Print Friendly

Señoras y señores diputados:

Con satisfacción me dirijo a ustedes y al pueblo salvadoreño para informarles del trabajo y de los logros alcanzados durante estos tres años de gobierno, en los que hemos tenido como ruta el Plan Quinquenal de Desarrollo. Estamos construyendo un país más productivo, educado y seguro.

 

Cumplimos la promesa de hace tres años: fortalecer la democracia y buscar soluciones a través del diálogo, la negociación, la concertación y la participación de todos los sectores.

 

Tenemos razones para estar optimistas en este tercer aniversario. El país ha recibido muy buenas noticias. Una de ellas, la elección de Monseñor Gregorio Rosa Chávez como cardenal de la Iglesia, para quien pido un caluroso aplauso. Esperamos otras buenas noticias respecto al proceso de canonización del beato Oscar Arnulfo Romero y la beatificación del padre Rutilio Grande, hechos que nos invitan a la reconciliación, unidad y a la búsqueda de la justicia y la paz.

 

 

Estimadas diputadas y diputados:

El Salvador es ahora un país más seguro.

 

El éxito de la estrategia de seguridad está en el abordaje integral de la violencia y en la amplia concertación de actores sociales y fuerzas políticas que se expresa en el Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia y el Plan El Salvador Seguro.

 

El año pasado realizamos cambios en la política de seguridad. Ahora podemos ver los buenos resultados y decir con certeza que la población va recuperando la esperanza de poder vivir en paz y tranquilidad.

 

Gracias a las medidas de seguridad y al esfuerzo conjunto de todos hemos reducido en un 53 por ciento los homicidios y disminuido las extorsiones en un 49%. Ratifico que este año 2017 será el año de la lucha contra las extorsiones.

 

Golpeamos contundentemente a las estructuras criminales. La “Operación Jaque” desmanteló una poderosa fuente de financiamiento criminal y se decomisaron armas, inmuebles, vehículos y mercadería de contrabando a estos grupos delincuenciales. En la lucha contra el narcotráfico se incautaron sustancias ilícitas valoradas en más de $220 millones de dólares.

 

El país cuenta hoy con más y mejores policías. Capacitamos a 5 mil 322 miembros de la Policía Nacional Civil en diversos cursos de actualización y especialización. Mejoramos el equipamiento y las condiciones de los policías, militares y los custodios de centros penales, y además entregamos un bono trimestral que aumentamos de $150 a $300.

 

El esfuerzo de la Policía Nacional Civil, con el apoyo de la Fuerza Armada, es fundamental para mejorar los niveles de seguridad y tranquilidad. El accionar de estas instituciones cuenta con el respaldo de la población por su efectividad y su compromiso con el respeto a los derechos humanos.

 

Otorgamos una especial prioridad a la prevención, desarrollando planes preventivos en 26 municipios, donde nuestras instituciones de gobierno trabajan con las comunidades junto a los alcaldes y concejos municipales.

 

Estamos transformando y ejerciendo un mayor control en el sistema penitenciario. Bloqueamos las telecomunicaciones, trasladamos privados de libertad de alta peligrosidad, fortalecimos la infraestructura con más de 4 mil nuevos espacios en obras como el Complejo Penitenciario de Izalco.

 

Seguiremos trabajando por la tranquilidad del pueblo salvadoreño y fortaleceremos la presencia y control del Estado en todo el país a través del trabajo institucional y la organización comunitaria.

 

Vamos a consolidar el Plan El Salvador Seguro en los 24 municipios priorizados y lo ampliaremos en 26 municipios adicionales.

 

Continuaremos trabajando por reducir el hacinamiento del sistema penitenciario, habilitando 11 mil nuevos espacios e implementando el Sistema de Vigilancia Electrónica para cumplir medidas alternas a la privación de libertad.

 

Reitero nuestra solidaridad y compromiso con las víctimas de la violencia, para ello creamos cinco nuevas Unidades Especializadas de Atención a la Mujer y 10 nuevas Oficinas Locales de Atención a Víctimas.

 

Vamos por el camino correcto. Felicitamos el heroico trabajo del Ministerio de Justicia y Seguridad, la Policía Nacional Civil y la Fuerza Armada, con su eficaz trabajo y el total respaldo de nuestro gobierno y de toda la población, al finalizar este quinquenio las familias salvadoreñas tendrán más seguridad y tranquilidad.

 

 

Honorables diputados y diputadas:

Para mejorar la calidad de vida de la gente, mi gobierno ha realizado en estos tres años, una histórica inversión social de más de 7 mil millones de dólares.

 

Incluimos a sectores eternamente olvidados, hemos beneficiado con derecho a propiedad a más 143 mil personas, como también han mejorado su hábitat y acceso a viviendas más de 350 mil personas.

 

Más de 11 mil jóvenes tuvieron acceso a créditos preferenciales, gracias al programa Casa Joven del Fondo Social para la Vivienda.

 

El exitoso Programa Ciudad Mujer ofreció dos millones de atenciones, expandiéndose en la modalidad de Ciudad Mujer Joven. Los exhorto, diputadas y diputados, a apoyar a las mujeres de Chalatenango, Sonsonate y La Unión, y ratifiquen el préstamo para Ciudad Mujer.

 

Mejoramos el acceso y las capacidades para el empleo, con énfasis en la juventud, beneficiando a más 75 mil jóvenes a través del programa “Jóvenes con Todo” y otras iniciativas como Juventud Emprende y Seamos Productivos.

 

Nos comprometimos en llevar los paquetes escolares hasta bachillerato, hemos cumplido, y ahora lo reciben 1.3 millones de estudiantes. Otro gran logro es haber entregado con el programa “Una niña, un niño, una computadora” más de 38 mil computadoras en mil 800 escuelas, brindando además acceso a internet para los centros escolares. Para garantizar la sostenibilidad de este programa instalamos la primera planta ensambladora de computadoras en Zacatecoluca.

 

Otro programa exitoso es la creación de la Universidad en Línea, en la que más de mil 400 estudiantes están matriculados en las siete carreras disponibles.

 

Avanzamos en la calidad educativa capacitando a más de 33 mil docentes.

 

Garantizamos el acceso y la calidad de la educación en sus diferentes modalidades, ampliamos la cobertura de atención en Educación Inicial a más de 37 mil niñas y niños. Además, el modelo de Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno se implementó en mil 700 centros educativos.

 

También, inauguramos, en Santa Ana, la Ciudad de la Niñez y la Adolescencia que ahora ofrece atención integral a niñas, niños y adolescentes.

 

Hemos declarado a 70 municipios libres de analfabetismo, y continuaremos nuestro trabajo para erradicar ese flagelo de nuestro país.

 

Otro importante logro para nuestro pueblo es el Lanzamiento de la Política Nacional de Atención Integral a las Personas con Discapacidad.

 

 

Amigas y amigos:

El Salvador es un país más saludable.

 

En los últimos ocho años reducimos la desnutrición crónica en un 42% en escolares de primer grado, un logro histórico en la construcción de una vida más saludable para la niñez.

 

Gracias a la reforma de salud hemos logrado la mortalidad materna más baja de nuestra historia, y estamos entre los primeros cinco países de América Latina en salvar vidas de mujeres embarazadas.

 

Contamos con las coberturas de vacunación más altas de Centroamérica. No se reportan casos de rubéola congénita, tétano, tosferina, poliomielitis, rabia humana, y estamos cercanos a eliminar el paludismo.

 

Con mucho orgullo recibimos el reconocimiento de la Organización Panamericana de la Salud como “Campeones en la lucha contra la Malaria”, destacando el efectivo control de las enfermedades como el dengue, la chikungunya y el zika.

 

El Salvador continúa como segundo país en Centroamérica con los precios más bajos en medicinas, gracias a la Ley de Medicamentos que redujo los precios en un 35%, por lo que las familias salvadoreñas se han ahorrado más de 340 millones de dólares.

 

Impulsamos obras de infraestructura en 191 establecimientos de salud pública con una inversión de 160 millones de dólares, dentro de las cuales se destaca la construcción del hospital de La Unión y la Unidad Médica del Seguro Social de Apopa.

 

Estos son hechos que aceleran   el desarrollo del país, y sobre todo mejoran la calidad de vida de la gente llevando alivio y felicidad a miles de familias.

 

 

 

Señoras y señores:

La economía nacional sigue creciendo de manera sostenida en los tres años de mi gestión. Durante el 2016 crecimos el 2.4 del PIB. Los organismos internacionales prevén un crecimiento similar para el año 2017.

 

Hemos reducido la pobreza y la desigualdad en el país.

 

Del 2015 al 2016, la pobreza bajó 2.1 por ciento. El costo de la canasta básica alimentaria disminuyó $8.4 dólares en el área rural y $6.8 dólares en la urbana.

 

Otro logro alcanzado junto a la clase trabajadora es un sustancial aumento al salario mínimo que ha mejorado la capacidad de compra de más de 250 mil trabajadores y trabajadoras.

 

En estos 3 años hemos generado 36 mil nuevos empleos formales, sin contabilizar los del sector informal y el agrícola.

 

El gobierno mantiene los subsidios, y a pesar de las restricciones fiscales las familias los siguen recibiendo. Estamos entregando el subsidio de energía eléctrica a 781 mil hogares, el del agua a 680 mil, y el del gas a 1.2 millones familias.

 

Hemos focalizado los subsidios en sectores de la sociedad que realmente lo necesitan, asegurando la eficacia de la política social.

Estamos conduciendo a El Salvador por la ruta del desarrollo inclusivo. Hoy contamos con mejor infraestructura y capacidad logística para el desarrollo de la economía. En el último año, invertimos más de $238 millones de dólares en 382 obras de infraestructura vial, proyectos de construcción, modernización y transporte como el corredor logístico Sonsonate-Acajutla.

 

Además, continuamos embelleciendo el rostro de nuestra ciudad con impactantes obras como el redondel Naciones Unidas y el Masferrer.

 

Construimos modernas terminales del SITRAMSS y mejoramos la infraestructura y la capacidad logística del aeropuerto Monseñor Romero y del Puerto de Acajutla.

 

El sistema financiero público, promotor del crecimiento económico, ha financiado en el último año con más de $824 millones de dólares a familias y al sector productivo con énfasis en las MIPYME.

 

La agricultura, olvidada por muchos años, y amenazada como nunca antes por los efectos del cambio climático, hoy se destaca como uno de los sectores de mayor crecimiento.

 

El periodo 2016-2017 fue un año récord en la producción agrícola con una cosecha de 26.3 millones de quintales de granos básicos. La agricultura fue el sector de mayor crecimiento económico con un 4.6%, gracias al apoyo a los agricultores, a quienes entregamos de manera transparente y eficiente 445 mil paquetes agrícolas de fertilizantes y semillas de maíz, y 145 mil de frijol, beneficiando a más de 150 mil mujeres campesinas.

 

Se ha llevado a cabo la más grande renovación del parque cafetalero con la entrega de 33 millones de plantas de café. Además, firmamos el acuerdo para la reactivación de la caficultura en El Salvador, que fortalece el Fideicomiso del Café por un monto de 300 millones de dólares.

 

En 2016 superamos los mil 200 millones de dólares en ingresos por turismo y alcanzamos la cifra histórica de más de 2 millones de visitantes internacionales, consolidando a El Salvador como un destino turístico mundial.

 

Ahora seremos más reconocidos en el mundo por nuestra Marca País, El Salvador: Grande como su gente.

 

Avanzamos en la diversificación de la matriz energética mediante inversiones públicas y privadas en la generación de energías limpias y renovables.

 

Con una inversión de $187.6 millones de dólares ampliamos la Central Hidroeléctrica 5 de Noviembre, duplicando su capacidad de generación.

 

Con inversión privada se construyó la Planta Fotovoltaica más grande de Centroamérica, aumentando la capacidad nacional a mil 899 megawatts.

 

Diputadas y diputados:

Es imperativo solucionar el tema de las pensiones. Está demostrado que el sistema de pensiones ha colapsado y urge una reforma a fondo.

 

Hace un año presenté una iniciativa de reforma y también lo han hecho el sector privado y los trabajadores. Urge que la Asamblea Legislativa apruebe una reforma que asegure el pago de los pensionados, y que sea solidaria, universal y sostenible.

 

Las finanzas públicas atraviesan una situación difícil por la falta de un acuerdo integral en materia fiscal con visión de país.  Esta coyuntura no ha sido originada por los fundamentos macroeconómicos y financieros del país, los cuales se mantienen sólidos.

 

Celebramos haber alcanzado un acuerdo fiscal el pasado noviembre, pero no es suficiente.

 

Por ello, en el marco de nuestro compromiso de convertir el acuerdo en una política de Estado, hago un llamado a todas las fuerzas políticas a un segundo acuerdo fiscal que asegure estabilidad y sostenibilidad a las finanzas públicas para beneficio de la población.

 

 

Señoras y señores:

Desarrollamos una exitosa política exterior que nos consolida como un país abierto al mundo. Nos sentimos honrados de que El Salvador fuera elegido para asumir la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, desde donde impulsamos la integración para el desarrollo, la paz y la solidaridad de nuestros pueblos.

 

En este marco, el 26 y 27 de octubre realizaremos la cumbre CELAC-Unión Europea, y desde ya damos la bienvenida a los jefes de Estado y de Gobierno, que nos acompañarán en tan importante acontecimiento.

 

Igualmente, nos sentimos honrados y comprometidos con nuestra elección para ejercer durante 2017 la presidencia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la Conferencia Regional de Migraciones.

 

Ante el anuncio de las deportaciones de nuestros compatriotas en los Estados Unidos, desarrollamos una política integral que nos ha permitido la protección de sus derechos. Las cifras globales de deportaciones han disminuido en los últimos meses.

 

En este tercer año de gobierno llevamos acumulada cooperación financiera no reembolsable por mil 400 millones de dólares. Nuestro agradecimiento a los países hermanos que confían y respaldan nuestra gestión para impulsar el desarrollo del país.

 

Este año El Salvador ha recibido del gobierno de los Estados Unidos un desembolso de $97.9 millones a través de la “Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica”, con la finalidad de erradicar las causas de la migración irregular.

 

Con la Unión Europea hemos asegurado cooperación adicional, principalmente para las áreas de prevención de la violencia dentro del “Plan El Salvador Seguro”.

 

Somos el primer país en el mundo que firmó un acuerdo de implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible con Naciones Unidas, y uno de los 15 países pilotos para su implementación acelerada.

 

 

Señoras y señores:

Mi gobierno ha impulsado una nueva era de transparencia y eficiencia en el trabajo, y lucha contra la corrupción, garantizando el derecho al acceso a la información pública.

 

El 100% de las instituciones del Órgano Ejecutivo han cumplido con la publicación de la información oficiosa con más de 120 mil documentos.

 

Implementamos el Subsistema de Seguimiento y Monitoreo del Plan Quinquenal de Desarrollo, con el cual la ciudadanía puede fiscalizar el cumplimiento de objetivos y metas de nuestra gestión.

 

Creamos el portal web de empleos públicos. Esta es una forma transparente de informar a la población sobre las plazas de trabajo disponibles en las instituciones de gobierno.

Lanzamos la Política de Participación Ciudadana con el objetivo de fortalecer la pluralidad, incrementar y promover la participación de la ciudadanía en la gestión pública.

 

Hemos fortalecido nuestra democracia y forma de gobernar cercana a la gente, con los espacios de convivencia y contacto directo con la población, a través de los programas Gobernando con la Gente, Casa Abierta y el Festival para el Buen Vivir.

 

Estimadas diputadas y diputados:

Gracias al fortalecimiento del Sistema Nacional de Protección Civil y el desarrollo del Sistema de Monitoreo ante amenazas naturales, El Salvador es ahora menos vulnerable y está mejor preparado ante el cambio climático.

 

Contamos con infraestructura pública y comunidades más resilientes al cambio climático. Hemos invertido más de $46 millones de dólares en atención a la vulnerabilidad climática de la infraestructura pública, incluyendo obras correctivas en zonas de deslizamiento, inundaciones y cárcavas.

 

Incrementamos la capacidad de abastecimiento y manejo de crisis de agua potable. Iniciamos el “Plan Nacional de Agua Potable y Saneamiento de El Salvador”.

 

Agradezco a la Asamblea Legislativa por ratificar el préstamo de $59,8 millones de dólares de Francia para la rehabilitación de la Planta de Tratamiento de Agua Potable de las Pavas. Esperamos que esta Asamblea asegure el futuro del agua para los salvadoreños ratificando el préstamo complementario por $16 millones del Banco Centroamericano de Integración Económica.

 

Insistimos en que se agilice la aprobación de la Ley General de las Aguas, que sin duda será la base para salvaguardar y dar sostenibilidad a un recurso vital y asegure un derecho humano fundamental para toda la población.

 

Seguimos fortaleciendo los procesos de desarrollo territorial y la relación entre nuestro gobierno central y las alcaldías. Por primera vez nuestro país cuenta con un Consejo Nacional de Desarrollo y Ordenamiento Territorial integrado por seis carteras de gobierno y tres alcaldes electos por COMURES.

 

Fortalecimos el trabajo conjunto y coordinamos inversiones estratégicas con las municipalidades del Consejo para el Desarrollo Metropolitano de San Salvador.

 

También, consolidamos la asociatividad municipal con el Consejo Nacional para la Gestión Asociada de los Territorios y las 30 mancomunidades activas en el país, que agrupan a más de 200 municipios.

 

Además, hemos invertido, en el marco del Plan Maestro de la Región Oriental, más de 148 millones de dólares.

 

 

Señoras y señores:

La transformación tecnológica en El Salvador ha comenzado y avanzamos en la transición de la televisión analógica a la digital. Con la ayuda técnica de Japón estamos dando este paso fundamental que democratizará el espectro radioeléctrico.

 

Para la modernización de la administración del gobierno, creamos la Escuela Nacional de Formación Pública, para una gestión más profesional y más cercana a la gente. Esta escuela promoverá las competencias y capacidades en los servidores públicos, para fortalecer el desarrollo institucional y elevar la calidad del servicio a la ciudadanía.

 

 

Querido pueblo salvadoreño:

Nuestro rumbo es claro y nuestras apuestas están definidas. Seguiremos trabajando intensamente en la construcción de un El Salvador más productivo, educado y seguro.

 

Fortaleceremos el tejido social a través de la convivencia y participación ciudadana, las expresiones artísticas, la Red de Casas de la Cultura y Convivencia, el teatro nacional infantil con La Colmenita, los Encuentros Culturales y el deporte.

 

Felicito a la niñez y juventud, los trabajadores del arte, deportistas, emprendedores y todo el pueblo que participa con entusiasmo a nivel nacional en actividades que llevan alegría y sana convivencia a las comunidades.

 

Agradezco también al sector privado y a la Fundación Alba por su apoyo a esta gran cruzada a favor de la niñez y la juventud de nuestro país.

 

Lanzaremos la Política Nacional del Empleo que garantice el derecho al trabajo productivo y digno, en igualdad de condiciones para mujeres y hombres.

 

A las juventudes les continuaremos generando oportunidades de empleo y empleabilidad con el programa “JovenES con Todo”, que pondrá en funcionamiento cinco nuevas sedes.

 

Pondremos en marcha el Sistema Nacional de Protección a Mujeres Víctimas de la Violencia.

 

Para fortalecer los derechos de las y los salvadoreños en el exterior, lanzaremos la Política Nacional de la Persona Migrante.

 

Impulsaremos un Pacto Fiscal que garantice honrar el pago de la deuda sin afectar el financiamiento de prioridades nacionales y una mejor redistribución de los recursos para favorecer inversiones sociales y productivas.

A 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz, pondremos todas nuestras energías para alcanzar una segunda generación de acuerdos de país como resultado del proceso facilitado por Naciones Unidas.

La unidad de nuestra sociedad es la garantía para que el país avance; ese es el mayor reto que tenemos los salvadoreños y salvadoreñas. Unificar esfuerzos y fundamentar nuestro trabajo bajo la visión del bien común.

 

El diálogo y la participación ciudadana continuarán siendo para mi gobierno el camino para encontrar las mejores soluciones a los problemas de nuestro país.

 

Avancemos al futuro, con esperanza y confianza, redoblemos nuestros esfuerzos y compromisos para una sociedad más justa y solidaria, con bienestar y paz para todas las familias.

 

¡Unido El Salvador avanza!

 

San Salvador, 1 de junio de 2017.