Print Friendly

Este 8 de septiembre celebramos el Día Internacional de la Alfabetización, bajo el lema “La alfabetización en la era digital”.

Es una valiosa oportunidad para reflexionar sobre el derecho y la importancia de la educación en el desarrollo de nuestro pueblo.

Para mi Gobierno la educación es el cimiento principal para el bienestar y la prosperidad de nuestro país, y para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la Agenda 2030.

Es por ello que el Programa de Alfabetización que avanzamos en El Salvador tiene un profundo sentido humano.

Alfabetizar es uno de los mayores gestos de solidaridad, y lo entendemos mejor en las palabras de esta señora de 85 que se ha alfabetizado, creo que expresa ese enorme sentido de solidaridad que es alfabetizar a otra persona.

Además, es una de las gratificaciones más duraderas el tomar la decisión de enseñar a leer y escribir a aquellas personas que por años esperaron esta oportunidad.

En este camino recorrido desde que iniciamos el programa en el 2009, hemos escuchado testimonios conmovedores de gente buena y trabajadora de nuestro pueblo que no era capaz ni de distinguir el número del bus que debía tomar.

Saber leer y escribir, tener acceso al desarrollo y la cultura son derechos humanos fundamentales, permite a las personas lograr un espacio digno en la sociedad, sentirse mejor consigo mismo y en la relación con el resto de la sociedad.

Es como dice nuestro lema: alfabetizar transforma vidas.

Eso es lo que estamos haciendo con este programa, transformando vidas, llevando alegría y confianza a miles de salvadoreños.

Aprender es el mejor camino para ser libres plenamente, no ser engañados, tener autoestima y brindar más a la humanidad.

Este día compartimos con ustedes los resultados de esta batalla por llevar el saber a cada rincón del país, porque alfabetizar es una obra de amor, y toda obra de amor es revolucionaria y pone de manifiesto la fraternidad y la solidaridad humana.

Por eso reitero mi convicción de que leer y escribir es la base del aprendizaje para toda la vida y la herramienta principal del desarrollo.

Los salvadoreños no debemos detenernos en la misión de declararnos libres de analfabetismo.

Con el Programa Nacional de Alfabetización, desde el 2009 hasta la fecha, hemos enseñado a leer y escribir a 297 mil 353 personas.

Este año invertimos más de 2 millones de dólares en ese Programa, que se implementa en 121 municipios para atender a 31 mil personas.

De igual forma se han capacitado alrededor de 4 mil 735 voluntarios que participan en esta gran campaña, por lo que resaltamos y felicitamos su disposición para ayudar al prójimo,

Pido un fuerte aplauso para estos voluntarios que están haciendo esta gran obra del país: enseñar a leer y escribir. Muchas son jóvenes estudiantes y personas adultas.

Toda la población ha comprendido la importancia de dar algo de sí, el voluntariado es una de las satisfacciones de la humanidad.

Por eso nos proponemos para finales de este año sumar  328 mil 353 personas jóvenes y adultas alfabetizadas en todo el país, quienes sabrán leer, escribir y hacer cálculos matemáticos básicos.

Nuestra proyección para este año incluye también a 2 mil 829 personas con discapacidad visual o auditiva, que aprenden mediante los métodos Braille y LESSA.

Actualmente en El Salvador hemos logrado declarar a 70 territorios libres de analfabetismo, incluyendo la zona Protegida del Trifinio.

Nuestro propósito es declarar otros 18 municipios libres de analfabetismo este año.

La importancia de la alfabetización es irrefutable como lo demuestran las cifras: Hasta la fecha el índice de analfabetismo se ha reducido en de más de siete por ciento, respecto al 2007.

Y aspiramos a cerrar este año con una disminución de 8.46  por ciento en la población mayor de 15 años.

Agradecemos profundamente a facilitadores y beneficiarios del Programa Nacional de Alfabetización por su voluntad y decisión de ser parte de este trabajo.

Extiendo mi reconocimiento y admiración a las y los voluntarios alfabetizadores que llevan el conocimiento y el saber, incluso a lugares muy distantes.

Sin su esfuerzo, los grandes logros que hoy mostramos no serían posibles.

 

 

Nuestra gratitud al pueblo, al gobierno y asesores de Cuba por apoyarnos y facilitarnos el Programa Yo sí Puedo, que ha sido reconocido por la UNESCO por enseñar a millones de personas en muchos países del mundo.

También agradecer a toda la cooperación internacional que ha contribuido también al desarrollo de este programa.

Con los planes de educación de nuestro gobierno saldamos una deuda histórica con la población, a la cual le brindamos, entre otras oportunidades, completar sus estudios.

No basta solo leer y escribir hay que completar y terminar los estudios a través del Programa de Educación Flexible, con una visión inclusiva.

Para ello a través del Ministerio de Educación implementamos cinco modalidades de estudio, lo cual permitió atender el pasado año a 46 mil 252 estudiantes de tercer ciclo y educación media.

Con el Plan El Salvador Seguro y gracias a la Contribución Especial, abrimos una oferta adicional de educación en los municipios priorizados, lo que permitió a 4 mil 870 estudiantes reincorporarse al sistema educativo.

Para mi gobierno es una prioridad cerrar las brechas de conocimientos en los salvadoreños y salvadoreñas, que por diversas razones tuvieron que abandonar la escuela.

Ahora tienen las condiciones y oportunidades para que eleven su nivel académico y así poder acceder a un empleo digno y decente.

Este año proyectamos beneficiar a casi 25 mil estudiantes de los 26 municipios priorizados en las fases 1 y 2 del Plan El Salvador Seguro.

Para esos jóvenes disponemos de ofertas en educación técnica vocacional, como parte de las Medidas Extraordinarias de Prevención.

Adicionalmente facilitamos el acceso a la educación de nivel superior con la creación de la Universidad en Línea, que actualmente ofrece 7 carreras profesionales, número que asciende a 16 ofertas académicas al articular las 7 sedes MEGATEC, que brinda formación técnica.

La educación es la mejor herramienta para construir un país próspero, libre y en armonía.

Por eso creamos e impulsamos el novedoso programa Una niña, un niño, una computadora, que garantiza el acceso equitativo a las nuevas tecnologías como herramientas para el aprendizaje.

Con esta iniciativa hemos entregado 39 mil 734 computadoras para beneficiar a 698 mil 478 estudiantes y más de 23 mil docentes  en mil 852 centros escolares.

Irina Bokova, directora general de la UNESCO, en su mensaje con motivo del Día Internacional de la Alfabetización afirma que “las tecnologías digitales están presentes en todas las esferas de la vida y configuración de manera sustancial el modo en que vivimos, trabajamos, aprendemos y socializamos. Estas nuevas tecnologías brindar nuevas y amplias oportunidades para mejorar nuestras vidas y conectarnos a escala mundial, pero también pueden marginar a quienes carecen de competencias esenciales, como la alfabetización, que se precisan para utilizarlas”.

En el Día Internacional de la Alfabetización nos comprometemos a seguir llevando el saber a más salvadoreños y salvadoreñas con un enfoque de inclusión y equidad, y así lograr un El Salvador más productivo, educado y seguro.

Seguiremos trabajando con todo empeño para asegurar el derecho de todos y todas al conocimiento y la información.

Continuemos uniendo esfuerzos gobierno central, alcaldías, agradezco a los alcaldes presentes porque muchos de sus municipios han sido declarados libres de analfabetismo… comunidades, instituciones privadas y no gubernamentales, cooperación internacional, para que la luz del saber ilumine a nuestro país.

En este mes dedicado a la patria, avivemos los grandes sueños de nuestros próceres de la independencia y reafirmemos con ese espíritu de nación nuestro compromiso de declarar a El Salvador libre de analfabetismo.

 

Muchas gracias.

 

San Salvador, 8 de septiembre de 2017