Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén culminó en La Habana, Cuba, una jornada muy provechosa para las 25 naciones caribeñas y latinoamericanas que congregados en la Asociación de Estado del Caribe (AEC) acordaron seguir avanzando hacia el desarrollo sostenible, la integración regional y la paz.

En el Plan de Acción aprobado para el período 2016-2018 los países de la AEC acordaron también dar impulso al comercio y las relaciones económicas, promoviendo la reducción y la eliminación gradual de los obstáculos al comercio y a la inversión, así como impulsar el turismo sostenible en la región, una de las más visitadas del mundo.

En La Habana, dijo el Presidente, los líderes de los 25 países de la AEC se reunieron precisamente “bajo un lema que llama a la unidad”.

La Declaración de La Habana “Unidos por un Caribe Sostenible”, suscrita por el El Salvador esta tarde al concluir el conclave, establece una serie de líneas estratégicas que impulsan a la AEC como el organismo de consulta, concertación y cooperación para avanzar en la unidad e integración latinoamericana caribeña.

En 44 puntos recoge una serie de enunciados con la voluntad de 25 pueblos latinoamericanos por avanzar hacia el desarrollo sostenible y en unidad procurar a sus poblaciones el disfrute de sus derechos humanos, bajo los principios de inclusión, equidad, justicia social y cooperación entre hermanos.

El Salvador es el único país de Centroamérica que no tiene costa caribeña, pero estratégicamente es miembro de la AEC, una comunidad de naciones que buscan el desarrollo integral de sus pueblos a través de la integración, la cooperación y la hermandad latinoamericana.

Esta cumbre, dijo el presidente Sánchez Cerén, “nos enfoca en los retos del desarrollo sostenible, el cambio climático y la paz, nos permitirá dar un paso más en la integración de una región decidida a avanzar y lograr la prosperidad de su gente”.

“La agenda que nos congrega es amplia y ambiciosa, y adquiere indiscutible relevancia al permitirnos alzar una sola voz en el concierto internacional, señalando nuestras vulnerabilidades y necesidades, pero también nuestra voluntad y nuestra fuerza como región”, agregó el líder latinoamericano en este cónclave que tuvo como escenario el Palacio de la Revolución, en La Habana, Cuba, este 4 de junio de 2016.

“Los embates del cambio climático y sus repercusiones en distintos ámbitos, desde las lamentables pérdidas de vidas humanas, hasta los cuantiosos daños materiales demuestran que estamos frente a un desafío ineludible y ante el cual debemos actuar de forma inmediata”, afirmó el presidente ante los líderes de esta importante región del mundo.

Añadió que “es fundamental que todas las subregiones aquí representadas comprendamos que se trata de una amenaza que afecta a todos nuestros países por igual y que, por tanto, nos compromete a trabajar de manera unificada frente a la comunidad internacional para promover temas como el financiamiento climático y la transferencia tecnológica, de modo que podamos fortalecer nuestras capacidades de mitigación y adaptación”

El presidente Sánchez Cerén dijo que “debemos impulsar un crecimiento sostenible que favorezca nuestras economías, pero al mismo tiempo preserve nuestros ecosistemas”.

“Necesitamos trabajar por la diversificación de nuestra matriz energética y que privilegiemos el uso de fuentes de energías renovables. Esa, sin duda, es parte de la contribución que podemos hacer para el desarrollo sostenible y así como el promover un turismo sustentable y responsable en nuestros territorios, que muy bien lo recoge la declaración de esta Cumbre y el Plan de Acción 2016-2018”, dijo el estadista salvadoreño.

Precisamente, en este foro el presidente destacó que El Salvador, en el marco de su visión abierta al mundo, “tiene entre sus objetivos el promover la integración entre naciones, así como aportar creativamente a la paz y al desarrollo”.

La Habana (Cuba), 4 de junio de 2016.