayuno.

“Yo he conocido a muchos presidentes, de hecho creo que los conozco a todos, menos al que está preso, pero nunca vi a uno que cargara las sillas para sus invitados”, afirmó en medio de largos aplausos.

El ministro de Obras Públicas, Gerson Martínez, fue quien hizo público el acto osado de la niña. Marcelita, como la identificó, se acercó al Presidente y le planteó al oído la necesidad de una casa.

Durante su habitual mensaje al país en el Gobernando con la Gente, Sánchez Cerén no hizo mención al suceso con la niña.

Martínez, quien dijo que también se le acercaron muchas personas para expresarle inquietudes o pedidos, anunció que había solicitado a la mamá de Marcelita presentarse el lunes siguiente en su despacho para darle una solución.

El funcionario y otros titulares de varias carteras también escucharon peticiones de la población y explicaron la obra de sus respectivas dependencias y los nuevos planes para atender sus necesidades, como caracteriza el programa desde el primero, realizado el 28 de junio de 2014 en la comunidad Las Palmas de la capital.

El Presidente explicó que esa es la naturaleza de este espacio.

“Este programa, como les decía, es un programa que tiene fundamentalmente un propósito: cambiar la forma como un gobierno se relacione con la gente, porque lo más importante de este espacio es que ustedes puedan conversar y puedan platicar con los ministros, con los viceministros”, afirmó.

“Nosotros estamos llevando el gobierno a los municipio. No queremos un gobierno que no se relacione con su comunidad y eso es lo que tiene de novedoso este programa”, agregó.

No es un contacto que se agota en sí mismo, sino se proyecta en soluciones a las comunidades.

“Recibimos muchas peticiones; muchas las hemos resuelto, pero muchas todavía no las hemos logrado resolver, pero están ahí en el escritorio, en el trabajo que está haciendo cada uno de sus ministros”, explicó el gobernante.

Entre otras, esa es una de las razones de su exitoso crecimiento desde los primeros Gobernando con la Gente en San Salvador en 2014. “Miren cómo ha cambiado, como cada vez va agarrando más fuerza, cada vez más el pueblo se decide a ir a conversar”, manifestó Sánchez Cerén.

Gobernando tiene como escenario el Festival del Buen Vivir, una iniciativa de la Primera Dama que acerca los servicios de las instituciones del gobierno a las comunidades, “espacios de convivencia en donde las familias puedan caminar tranquilas, donde puedan asistir con sus hijos y pasar un día agradable”

En ese ambiente relajado de confianza y fraternidad, es típico ya que muchos se acerquen al Presidente y sus ministros para plantear sus inquietudes, problemas o aspiraciones.

Es lo que explica la tranquilidad de la niña y su aparente osadía. Son hechos que solo ocurren cuando la humildad se hace gobierno del y para el pueblo. Es una virtud que ni el más mezquino de los adversarios le ha negado al presidente Sánchez Cerén