Print Friendly

 

  • Me es grato dirigirme nuevamente a ustedes, al recibir, en nombre del pueblo de El Salvador, la Presidencia Pro Témpore de nuestra querida Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, la cual han tenido a bien confiar a nuestro cargo durante el año 2017, motivo por el que estamos muy honrados.

 

Gracias a todos los países miembros por la confianza depositada en nuestro gobierno para ostentar este importante cargo y por el apoyo mostrado desde ya para un exitoso ejercicio en el mismo.

 

Para nosotros, el asumir la conducción del foro de diálogo y concertación más amplio de América Latina y el Caribe representa no solo un importante reconocimiento, sino también una enorme responsabilidad, que aceptamos con gran compromiso.

 

Este es un momento propicio para que recordemos aquel 3 de diciembre de 2011, cuando en la ciudad de Caracas, Venezuela, tomamos la decisión de conformar la CELAC y la definimos como el mecanismo representativo de concertación política, cooperación e integración de los Estados latinoamericanos y caribeños, y como un espacio común que garantice la unidad e integración de nuestra región.

 

Al recordar los inicios de este esfuerzo no podemos dejar de reconocer el gran aporte de dos hombres que trabajaron decididamente en su creación: el  comandante Hugo Chávez y Fidel Castro Ruz.
Haciendo honor a nuestro nombre, debemos tener presente que una Comunidad implica unidad y hermandad, respetando nuestra diversidad, a fin de potenciar nuestros intereses y buscar juntos, con una mayor presencia y fortaleza en otros espacios de nivel global, las justas aspiraciones de nuestros pueblos.

 

No cabe duda que los logros que hemos obtenido hasta hoy han sido posibles gracias a las experiencias ganadas y nuestros esfuerzos por llegar a consensos. Ejemplo de ello fue la proclamación de la región como zona de paz y libre de armas nucleares, en una realidad internacional con claras amenazas a la seguridad internacional.

 

Asimismo, contamos con un Plan para la Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre, que es un paso para garantizar ese derecho de nuestra gente a una alimentación de calidad.

 

Por otro lado, también podemos resaltar el apoyo obtenido por parte de organismos multilaterales y subregionales como la FAO, la CEPAL, la ALADI y la OLADE, así como la creación de distintos grupos de trabajo en temas de interés para todos nuestros países y los foros de diálogo político y de cooperación con importantes socios extra regionales, que nos dan la pauta para confirmar que vamos por un buen camino.

 

No obstante, debemos recordar que aún debemos trabajar y lograr nuevos consensos para enfrentar exitosamente los desafíos pendientes en la CELAC, no solo para cumplir con los compromisos que ya hemos asumido al interior de la región, sino sobre todo para procurar el bienestar de nuestros ciudadanos y ciudadanas.

 

Por esa razón, la consolidación de CELAC exige una visión estratégica capaz de fortalecer el proceso regional, que además proyecte nuestros avances y posicionamiento a nivel global, como una sola voz, de manera constante.

 

El Salvador promoverá, durante su Presidencia Pro Témpore, que la búsqueda de consensos y la dinámica que ha tenido la Comunidad continúe y se consolide a lo largo de este año.  Nuestro compromiso con este foro es integral y estamos dispuestos a poner todo el empeño en continuar el camino que otros países hermanos iniciaron en presidencias anteriores.

 

Este esfuerzo requiere del valioso apoyo de todos los países miembros sin excepción.

 

Siendo la Comunidad el único mecanismo de diálogo y concertación que agrupa a todos los 33 países de América Latina y el Caribe y, por lo tanto, la más alta expresión de nuestra voluntad política de unidad en la diversidad.

 

Me permito hacer una atenta invitación a todos los países miembros a reafirmar su compromiso con la CELAC y a colaborar con El Salvador para llevar adelante este espacio.

 

En ese sentido, me permito someter a consideración de los miembros, la posibilidad de tener una participación más activa y apoyar a la Presidencia Pro Témpore, por ejemplo, aceptando la coordinación de alguno de los distintos Grupos de Trabajo que se han formado alrededor de temas de interés, de acuerdo a sus prioridades.

 

Esto con el ánimo de que nuestros países se apropien de la CELAC, fomenten el trabajo conjunto y la unidad regional, así como para compartir esfuerzos y logros en el bien de todos.

 

Como decía en la discusión del pleno, debemos concretar acciones que permitan a la región avanzar hacia una agenda fuerte, inclusiva y humana. Capaz de concertar esfuerzos e impulsar soluciones a las necesidades comunes y exigencias propias de nuestros países de la Comunidad.

 

Y para ello debemos, no solo estar unidos, sino también poner todo nuestro empeño y nuestras fuerzas en lograr los objetivos que nos hemos trazado.

 

 

Queridos hermanos y hermanas de Latinoamérica y El Caribe,

 

Quiero reiterar el orgullo y la responsabilidad que significa para nuestro país ejercer esta Presidencia Pro Témpore.

 

El Salvador ha demostrado que su democracia está consolidada y fortalecida después de 25 años de la firma de nuestros Acuerdos de Paz, evidenciando que la mejor forma de resolver los problemas es a través del diálogo franco, abierto y cooperativo, tal como lo ponemos en práctica en este foro y como lo seguiremos haciendo bajo nuestro mandato.

 

Quiero felicitar a nuestro hermano de la República Dominicana, al presidente Danilo Medina, por la excelente labor realizada durante su Presidencia Pro Témpore, y agradecerle también por compartir con nosotros su experiencia al frente de la CELAC.

 

Gracias, nuevamente, a toda la Comunidad por la confianza que depositan en nosotros, y por el compromiso que sabemos mantendrán para que sigamos fortaleciendo este necesario espacio.

V Cumbre CELAC- República Dominicana