Print Friendly, PDF & Email

 

  • Amigas y amigos:
  • Emilio Espìn tengo mucho tiempo de conocerlo, siempre así muy agitador, en los tiempos antes de los Acuerdos de Paz tuvimos oportunidad de compartir con él y me agradan las personas que mantienen siempre sus principios y su rectitud.

 

Yo creo que hay algo que él sabe muy bien y es que cuando un pueblo tiene conciencia firme alrededor de los beneficios a los sectores más desposeídos, esa conciencia hace que muchos sueños y aspiraciones se hagan realidad.

 

Perdonen que convierta una indiscreción, no sé cómo lo tomarán los amigos de la prensa, pero ayer platiqué con el presidente de Venezuela Nicolás Maduro, porque es un pueblo que ha sufrido tanto, con grupos económicos que bloquearon la alimentación y los medicamentos en Venezuela, llevando al pueblo a una situación de desesperación.

 

Lo extraño son los resultados de las elecciones el domingo pasado, y le preguntaba cómo has hecho, y me respondió: es conciencia, cuando un pueblo tiene conciencia obtiene sus resultados.

 

Le decimos a Emilio que todos los esfuerzos que se están haciendo por parte de ustedes, es por su organización y en la medida que se mantenga y amplíe serán posibles mejores resultados.

 

Nosotros también compartimos esos sueños y quisiéramos resolverlos en corto plazo, pero son luchas de largo plazo y lo que hay que hacer es no decaer, no desanimarse, seguir siempre en la lucha.

 

Compartimos esas aspiraciones porque son las nuestras también y en lo que podamos retomarlas lo vamos hacer, porque consideramos que esta sociedad tiene que ser inclusiva, como nos ha educado la doctora Vanda, esta sociedad tiene que incluir a los sectores tradicionalmente excluidos, que en estos 10 años se le ha dado espacio para que poco a poco sean protagonistas de estos procesos, de los cuales estuvieron excluidos por muchos años.

 

Depende de ustedes y de la conciencia que tengan para que esto pueda continuar, esto que hemos realizado en 10 años es un cambio extraordinario en el país, que se quiere desdibujar, pero son realidades diferentes y por ello tenemos la confianza de que este pueblo no va a dar marcha atrás y seguirá aspirando tener una vida más próspera y futuro más digno y seguro.

 

Le decimos a la doctora Vanda de que en el aniversario de los Acuerdos de Paz y asumí un compromiso, porque había recibido una carta del Papa Francisco al término del Año de la Misericordia y él pedía a los países, en este caso a El Salvador, que buscáramos el procedimiento y los mecanismos para dejar en libertad a personas adultas que tuvieran enfermedades crónicas o estuvieran con demasiada edad, y a jóvenes o niños que no hubieran cometido crímenes y pudieran gozar de semi libertad.

 

Hemos hecho ese proceso y son más de 400 personas adultas mayores en libertad condicionada y trabajamos con un grupo de niños para que puedan gozar de libertad, o sea que es posible hacerlo con el trabajo del Ministerio de Justicia y el Ejecutivo y nos pongamos de acuerdo con los jueces.

 

Por eso creo que esto que presentamos hoy es un esfuerzo de todos ustedes, un proceso de participación en la elaboración de la Política Nacional de la Persona Adulta Mayor, que es una política del Ejecutivo.

 

Es un compromiso de poner a todas las instituciones en función de garantizar los derechos de las personas adultas mayor, ese es el compromiso esencial de esta política, que está relacionada con la Ley que se ha presentado a Asamblea Legislativa y con la Convención que también está en la Asamblea.

 

Hemos conversado con algunos diputados y ellos plantean que le van a dar prioridad a la Convención, y esperan aprobarla en estos próximos días, para hacerlo después con la Ley, para que tengan toda una legislación nacional basada en el derecho para que exista una política de mayor compromiso con garantizar los derechos de las personas.

 

 

Entregar hoy al país la Política Nacional de la Persona Adulta Mayor es un acto trascendental de la historia de El Salvador.

 

Es para nuestro gobierno un compromiso con la justicia social, y un acto de amor y gratitud con quienes lo dieron todo a sus familias y al país, y merecen tener derechos garantizados, respeto y cariño para una vida digna, activa y plena.

 

Las personas adultas mayores poseen sabiduría, experiencia y la memoria viva de nuestra nación, cualidades que aportan a nuestro pueblo, a su desarrollo, bienestar y prosperidad.

 

Esta política es un derecho conquistado y cumple la obligación del Estado de garantizarles que sigan siendo útiles a la sociedad, y retribuirles por su contribución y legado a la democracia en la que vivimos hoy.

 

Representa un importante logro en materia de políticas públicas y todo lo que hacemos a favor de la inclusión social.

 

La presentación de la Política Nacional de la Persona Adulta Mayor es también motivo de satisfacción al hacerlo en este salón de usos múltiples, que lleva el nombre de nuestro querido y recordado Hato Hasbún, un compañero ejemplar que luchó toda su vida por el bien del pueblo salvadoreño.

 

Por eso presentamos esta herramienta que guiará el trabajo y todos los esfuerzos en función del bienestar de este importante sector de la sociedad.

 

Justamente lo hacemos en el mes que se celebró el Día Internacional de las Personas de Edad, el pasado 1 de octubre, centrado en impulsar una mayor participación en la vida nacional, comunitaria y familiar.

 

A lo largo de nuestra historia este sector poblacional ha sido uno de los menos favorecidos, por eso mi gobierno reivindica sus derechos y los de otros grupos prioritarios.

 

Hoy reconocemos a esos salvadoreños y salvadoreñas que han dedicado su vida a sus familias y a su país. Ustedes son testimonio y protagonistas vivos de los valores de nuestra patria.

 

 

 

En gratitud a su trabajo y legado, y en reconocimiento a los valiosos aportes que siguen dando a la construcción de este país, trabajamos con más empeño para asegurarles una vida digna basada en el acceso pleno a todos sus derechos.

 

El proceso de preparación de este documento estuvo acompañado de una amplia consulta con más de dos mil adultos mayores, con el resultado de una política pública que da respuesta integral a las necesidades de ustedes.

 

Contamos con la participación y opiniones de adultos mayores del campo y la ciudad, de organizaciones, de centros de atención y de grupos de pensionados, lo cual contribuyó a la elaboración colectiva de la política que hoy presentamos.

 

A ello se sumó el apoyo técnico de profesionales de diversas instituciones relacionadas con el tema.

 

Mi gratitud y reconocimiento al Consejo Nacional para la Atención Integral a los Programas del Adulto Mayor, a la Dirección de la Persona Adulta Mayor de la Secretaría de Inclusión Social, a los organismos internacionales, y a todas las personas que aportaron a este documento.

 

Mis felicitaciones a la doctora Vanda Pignato por su liderazgo y su labor incansable al frente de la Secretaría de Inclusión Social.

 

Esta es una nueva conquista en función de la justicia, fruto de todo su equipo de trabajo.

 

La política que presentamos es integral y da respuesta a las demandas de este importante sector de la población, en aspectos esenciales para el desarrollo de sus vidas.

 

Cuenta con nueve ejes, como ya mencionaba la Dra. Pignato, que incluyen sus derechos y aspiraciones.

 

La Política Nacional de la Persona Adulta Mayor nace con el propósito de cumplir los derechos de los adultos mayores, entre ellos, recibir un ingreso económico, inclusión familiar y comunitaria, salud integral y vivienda digna.

 

Su objetivo es definir las obligaciones de las instituciones públicas para atenderlos y protegerlos, sin discriminación alguna, para fortalecer su inclusión social y autonomía.

 

Nuestro propósito es garantizar la atención especializada en todos los servicios y espacios públicos con educación, salud, nutrición, cultura, entretenimiento y otras acciones.

 

Mediante esta ruta de trabajo vamos a prevenir y erradicar las formas de violencia y vulneración de los derechos de los adultos mayores.

 

Para mi gobierno y todas sus instituciones es la guía para implementar programas, servicios sociales y acciones que promuevan los derechos, la autonomía y la dignidad de ustedes.

 

Vamos a trabajar para que la persona adulta mayor se empodere de sus derechos y tenga acceso a espacios de participación y organización a nivel comunitario, nacional e internacional.

 

Lo hacemos sobre la base de que El Salvador es uno de los principales promotores de la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, aprobada en junio de 2015 por la OEA.

 

Destinaremos los recursos humanos, equipos y presupuesto para alcanzar los objetivos de esta política.

 

Invito a todos los sectores de la población a trabajar juntos con las mesas sectoriales, para guiar y evaluar su implementación.

 

La Política Nacional de la Persona Adulta Mayor reafirma la decisión de mi gobierno de elevar la dignidad de todos los habitantes de El Salvador, sin distinción de género o edad.

 

Envío un saludo cariñoso a las y los adultos mayores de nuestro país. Les reafirmo mi compromiso. Tengan la certeza de que continuaremos trabajando sin descanso por asegurarles una vida digna basada en el pleno ejercicio de sus derechos.

 

Muchas gracias.