Print Friendly

Señoras y señores:

Quiero expresarles antes que agradezco la entrega de este documento, creo que es un buen inicio, ¿no les parece?, claro es un buen inicio. Es un documento que es un esfuerzo de debate, es un esfuerzo de diálogo, es un esfuerzo de construir consenso, yo creo que es una base importante, que nos va a servir a mi gobierno, no solo para dialogar, sino para encontrar en el tiempo menos posible crear las condiciones a la inversión, no solo extranjera, sino nacional, es lo que necesitamos en este país.

Descarga audio

Así es que muchas gracias señor presidente Daboub, le felicito por este esfuerzo, creo que el hecho de conversar con los trabajadores y entre los empresarios pues está enviando nuevos símbolos, nuevas imágenes de El Salvador, están generando también un entorno internacional más favorable al país.

Por eso también permítanme felicitarles a todos los empresarios que participaron en este esfuerzo que fueron miles, cientos de empresarios.

Me complace estar en el Décimo Cuarto Encuentro Nacional de la Empresa Privada.

La realización de este evento resulta oportuna porque coincide con el inicio de mi mandato como Presidente de la República.

Estoy seguro que estos eventos contribuyen a fortalecer planteamientos para el diálogo y la reflexión.

Aportando insumos y propuestas de cara a la solución de problemas del país.

Como todos ustedes saben mi gobierno, y este servidor como Presidente de la República,  estamos convencidos de la necesidad de impulsar procesos de diálogo y negociación permanentes, que nos permitan garantizar la gobernabilidad basada en soluciones, que generen beneficio y desarrollo para todas y todos los salvadoreños.

Amigas y amigos:

En este camino podemos tener diferencias de visión, tanto estructurales como coyunturales. Pero no debemos partir de las diferencias, sino de lo que tenemos en común como salvadoreños, por encima de los intereses de grupos económicos, políticos y sociales.

Es decir, estoy hablando de la urgente necesidad de crear juntos las correlaciones para el crecimiento, el bienestar social y la estabilidad del país.

El diálogo y la negociación son una vocación que hemos demostrado desde los Acuerdos de Paz. Es para este gobierno una demanda del pueblo para buscar soluciones, y para este servidor, como Presidente, un instrumento de conducción fundamental que nos permita lo antes mencionado: el bienestar y el desarrollo económico, social y cultural del pueblo salvadoreño.

Hoy los retos y desafíos son variados y complejos. Uno de ellos es que el desarrollo económico se incremente junto a la sostenibilidad ambiental, pero solo será posible si garantizamos que nuestro estilo de generar riqueza y crecimiento se base en la producción, la productividad y el ahorro por encima del consumo. Este es un principio fundamental para garantizar que nuestro país tenga ventajas competitivas.

Estoy comprometido a fortalecer nuestro propio modelo productivo, abierto a las relaciones con todos los países del mundo, nuestras relaciones se basan y se basarán en las reglas y principios que generen desarrollo para nuestro pueblo. El que crea lo contrario está equivocado.

Ya lo he dicho en muchas ocasiones que mi gobierno está comprometido con el desarrollo y crecimiento de este pueblo.

Si compartimos que la visión de economía que queremos proyectar tiene como centro la persona humana y su calidad de vida, entonces estamos en la vía de considerar un país que tiene como objetivo último la felicidad de sus pobladores.

Así lo acabo de expresar en la cumbre del G77+China: no podemos pensar únicamente en hacer crecer la economía a través de la producción de mercancías y nunca en las personas y su condición de vida.

No basta con mejorar sólo aspectos económicos y sociales de nuestros países, los cuáles son fundamentales, pero junto con ello es necesario que trabajemos para establecer un equilibrio dinámico con el medio ambiente y el bienestar social.

Es fundamental que pongamos nuestra atención en equilibrio con el medio ambiente, basta decir como ejemplo que en los últimos años hemos sido impactados por diferentes fenómenos climáticos, que han dejado pérdidas estimadas en alrededor de 900 millones de dólares, equivalentes al 4% del PIB nacional.

Amigas y amigos:

La mayor riqueza del país y su potencial más grande está en su propia gente.

De manera que un El Salvador competitivo, que se abre espacio en la economía mundial, será siempre el resultado del mejoramiento de la calidad de vida de su gente y el desarrollo de sus  capacidades y talentos.

En la dimensión social, las prioridades del gobierno son reducir la inseguridad ciudadana y de las empresas, combatiendo el crimen y las extorsiones, mejorar la calidad educativa y los servicios de salud, reducir la desigualdad entre hombres y mujeres, ampliar las oportunidades de empleo de la juventud y reducir lo vulnerable de nuestro territorio y de la población.

Es responsabilidad de todos los que amamos este país aportar a la construcción de un tejido de convivencia solidaria y cívica. Les invito a todos ustedes, hombres y mujeres de bien, a que fortalezcamos ese modelo de sociedad donde lo económico está en función del desarrollo humano.

Dentro de las líneas estratégicas de desarrollo y crecimiento que tenemos programadas destacan:

La implementación de la política de transformación productiva, las alianzas público privadas, el Asocio para el Crecimiento y la modernización del marco de incentivos a las inversiones.

Para hacer realidad estas líneas estratégicas he nombrado al Vicepresidente de la República, Oscar Ortíz, Comisionado para la Inversión Pública y Privada.

Entre los proyectos estratégicos de inversión que tendrán un gran impacto económico y social destacan los siguientes:

•   El desarrollo de la franja costero marina, a través del cual se impulsará el potencial agroalimentario y pesquero. Se llevarán a cabo actividades recreativas y turísticas. Para esto será esencial el desarrollo de la infraestructura en transporte, actividades logísticas y la articulación de los tejidos sociales.

•  La ejecución del FOMILENIO II. Hablamos de $365.2 millones que incluyen recursos propios.
Este es un proyecto orientado a generar condiciones para aumentar el crecimiento y la inversión. Partiremos de tres grandes componentes:

a) Inversión en el capital humano;
b) Mejoramiento de la infraestructura logística; y
c) Perfeccionamiento del clima para la inversión.

•   Las inversiones complementarias. Que consistirán en fondos financiados con préstamos externos, donaciones y fondo general, impulsará proyectos como los corredores productivos y el mejoramiento de la infraestructura vial.

•    Continuaremos impulsando el Asocio para el Crecimiento. Esta es una demanda del sector privado.

•    Impulsaremos la diversificación de la matriz energética con el objetivo de reducir la dependencia de energía térmica y abrirle paso a nuevas fuentes, limpias y más baratas. Por cierto, ya se llevó a cabo la licitación de 355 megavatios de potencia con base a gas natural para ejecutar una inversión por $705.2 millones.

•   Continuaremos con la modernización del marco legal. Por eso Presidente Daboub, esa propuesta es importante, porque nosotros vamos a continuar modernizando  el sistema que permita  al inversionista tener todas las facilidades  y terminar con todos los mecanismos de burocracia que todavía existe.

Así también al momento se han aprobado reformas a la Ley de Zonas Francas, a la Ley de Servicios Internacionales, también buscaremos se reformen o aprueben nuevas leyes para el beneficio del sector empresarial.

•    Impulsaremos el fortalecimiento y apoyo financiero a las micro, pequeñas y medianas empresas.

•    Desarrollaremos el Golfo de Fonseca, para lo cual ya existe una alianza de crecimiento con Honduras y Nicaragua para crear una zona económica de desarrollo.

•    Como ya lo dije en otras ocasiones, el ingreso a PETROCARIBE es un acuerdo energético que nos permitirá pagar el 40%  de la factura petrolera a 20 años plazos, con una tasa deinterés del 2% y que además una parte puede ser cancelada con producción.
•   La implementación del Asocio Público Privados permitirá llevar adelante la ampliación del Aeropuerto Internacional Monseñor Oscar Arnulfo Romero, la ampliación del Puerto de Acajutla, la concesión del Puerto de la Unión.

•   Impulsaremos el Pacto Nacional por la Caficultura con el objetivo de elevar la producción de café a 2 millones de quintales anuales. Como también impulsaremos medidas para lograr la seguridad alimentaria de la población salvadoreña.

Otras apuestas estratégicas de alto impacto económico son:

•  La continuación de la segunda fase del Sistema de Transporte Metropolitano que se extenderá hacia Santa Tecla.

•   El desarrollo de una nueva fase de FOMILENIO I para el desarrollo turístico y agropecuario de la Zona Norte, para potenciar los beneficios de la construcción de la Longitudinal del Norte.

•    El desarrollo del mercado de valores, así como  la titularización de los flujos de CEL para el financiamiento de nuevos proyectos de inversión energética.

•   El uso productivo de los fondos de pensiones, a fin de invertir los recursos en proyectos rentables.

•   La modernización del Puerto CORSAIN, que ahora sólo es utilizado por la empresa española CALVO.

•   Modernizaremos el Aeropuerto Internacional de Ilopango.

•    Construiremos el primer Aeropuerto que reciba vuelos internacionales en el oriente del país, donde se encuentra el Aeropuerto Militar de Hauey, ubicado en el Departamento de la Unión.

El reto de nuestro gobierno es lograr una tasa de crecimiento sostenido del 3% y un flujo de inversión extranjera anual cercano a los $1,000 millones de dólares.

También reduciremos el déficit fiscal y la deuda pública a niveles sostenibles, congruentes con el crecimiento y el aumento de la recaudación.

Amigos y amigas:

Para el presente ejercicio fiscal 2014, este Gobierno se ha comprometido a implementar un Decreto de Austeridad que se encuentra actualmente en su proceso de aprobación.

Dentro de los objetivos de mantener una administración honesta, eficiente y transparente del gasto público, lo cual comprende la aplicación de criterios de austeridad y racionalidad en la utilización de los recursos públicos.

Este Decreto de Austeridad también incluirá la exhortación para unirse al esfuerzo por ejecutar el gasto público con criterios de eficiencia, austeridad y racionalidad para aquellas entidades que de acuerdo a la Constitución de la República (Órgano Legislativo y Órgano Judicial) o a su Ley de Creación (Corte de Cuentas de la República y Fiscalía General de la República) gozan de independencia y autonomía administrativa y financiera, así como otras cuyos presupuestos son financiados totalmente con recursos propios.

De la misma manera, para el próximo año, en la Política Presupuestaria 2015 se ha definido que el gasto público se regirá por los principios de ahorro, austeridad y eficiencia en la asignación y uso de los recursos.

Es imperativo aplicar criterios de contención y eliminación del gasto superfluo de bajo contenido social y productivo.

Esto permitirá un punto de inflexión en beneficio del país que modifique la tendencia inercial de las finanzas públicas hacia un giro estratégico con visión de desarrollo.

Este esfuerzo de generar progresivamente ahorro público ha sido reconocido por la reciente misión del Fondo Monetario Internacional al país, así como el compromiso con las reformas que aceleren el crecimiento y fortalezcan las finanzas públicas.

Todos y todas demandamos servicios de calidad, seguridad ciudadana y jurídica, desarrollo logístico. Para ello es necesario que el Estado se asegure de los ingresos suficientes y a la vez garantizar que se inviertan de manera adecuada, de forma transparente y eficiente, en todos aquellos ámbitos que generen desarrollo.

En tal sentido nuestro Gobierno está comprometido firmemente con la estabilidad económica y con un manejo responsable de las finanzas públicas.

Nuestro marco de acción es el proceso de modernización del Estado y combate a la corrupción, a la evasión de impuestos y a la elusión fiscal.

Mi gobierno está identificado con los más altos intereses de la búsqueda del bien común.

Así que el reto está puesto en la mesa.

Busquemos juntos el desarrollo de nuestro país.

PORQUE UNIDOS CRECEMOS TODOS.

Muchas gracias.

San Salvador, 21 de junio de 2014.