Print Friendly

 

Hace poco más de un año, cuando nos reunimos aquí en Casa Presidencial, para presentar al país el Consejo Nacional de Educación, les compartí dos valoraciones que el tiempo demostró son muy ciertas.

 

La primera es que contábamos y estábamos ante un hecho sin precedentes a favor de la educación de El Salvador.

 

Y la segunda, que el Consejo se constituía con mujeres y hombres visionarios, comprometidos con sembrar esperanza y futuro para el pueblo.

 

Es por ello que este día expreso nuestra gratitud en nombre del pueblo y el gobierno, a todos los miembros del consejo, a todos y todas las que con su dedicación y compromiso han hecho posible entregar hoy día al país el Plan El Salvador Educado, por un derecho a la educación de calidad.

 

Admiro la capacidad de ustedes de mostrar que se pueden alcanzar entendimientos y avanzar los objetivos que trazamos para el Consejo Nacional de Educación, y que es un instancia consultiva de diálogo y concertación, con una composición amplia, plural, permanente y con autonomía.

 

El Plan El Salvador Educado confirma que sí es posible alcanzar entendimientos mediante el diálogo, basado en los nobles objetivos nacionales para el progreso y la prosperidad de la población.

 

Comparto con los miembros del Consejo que una democracia consolidada es capaz de establecer diálogos y consensos en torno a las políticas de Estado, con altos niveles de participación que se traducen en la representación de los interese de los ciudadanos en las políticas públicas.

 

Esta es la esencia del Plan El Salvador Educado. Un país educado construye convivencia, genera su bienestar y construye un mejor futuro, no se trata, sin embargo de cualquier educación, sino una educación crítica con sólidos fundamentos humanistas, ética, científicos y técnicos que nos permita edificar una sociedad próspera justa, inclusiva y solidaria.

 

Tenemos que trabajar por una educación humanista que nos conduzca a un buen vivir, paradigma que constituye el marco orientador de mi gobierno como se refleja en el Plan Quinquenal de desarrollo.

 

La presentación del Plan El Salvador Educado, la realizamos en el mejor día, el Día del Maestro y la Maestra, a todos ustedes mi reconocimiento y gratitud por su noble y abnegado trabajo.

 

El maestro y la maestra son la figura más querida y respetada en la sociedad, la huella que el maestro deja en la vida de las personas es imborrable, por eso hoy les rendimos nuestro homenaje, muchas felicidades en su día.

 

El Magisterio tiene un compromiso encomiable con su formación, los animo a continuar en ese empeño, por el bien de nuestras niñas y niños.

 

De ahí la decisión de mi gobierno a ofrecer a nuestros docentes programas formativos, que potencias sus capacidades y habilidades científicas, pero también su pensamiento crítico y su compromiso ético de cara a la realidad nacional y de las comunidades donde trabaja.

 

Amigas y amigos

Este gobierno ha llevado la participación ciudadana a ocupar un lugar fundamental, en la búsqueda de soluciones a los problemas y desafíos que tenemos como país.

 

La primera experiencia positiva similar a esta la tenemos en el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, que nos presentó el año pasado el Plan El Salvador Seguro, del que ya estamos obteniendo importantes resultados.

 

Hoy el Consejo Nacional de Educación nos presenta el plan “El Salvador Educado”, que ha contado con el respaldo de un equipo de alto nivel técnico, vale mencionar la Secretaría Técnica del CONED, el Ministerio de Educación, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, el programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura y la delegación de la Unión Europea en El Salvador.

 

Señoras y señores:

En nuestro plan quinquenal de desarrollo identificamos la educación como el pilar fundamental sobre el que construimos el nuevo El Salvador.

 

En los primeros dos años de gobierno hemos trabajado para cumplir con ese objetivo, avanzamos hacia una educación de calidad para todos.

 

Mantuvimos los programas con enfoque inclusivo y los ampliamos, como el programa del Paquete escolar que beneficia ahora a los estudiantes del bachillerato.

 

Para incluir el uso de nuevas tecnologías en el aula, desarrollamos el programa Una Niña, Un Niño, Una Computadora. Para cumplir esta misión creamos la planta de ensamblaje de computadoras con una capacidad de 24 mil equipos al año.

En respuesta a una de las demandas de la juventud salvadoreña inauguramos la Universidad en Línea, ofreciendo cuatro carreras en su primer año. Además el equipamiento y la infraestructura educativa ha recibido importantes inversiones en nuestra gestión.

 

Impulsamos también la formación de docentes para el mejoramiento de la calidad educativa.

 

Entre los desafíos que se nos presenta, tenemos la construcción de una escuela libre de violencia. El Plan El Salvador Educado concibe a la escuela como el eje central de la sana convivencia, es posible orientar el ambiente escolar y convertirlo en un espacio seguro íntegro y exclusivo donde alumnos, maestros y padres de familia desarrollen un provechoso proceso de aprendizaje y convivencia.

 

El Plan El Salvador Educado contiene acciones estratégicas que lograran a corto, mediano y largo plazo dar un giro sustancia que optimizara el desarrollo positivo en el sistema educativo.

 

Los planteamientos del Plan El Salvador Educado están basados en la realidad que vivimos, no podemos hablar de la educación si no ponemos los pies en la tierra. La violencia es un fenómeno que está allí y lo enfrentamos porque es necesario para garantizar la seguridad de la sociedad.

 

El Plan El Salvador Educado traerá profundas transformaciones para fortalecer una educación universal integral y de calidad, un derecho de la población consagrado en la constitución.

 

Enfrentamos grandes retos, si queremos dar un salto de calidad en educación, algo crucial que tenemos que discutir como sociedad es el financiamiento de la educación, aumentar significativamente el presupuesto en educación exige un amplio debate en torno al sistema fiscal, pues sin una reforma fiscal progresiva será imposible contar con los recursos para hacer frente no solo a los desafíos educativos sino a otros grandes problemas nacionales principalmente el de la inseguridad.

 

El Plan El Salvador Educado guarda una coherencia estratégica con el Plan El Salvador Seguro, con ambos continuaremos reconstruyendo el tejido social creando oportunidades, fomentando una nueva cultura y la inclusión de todos y todas en un proyecto de nación democrático respetuoso de los derechos humanos y la diversidad de pensamiento.

 

Avancemos así entonces a una educación de calidad, con un pacto de nación que haga realidad de una vez por toda la esperanza  de un El Salvador Educado.

Continuemos trabajando juntos para alcanzar las metas que como sociedad nos hemos puesto con el Plan El Salvador Seguro.

 

Muchas Gracias.