Print Friendly

 

  •  El Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia es hoy un símbolo de pluralidad con reconocidos frutos en beneficio de la paz y tranquilidad del pueblo salvadoreño.

Agradezco a cada uno de ustedes por su compromiso y voluntad en la búsqueda de soluciones a uno de los temas más apremiantes de la agenda nacional: la seguridad ciudadana.

Esta reunión es propicia para honrar a un gran hermano salvadoreño que trabajó mucho por este Consejo: nuestro querido y recordado Hato Hasbún, un hombre que luchó toda su vida por las causas justas de este país.

La trayectoria de Hato Hasbún como maestro, luchador social y funcionario público estuvo regida por el ideal de justicia social, sobre todo para las y los salvadoreños más desprotegidos.

Siempre lo recordaremos como un ferviente admirador y seguidor del mensaje de Monseñor Romero y del padre Ignacio Ellacuría. Estas dos insignes figuras le inspiraron a luchar sin descanso por el bienestar de los más pobres.

Muchas fueron las cualidades que hicieron de Hato Hasbún un excelente amigo, un profesional brillante y un funcionario público comprometido con la nación.

Personalmente, mantuve una profunda amistad con él, lo que me permitió apreciar a una persona íntegra que soñaba en grande para El Salvador.

Hato nos enseñó a escuchar y a abrir nuestro corazón para todos, sin importar su manera de pensar.

Nos enseñó a valorar y emplear el diálogo como fundamento de un proyecto de nación.

Nos enseñó que este país se construye con el aporte de cada ciudadano y ciudadana.

Hato Hasbún será recordado como uno de los salvadoreños que más trabajó a favor del diálogo entre las diversas fuerzas políticas y sociales del país para encontrar soluciones a la problemática nacional.

Sus ideas sobresalientes y su corazón aguerrido sentaron un precedente en el trabajo gubernamental.

Hato fue un visionario, siempre creyó en las soluciones de los grandes problemas del país, confiaba en la capacidad y determinación de nuestra gente para construir acuerdos para un mejor futuro.

Desde 2009 Hato se sumó a la lucha por los cambios desde el Gobierno de la República.

Fue Secretario para Asuntos Estratégicos de la Presidencia y coordinador del Gabinete de Seguridad, también fungió como Ministro de Educación ad honórem del 2012 al 2014.

Cuando asumí el mandato presidencial en 2014 decidí nombrar a Hato como Secretario de Gobernabilidad y Comunicaciones, y luego Secretario de Gobernabilidad desde 2015.

Hato Hasbún lideró las principales iniciativas de participación y diálogo que dieron como resultado la formación del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, el Consejo Nacional de Educación y el Consejo Nacional de Sustentabilidad Ambiental y Vulnerabilidad.

Además, fue juramentado en 2015 como Comisionado Presidencial para la Seguridad Ciudadana y Convivencia, realizando un destacado trabajo para garantizar la tranquilidad y paz de las familias salvadoreñas.

Los buenos resultados del trabajo en seguridad que hoy vemos nacieron de la unidad generada en el Consejo Nacional de Seguridad.

Hato estuvo al frente de este espacio y trabajó junto a todos ustedes para hacer posible el Plan El Salvador Seguro, que hoy tiene importantes logros, especialmente, en la prevención de la violencia.

Por ello, he decidido que este salón, donde en tantas ocasiones se reunió este Consejo bajo la conducción de nuestro entrañable amigo y compañero, se honre con su nombre y a partir de hoy, sea identificado como Salón de Usos Múltiples Franzi Hato Hasbún.

 

Señoras y señores:

La mejor forma de honrar la obra de un gran salvadoreño como Hato Hasbún es seguir su ejemplo y continuar el trabajo que comenzó.

Tenemos el reto impulsar el Plan El Salvador Seguro, acompañar su ejecución en los municipios y evaluar los resultados para mejorar la estrategia. Para esto debemos fortalecer la unidad y el consenso de este espacio.

No pueden detenernos los momentos críticos que encontremos en esta tarea por la paz y tranquilidad de las familias salvadoreñas.

Lamentamos el repunte de homicidios de los últimos días, sin embargo, esto no puede alejarnos del camino que ya emprendimos y que tiene tan buenos resultados.

Nos solidarizamos con las familias de las víctimas.

Honramos a los integrantes de Policía Nacional Civil y de la Fuerza Armada caídos en el cumplimiento de su deber.

Trabajamos para llevar ante la justicia a los criminales, muchos de los cuales ya han sido capturados, y buscamos evitar a toda costa que se repitan estos hechos.

 

Les invito a mantener el alto nivel de diálogo que ha sentado un precedente en el país.

Hoy más que nunca debemos asegurar los logros y avanzar hacia nuevos éxitos.

Mi gobierno seguirá tendiendo puentes de entendimiento y diálogo en temas claves del país, con el objetivo de alcanzar una mejor calidad de vida para todas las familias.

Avancemos sin mirar atrás. Mi gobierno tiene la férrea voluntad política de trabajar por la seguridad del país.

Agradezco a todos los miembros de este Consejo su dedicación y compromiso para solucionar y alcanzar la seguridad ciudadana que necesita nuestra población.

Nos motiva comprobar que avanzamos en la estrategia de seguridad y que cada día construimos un país más seguro y en paz.

Ese es nuestro mejor homenaje a la memoria del entrañable amigo y compañero Hato Hasbún.

Muchas gracias.