Print Friendly

Es un placer darles la bienvenida al Foro Internacional de Inversiones El Salvador 2017, el primero de esta naturaleza y alcance convocado por el Gobierno de la República, a través del Organismo Promotor de Exportaciones e Inversiones de nuestro país – PROESA y con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo.

Nos sentimos muy complacidos de recibirles en El Salvador, un país en constante crecimiento, con grandes oportunidades para la inversión nacional y extranjera y una fuerza laboral calificada y emprendedora.
Es por ello que les agradecemos su participación en este foro y por su interés de expandir o iniciar proyectos de negocios en nuestro país.

En El Salvador encontrarán condiciones favorables y oportunas para sus planes de inversión, a los cuales este Foro es otra gran puerta abierta para ustedes y nuestro país.

Como Gobierno tenemos un plan para enfrentar los desafíos contemporáneos, entre ellos elevar la cantidad y la calidad de empleos, aumentar la productividad de nuestra economía y tener un mejor desempeño en la economía global.

Esto se traduce en nuestro concepto de El Salvador Productivo, que es una de las tres grandes prioridades de nuestro Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019.

Para lograrlo hemos desplegado una serie de acciones logrando un crecimiento económico sostenido, con la visión de que sea equitativo, inclusivo y generador de empleos dignos para aumentar la calidad de vida de la población.

Para mi gobierno es fundamental la promoción y atracción de inversiones nacionales y extranjeras, para consolidar a El Salvador como un país integrado a la región y al mundo, que abre espacio a los inversionistas de todas las latitudes.

El Salvador es un país encantador por su gente, sus bellezas naturales y con grandes ventajas competitivas por su estratégica posición geográfica, lo cual lo hace un destino atractivo para las inversiones, el turismo y la promoción de las exportaciones.

Actualmente, el contexto de inversión en El Salvador es propicio para grandes proyectos y expansiones en diversas áreas.

Ustedes encontraran una economía abierta a la expansión del comercio internacional, como lo muestra el incremento de las exportaciones en un 3,65 por ciento al cierre de enero.

El Salvador cuenta con la institucionalidad adecuada y necesaria para el crecimiento empresarial y una estabilidad política sustentada en el respeto absoluto a los principios democráticos.

Son muchas las empresas que aprovechan esta oportunidad y encuentran en nuestro país elementos apropiados para desarrollarse y prosperar.

Nuestro gobierno ha creado un entorno ventajoso para los inversionistas, en el que pueden surgir y abrirse paso nuevas empresas, y contribuir de esta manera a generar empleo y sumar al progreso de El Salvador.

Concebimos la consolidación del sistema financiero público y las alianzas con el sector financiero privado, como motores del desarrollo productivo.

Trabajamos para consolidar el crecimiento de nuestra economía, al punto que el año pasado superamos el promedio histórico de los últimos 16 años.

La mayoría de los sectores económicos muestran hoy un buen desempeño, entre ellos el agropecuario, el comercio, la industria manufacturera, los servicios empresariales y la construcción, mientras otros se dinamizan por las demandas del resto de la economía y la demanda global.

Todas estas son buenas y atractivas razones para invertir en El Salvador.

A ello se suma que el país cuenta con una mano de obra productiva, distinguida en el mundo por su laboriosidad, talento, eficiencia y ética de trabajo, gracias a los programas implementados para elevar habilidades, conocimientos y capacidad para innovar.

Además, poseemos infraestructura competitiva en materia portuaria, aeroportuaria y vial, la cual el Foro Económico Mundial ha posicionado entre las más competitivas de América Latina y la mejor de la región centroamericana.

Vale la pena invertir en El Salvador por su marco legal que promueve y garantiza la protección de las inversiones, que incluye las leyes de Inversión, de Estabilidad Jurídica para las Inversiones, y de Firma Electrónica, entre otras.

Estos y otros indicadores muestran la competitividad económica y el clima de negocios alcanzados por El Salvador, lo cual abre opciones valiosas para los inversionistas.

Trabajamos también para solucionar los obstáculos heredados del pasado. Nos esforzamos, por ejemplo, por brindar agilidad en los trámites que los procesos de inversión demandan, a fin de evitar pérdidas de tiempo y dinero a las empresas.

En este sentido, el vicepresidente de la República, el licenciado Oscar Ortiz, lo he nombrado comisionado para la inversión pública y privada. Él tiene la misión de agilizar los procesos de todas las empresas, porque consideramos que hay que dar predictibilidad para el futuro a los empresarios.

Contamos con el Organismo de Mejora Regulatoria, una de las plataformas de diálogo público-privado impulsadas por el gobierno y un ejemplo de trabajar junto con la empresa privada. En este ente estamos identificando, con miras a su posterior simplificación o eventual eliminación, los trámites burocráticos excesivos que injustificadamente retrasan los procesos de inversión.

Actualmente trabajamos con especial énfasis en la modernización del Sistema de Aduanas, para garantizar procesos expeditos, eficientes y transparentes de importación y exportación. Las aduanas, al tiempo que cumplen con su función tributaria, deben ser elementos facilitadores del comercio internacional de nuestro país.

Otro ejemplo de transformaciones para atraer la inversión es el proyecto de Reformas a la Ley Especial de Asocios Público-Privados, que busca hacer más expeditas las aprobaciones legislativas en cuanto a los proyectos APP, respetando lo que la Constitución manda.

Amigas y amigos:

Como gobierno de la República reafirmamos nuestro compromiso con el sector empresarial y los inversionistas que ponen sus ojos en nuestro país.

Tienen ustedes nuestra mano extendida en todo momento para trabajar en conjunto.

Ante todo, recalco que nuestro gobierno tiene reglas claras y garantiza la seguridad jurídica de las inversiones, además de una reconocida trayectoria de transparencia en el uso de los recursos públicos.

En este contexto, mantenemos la apuesta por la estabilidad macroeconómica, trabajamos por diversificar la matriz energética para tener precios más competitivos e incrementamos los proyectos de infraestructura logística del país.

Tenemos en estudio la legislación para hacer posible la concesión del Puerto de la Unión Centroamericana y además revitalizar la economía de la Zona Oriental de nuestro país.

Continuaremos brindando los incentivos fiscales a la inversión, y como lo demandan los empresarios salvadoreños e internacionales, se reducirán los trámites burocráticos, especialmente aquellos que resultan críticos para emprender nuevos proyectos.

Trabajaremos para consolidar aún más nuestra ya extensa red de acuerdos comerciales, para que las empresas instaladas en El Salvador puedan exportar a mercados de alta demanda y elevado poder adquisitivo.

Por supuesto, profundizaremos el trabajo por una educación de calidad, como pilar fundamental para proveer talento humano altamente competitivo y cualificado.

Además, seguiremos elevando los niveles de seguridad pública, en la que nuestro país ha logrado importantes éxitos durante mi gobierno, como reducir la tasa de criminalidad en un 60 por ciento.

Reafirmo que El Salvador es un país integrado a la región y al mundo, que genera nuevos espacios para los inversionistas.

Nuestro esfuerzo tiene el noble propósito de hacer crecer la prosperidad del país y mejorar la calidad de vida de las familias.

En esa ruta, el ritmo de crecimiento sostenido de nuestra economía ha permitido, a inicios de este año 2017, beneficiar a nuestra mano de obra con un incremento razonable del salario mínimo, recompensando justamente su alta productividad y eficiencia, y al mismo tiempo brindar certeza a los empleadores.

Nuevamente les manifiesto nuestra satisfacción y agradecimiento por su presencia en nuestro país y en este foro. Nos alegra que hayan sido testigos del lanzamiento de una gran estrategia que posicionará a nuestro país con una nueva imagen frente al mundo: Marca País El Salvador, que destaca nuestras fortalezas y la grandiosidad de nuestra gente.

Gracias por permitirnos servir de anfitriones de este espacio para intercambiar el conocimiento y las experiencias. Gracias por permitirnos mostrarles un país de oportunidades: El Salvador.

Nos sentimos muy optimistas del clima de inversiones que vivimos, y a la vez estamos seguros de que sólo es el inicio de grandes y mejores tiempos.

Confianza es la palabra que representa bien los nuevos entendimientos que estamos creando en función del desarrollo. Son bienvenidos, nos honran con su confianza e interés en nuestro país y su gente.

Muchas gracias.