Print Friendly, PDF & Email

Amigas y amigos:
La inauguración de la segunda posición quirúrgica en el Centro Oftalmológico del Hospital Nacional Santa Gertrudis de San Vicente significa otro avance importante en la labor de nuestro gobierno por elevar la calidad de vida de la población.

Devolver la visión a miles de personas, darles la oportunidad de recuperar la luz, la imagen de sus seres queridos, la belleza de nuestro paisaje simboliza el profundo humanismo de un gobierno que trabaja para todo su pueblo y con especial pasión, por quienes eran antes los excluidos.

En este acto de amor al prójimo, con calidad y calidez, totalmente gratuito, está la esencia de la justicia social.

 

Para alcanzarla, pese a las limitaciones de recursos, hemos avanzado desde el primer gobierno del FMLN para ampliar progresivamente la cobertura de salud a toda la población, con servicios especializados, oportunos, gratuitos, eficaces y de calidad.

 

Este centro nace con la misión de atender a miles de salvadoreñas y salvadoreños, que por limitaciones económicas no tenían acceso a un tratamiento o cirugía oftalmológica.

 

Gracias a la solidaridad del pueblo y gobierno de la hermana República de Cuba y al compromiso de un gran equipo médico salvadoreño y cubano, este centro ha transformado la vida de miles de personas al devolverles la salud visual.

 

Este lugar atesora historias conmovedoras de compatriotas que han vuelto a ver la luz y recuperado la normalidad en sus vidas.

 

Esa es la mayor satisfacción que podemos tener como hijos agradecidos de este pueblo, y debe ser el compromiso de trabajar para que este tipo de servicios se amplíe.

 

El Centro Oftalmológico de San Vicente nació en mayo de 2015, como fruto del convenio que suscribimos con el Ministerio de Salud de Cuba.

 

Desde que entró en funcionamiento, este centro ha brindado una atención especializada a los usuarios en todo el proceso operatorio: evaluación, cirugía y fase postoperatoria, poniendo muy en alto el respeto a la dignidad humana.

Desde junio de 2015 hasta el 10 de noviembre de 2018 el número de atenciones y evaluaciones preoperatorias realizadas a pacientes de los 14 departamentos del país ascendió a 127 mil 379.
En este mismo periodo se realizaron 20 mil 742 cirugías de cataratas y pterigio.
Son más de 20 mil hermanas y hermanos que han recuperado su visión y mejorado la calidad de sus vidas.

 

Este es un hecho sin precedentes en la historia de El Salvador que merece todo nuestro reconocimiento y un fuerte aplauso.

Acceder a una cirugía de este tipo gratuitamente constituye un valioso beneficio para gran parte de la población.

Los precios de estas intervenciones médicas en el sector privado cuestan entre 800 y dos mil dólares. Es decir, las más de 20 mil cirugías realizadas hasta el momento hubieran significado un gasto de más de 23 millones de dólares para la población beneficiada.

 

Por la creciente demanda y las limitaciones logísticas del centro, en septiembre de este año se concretó un convenio de cooperación con FUNDAGEO, para habilitar una segunda posición quirúrgica dentro del Centro Oftalmológico Nacional.

Con la cooperación de esa fundación sin fines de lucro a partir de hoy se podrán realizar dos cirugías de manera simultánea.

Gracias a esta ampliación de los servicios se reducirán significativamente los tiempos de espera, y podremos beneficiar a muchos más salvadoreños necesitados de una intervención quirúrgica.

Hermanas y hermanos:

Tras el restablecimiento de las relaciones entre El Salvador y Cuba en 2009, se iniciaron y fortalecieron programas y proyectos sociales en varios sectores, que han favorecido a decenas de miles de salvadoreños.

 

En nombre del pueblo salvadoreño agradezco la solidaridad del gobierno y pueblo de Cuba a largo de estos años. Reconocemos su valiosa contribución en las profundas transformaciones que hemos realizado en materia de salud desde el 2009.

 

Ejemplos significativos son el Convenio Básico de Cooperación Técnica, Científica y Tecnológica, y el de Cooperación entre el Ministerio de Salud de Cuba y El Salvador.
Ambos acuerdos fortalecen la formación técnico-científica de profesionales de ambas naciones y el intercambio de avances, experiencias y estrategias en el área de la salud.

 

Nuestra gratitud también por la colaboración de especialistas cubanos en la realización de la Reforma Integral de Salud.

 

Igualmente, es fundamental el apoyo del pueblo y gobierno cubanos en nuestro empeño por erradicar el analfabetismo, un esfuerzo que ha unido a miles de voluntarios de todo el país por la noble causa de llevar el conocimiento de las letras y los números a miles de salvadoreños.

 

Otra muestra de la entrañable amistad entre nuestras naciones es el trabajo de profesionales e instituciones salvadoreñas y cubanas para impulsar el programa de Las Colmenitas, que hoy integra a 31 grupos de teatro infantil en los que participan más de mil niñas y niños.

Amigas y amigos:

 

La Reforma de Salud, que comenzó con el primer gobierno del FMLN y seguimos consolidando, significa un gran aporte para el bienestar, la calidad de vida y el cumplimiento de los derechos del pueblo salvadoreño.

 

En 2009 encontramos al país con un sistema de salud deteriorado, se exigían cuotas económicas a la población para la atención en hospitales y clínicas, los establecimientos de salud carecían de medicamentos y la cobertura de atención médica era escasa y deficiente.

 

Dicho panorama cambió sustancialmente: ahora la población tiene más acceso a la salud, la atención en los hospitales es gratuita, ampliamos la red de servicios médicos y mejoramos la cobertura en las comunidades con el establecimiento de las Equipos Comunitarios de Salud.

 

Asimismo, construimos nuevos hospitales nacionales como el de Zacatecoluca, La Unión, el de la Mujer y el moderno Centro Nacional de Radioterapia.

Los establecimientos de salud pasaron de 421 en 2008 a 818 en 2017. Además, creamos 753 Equipos Comunitarios de Salud Familiar, los populares ECOS, que garantizan la atención médica en las comunidades.

El Sistema Nacional de Salud se torna cada vez más integral e inclusivo, con las Farmacias Especializadas, los Centros Oftalmológicos, mejor atención e infraestructura adecuada para maternidad y primera infancia.

 

Nuestro firme propósito como pueblo debe ser defender estos logros, conquistados con nuestras luchas históricas y así impedir retrocesos como la privatización de la salud, que niega un derecho elemental a gran parte de nuestra población con escasos recursos.
Ratifico mi agradecimiento a todos los que con su esfuerzo hicieron posible esta ampliación del Centro Oftalmológico del Hospital Santa Gertrudis.

 

Felicito al equipo médico de salvadoreños y cubanos, destacados profesionales comprometidos con la atención en esta clínica oftalmológica.

 

Desde hoy más salvadoreños podrán ser recibidos en este centro oftalmológico, gracias a los esfuerzos por fortalecer la cobertura de salud y para que la población reciba servicios médicos con calidad y calidez.

 

Muchas gracias