Print Friendly

Estimados amigos y amigas:

Su visita es una visita de hermanos comprometidos con el desarrollo de la región centroamericana. Quiero decirle Presidente que en nombre de mi gobierno, del pueblo salvadoreño, le damos una cordial bienvenida a usted y a su comitiva; y le agradecemos esas iniciativas que también ha promovido que tienen como propósito mejorar las condiciones de vida de todos los ciudadanos y ciudadanas centroamericanas.

El honorable señor presidente Hernández comparte el mismo empeño con que debemos de trabajar para la consecución del desarrollo, ese desarrollo que debe tener un sentido social, pero también debe tener como base el respeto y la promoción de la paz, la democracia y los derechos humanos.

Gracias por permitirnos coincidir con ese esfuerzo y esa visión.

Hemos tenido una reunión muy fructífera en la que hemos abordado temas que están muy relacionados con la integración y que están relacionados también con la apuesta de los tres países Guatemala, El Salvador y Honduras sobre la Alianza para la Prosperidad.

Hemos recibido un informe de la Comisión Técnica del Plan Maestro para el desarrollo de la zona del Golfo de Fonseca. Esta zona representa una oportunidad para fortalecer la paz en Centroamérica, pero además para desarrollar los tres países: Honduras, Nicaragua y El Salvador.

También hemos analizado la importancia que tiene el intercambio comercial entre nuestros dos países y la región. Este intercambio comercial nos obliga a trabajar por llevar adelante la unión aduanera como un esfuerzo en el cual poco a poco vayan desapareciendo las fronteras para las mercancías y que las personas puedan transitar con mayor libertad en la región.

Hemos abordado también un tema inherente a todo este enfoque de desarrollo como es el compromiso de trabajar por crear un grupo de alto nivel que coordine todos los esfuerzos relacionados con la seguridad.

No puede existir desarrollo en la región con ese nivel de inseguridad que tenemos los tres países y si nos juntamos los tres países y si unimos esfuerzos, pues vamos a ser más efectivos y más eficaces en garantizar que esta zona sea de mucha tranquilidad y que permita la atracción de inversiones que van a ser importantes para el desarrollo de la región, pero todo esto está vinculado al tema de la Alianza para la Prosperidad.

El desarrollo del Golfo de Fonseca no lo podemos ver separado de uno de los ejes fundamentales de la Alianza, que es todo lo que tiene que ver con el desarrollo productivo.

No puede haber productividad en un país, sino se garantiza también un fortalecimiento de la región, de su integración. Por ello hemos analizado y nos hemos comprometido en avanzar lo más que podamos en el tema de la Alianza para la Prosperidad.
Y todos estos mecanismos que hemos acordado tienen el propósito de consolidar ese esfuerzo. Por eso en el ámbito del desarrollo del Golfo de Fonseca y con el estudio que ha presentado el Plan Maestro sobre los proyectos de inversión, hemos coincidido de que también este Plan Maestro

tenemos que compartirlo conjuntamente con Nicaragua, somos los tres países los que tenemos incidencia en esa región y, por lo tanto, los tres países tenemos que avanzar en lograr eso proyectos importantes.

¿Cuáles son esos proyectos principales? Hay varios proyectos que están en desarrollo, uno de ellos es el ferri de contenedores que pueda conectar los puertos de los tres países en la zona del golfo. Se tiene bastante avanzado por parte de Honduras y que compartimos la zona económica especial de la región, en la cual generar también oportunidades también para El Salvador y Nicaragua.

Y un tercer gran esfuerzo es el circuito turístico en la región, por ello creo de que es muy importante de que el esfuerzo de integración centroamericano se vincule al tema de la unión aduanera en la cual El Salvador ha propuesto la creación de un comisionado especial para la región, para la parte fronteriza y la parte aduanera, en la cual Honduras ve una iniciativa muy importante, nos ha comunicado el Presidente de que va lo más pronto posible a nombrar también un delegado que junto con el de El Salvador y junto con el de Guatemala podamos avanzar lo más rápido posible en garantizar el libre tránsito de mercancías.

Y como ya lo decía el acuerdo y la presentación del plan que hicimos en Washington de la Alianza para la Prosperidad, es un esfuerzo de tres países, tres países hemos demostrado que juntos podemos darles perspectiva a la región, porque es una alianza en la cual Estado Unidos se ha comprometido a asignar fondos que han sido presentados al congreso, 3000 millones de dólares repartido en tres años, eso va inyectar recursos a todos estos esfuerzos que vamos hacer.

Es un proyecto complementario al desarrollo que tenemos que alcanzar como región, como Triángulo Norte, el hecho de mostrar al mundo que vamos avanzar en la unión aduanera, el hecho de demostrar al mundo que vamos a desarrollar la zona del Golfo de Fonseca, son pasos en los cuales nosotros nos complementamos con el Plan de la Alianza para la Prosperidad para lograr un mejor desarrollo para el país y esos recursos se pondrían en función de estos esfuerzos que estamos desarrollando.

Yo quiero también agradecer al señor presidente Hernández por que juntos celebramos también el hecho de la promulgación del decreto de la Congregación de la Causa de los Santos del 3 de febrero, por el papa Francisco, que declara a monseñor Romero mártir y que abre el camino a su beatificación, desde ya estamos invitando al señor presidente Juan Orlando Hernández a que nos acompañe a esa fecha tan importante, no solo para El Salvador sino para Centroamérica y para el mundo.

Monseñor Romero es un hombre que luchó siempre por la justicia, luchó siempre por los más desposeídos y yo creo que la causa nuestra también es llevar esa justicia a toda la región centroamericana.

Quiero finalizar diciendo que la visita del presidente Hernández reafirma el excelente nivel de relaciones que tenemos con la hermana República de Honduras y como gobierno de El Salvador le reitero a usted excelentísimo señor Presidente y a su noble pueblo nuestro deseo de continuar juntos profundizando los históricos vínculos que nos unen, teniendo siempre como horizonte común el desarrollo y bienestar de nuestros pueblos.

Declaraciones del presidente de la República de Honduras, Juan Orlando Hernández, en ocasión de su visita oficial al presidente de la República de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén

Quiero mandarle un saludo al pueblo salvadoreño de parte del hermano pueblo hondureño. Somos vecinos, siempre hemos estado ahí, a la par uno del otro, y así será para adelante.

Agradecer de manera especial esta mañana y mediodía por las finas atenciones del excelentísimo señor presidente Salvador Sánchez Cerén, señor Vicepresidente, Canciller y el resto de ministros.

Nos hemos sentido muy bien, con mucho optimismo, con mucha fe, con mucha esperanza que vamos avanzando en la ruta correcta.

Es importante que nuestros pueblos reflexionen en qué ha pasado, qué hemos vivido en los últimos años, en la última década.

Y yo reitero lo que dice el día que tomé posesión, con nuestros vecinos tenemos que hacer una amistad tan fuerte, tan sólida, que nos miremos como hermanos.

Y yo debo decirle hoy al pueblo salvadoreño que he encontrado en la personalidad del presidente Sánchez Cerén un funcionario público, un ciudadano, un servidor del pueblo salvadoreño, con muchos principios, pero también nos hemos identificado mucho en lo que queremos hacer por nuestros pueblos.

Y el acompañamiento que hemos tenido en temas, que además de ser de beneficio para El Salvador, en este caso, para Honduras, para Guatemala, son para la región, y creo que la Alianza para la Prosperidad, en la primera etapa que consistió en lanzar una ofensiva diplomática para lograr que

Estados Unidos a nivel del presidente Obama, del vicepresidente Biden, del Poder Ejecutivo de aquel país reconociera, por primera vez en la historia, que son responsables los Estados Unidos por lo que ha ocurrido en la región, eses es un tremendo gran paso, no ha sido fácil.

Pero el reconocimiento significa que tienen que actuar, al igual que nosotros, y al igual que los países de Suramérica, porque el paso de la droga por nuestra región a nosotros nos ha dejado una tremenda estela de sangre.

Nosotros hemos puesto muchas vidas, hemos perdido muchas vidas, en el caso de Honduras, como nunca en la historia de la República hemos tenido pérdida de vidas a raíz del tráfico de drogas, del crimen transnacional, que significan a lo largo de Mesoamérica, desde México, pasando por Centroamérica, hasta Colombia, por lo menos un detonante del 80 al 90% de la actividad de violencia se origina en el tema del tráfico de drogas.

Pero no las consumimos nosotros, se consume en el norte y se produce en el sur.

Pero finalmente hoy estamos ante esa gran oportunidad que los países que producen y los países que consumen han decidido aceptar su responsabilidad, y en eso presidente Sánchez Cerén, a usted y a su equipo sé que la historia les va a recoger ese papel extraordinario que han hecho para que lleguemos a este punto.

Por otro lado, para nosotros es una extraordinaria oportunidad como Triángulo Norte, pero también reconozco que le va a beneficiar eventualmente a toda la región.

Esta Alianza para la Prosperidad significa potenciar el aparato productivo de Centroamérica, particularmente el Triángulo Norte, pero ya nosotros estamos avanzando en el tema de la unión aduanera.

Significa potenciar las capacidades en materia de seguridad de nuestra población, pero también nosotros ya estamos avanzando, con el grupo de alto nivel, que hoy hemos decidido con el presidente Sánchez Cerén establecer. Alto nivel en materia de seguridad. Eso va a facilitar mucho las operaciones que se puedan hacer, no solo en las fronteras, sino alertar al hermano país de qué es lo que puede llegar a ocurrir y facilitar la tarea de los operadores de justicia.

Este Plan de la Alianza para la Prosperidad significa también potenciar las mejores prácticas en materia de desarrollo social, de atender a los más necesitados, bueno, hoy hemos hablado también de compartir esas buenas experiencias, que a su vez se van a financiar, eventualmente cuando tengamos la aprobación, Dios así lo quiera, del Congreso americano para la Alianza para la Prosperidad.

De igual manera, lo que ya hemos hecho con Guatemala y estamos haciendo con El Salvador, servirá de ejemplo a los congresistas norteamericanos, a los senadores norteamericanos que en Centroamérica las cosas están cambiando y, nunca como ahora, estamos llegando a puntos coincidentes y en puntos concretos que también se traducen en oportunidades de desarrollo para nuestros pueblos.

Otro gran argumento que podemos llevar al congreso norteamericano y a otras naciones del mundo, es cómo con la Declaración de Managua, suscrita por el presidente Sánchez Cerén, el presidente Ortega y su servidor, trazamos las grandes líneas de que el Golfo de Fonseca puede ser un polo de desarrollo. Un polo de desarrollo que signifique más ingreso para los pueblos adyacentes de los tres países, pero también para el resto de la región.

En ese sentido, el mundo ahora nos está viendo como una zona de integración, una zona que va a permitir conectar un océano con el otro, una zona de un tremendo potencial. Lo hemos tenido ahí, siempre. Ahora tenemos que sacarle provecho.

En ese sentido, yo quiero agradecer al equipo del presidente Sánchez Cerén, al equipo del presidente Otto Pérez, porque lo que les hemos instruido lo han venido cumpliendo, y creo que, como nunca ahora, vamos a avanzar de manera extraordinaria en la integración de la región y aprovechando esta oportunidad de que por primera vez Estados Unidos reconoce que es responsable del problema que vive Centroamérica y que consecuencia habrá que actuar juntos.

También quiero aprovechar para decirle al pueblo salvadoreño, al pueblo hondureño, al pueblo guatemalteco, la mayoría de nosotros tenemos un pariente o un amigo en Estados Unidos, llamémoslo, digámosle que se movilicen a conversar con las organizaciones latinas, con las organizaciones de derechos humanos, con las organizaciones políticas, que son afines a determinados congresistas o senadores y a ser incidencia para que se aprueben los recursos de la Alianza para la Prosperidad, porque eso es de beneficio para todos.

Excelentísimo señor presidente Salvador Sánchez Cerén, nos hemos sentido muy bien hoy aquí, y como usted muy bien lo dijo, tenemos una extraordinaria relación de mucho respeto, coincidimos en el desarrollo de nuestros pueblos como prioridad, en el tema de derechos humanos, en un crecimiento económico que implique también crecimiento social y aquí estamos para seguir trabajando juntos.

Nos sentimos también honrados de compartir con ustedes la decisión del papa Francisco y, de igual manera, en el momento que ustedes nos inviten estaremos aquí para acompañarles.

Aquí tiene un hermano, Presidente, y el pueblo hondureño siente eso con respecto al pueblo salvadoreño. Somos hermanos, siempre hemos estado aquí juntos, somos vecinos y tenemos que crecer en esa amistad juntos.

Felicitaciones Presidente y muchas gracias por su bienvenida.