Print Friendly, PDF & Email

La aspiración de los habitantes de Cuscatlán de convertir a su departamento en el primero del país en alcanzar la condición de libre de analfabetismo es cada vez más cierta gracias a la creación en ese territorio de 2 mil 700 círculos de alfabetización, atendidos por igual número de facilitadores voluntarios

Este lunes 23 de abril fue juramenta la comisión de alfabetización de Cuscatlán, así como los jóvenes, en su mayoría estudiantes de bachillerato, que fueron capacitados para enseñar a leer y escribir, y realizar operaciones matemáticas básicas a personas que, por diversos motivos, no tuvieron la oportunidad de aprender, y hoy han decidido incorporarse a este programa educativo impulsado por el gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén.

El teatro Alejandro Cotto, de Suchitoto, fue escenario del acto donde no faltó el arte interpretado por talentos locales, y que renace, junto al conocimiento, para contribuir a resanar las heridas de un territorio duramente golpeado en el pasado por la guerra y que hoy trabaja incansablemente en consolidación de la paz y el progreso.

Un ejemplo de la entereza de su gente es Ana María Landaverde, quien fue alfabetizada recientemente por su hija, Carmen Yanira Escobar, pues no pudo asistir a la escuela por la condición de pobreza en que quedó junto a sus siete hermanos tras la muerte de su padre en la guerra civil.

También la abuela de la alfabetizadora voluntaria Angie Estefany Bonilla, que a sus 92 años no renuncia a aprender a leer y escribir, y lo hará gracias a la pasión que pondrá en ello su nieta.

En el departamento de Cuscatlán se han alfabetizado 13 mil 845 personas desde 2009, y 10 de sus 16 municipios ya fueron declarados libres de analfabetismo. De acuerdo con el Ministerio de Educación (MINED), a esta lista de localidades victoriosas en esta batalla por el conocimiento de sumará el próximo viernes Santa Cruz Michapa.

A través del programa Nacional de Alfabetización se han beneficiado más de 33 mil salvadoreños de los 14 departamentos del país, por lo que la tasa de analfabetismo disminuyó considerablemente desde entonces, hasta llegar al 11.30 por ciento, de acuerdo con estadísticas de MINED.

La meta es reducir ese índice hasta el 4 por ciento, parámetro certificado por la UNESCO y establecido internacionalmente para declarar a un país libre de esa condición.

De acuerdo con el ministro de Educación, Carlos Canjura, en los primeros seis meses de este año podrán declararse libres de analfabetismo los departamentos de La Paz, Cuscatlán, Ahuachapán y El San Salvador.

“Alfabetizar es una deuda histórica, un compromiso moral para que nuestra población toda alcance este nivel básico de alfabetización y de aprendizaje de la matemática básica. Y es también un requisito indispensable para el desarrollo de la democracia en el país”, opinó ese funcionario.

Por los significativos avances de El Salvador en materia educativa en los últimos años, la Fundación Mundial para la Alfabetización (World Literacy Foundation) entregó un reconocimiento al país en la Cumbre Mundial de Alfabetización celebrada del 25 al 27 de marzo pasado en la ciudad de Oxford, en el Reino Unido.

Alfabetización Suchitoto 01