Print Friendly

 

  • Señoras y señores:
  • Me da mucho gusto ser parte de esta octogésima novena graduación de oficiales de la Escuela Militar Capitán General Gerardo Barrios y unirme a la alegría de cada uno de los cadetes y sus familias.

Mis felicitaciones a los graduados y a los académicos y personal de la Escuela por este nuevo éxito.

Hoy un grupo de jóvenes valientes alcanzan una meta trascendental en sus vidas. Este logro, a la vez, les abre un camino para continuar desarrollando una carrera profesional basada en el servicio al país.

La Escuela Militar Capitán General Gerardo Barrios fue fundada en 1868 con el propósito de profesionalizar la carrera militar en El Salvador.

Tiene el mérito de ser la primera academia de su género en Centroamérica.

La evolución de la Escuela Militar Capitán General Gerardo Barrios denota un constante esfuerzo por actualizarse y mejorar la calidad de su enseñanza bajo los principios de responsabilidad, honorabilidad y lealtad a la patria.

Hoy, la institución armada gradúa a 61 cadetes en sus tres ramas: Ejército, Fuerza Aérea y Fuerza Naval.

Entre los graduados se encuentran cuatro jóvenes de las hermanas naciones de Panamá, República Dominicana y Taiwán.

Su experiencia de formación en El Salvador fortalece el vínculo entre nuestros países. Les deseamos a los cuatro muchos éxitos en su carrera militar.

Igualmente felicitamos a los 4 jóvenes cadetes salvadoreños graduados en el exterior y a la señorita cadete graduada en la Carrera de Licenciatura en Psicología de la Universidad Tecnológica de El Salvador.

Vale destacar que el Programa de Carrera Universitaria ha graduado a 17 cadetes. Actualmente otros 10 se encuentran cursando carreras en universidades privadas del país.

La Escuela Militar ha contribuido a preparar profesionales altamente capacitados, con conocimientos y una formación integral que los acredita para cumplir un servicio a la altura de las demandas del país.

Esta es una institución ejemplar, profesional y moderna, que forma militares de acuerdo con las exigencias de los nuevos tiempos para defender la soberanía, la independencia y la integridad de nuestro país.

 

Señoras y señores:

Una de las grandes cualidades de nuestra Fuerza Armada es su capacidad para adaptarse a los tiempos que vive el país.

Actualmente enfrentamos el mayor desafío en materia de seguridad ciudadana: lograr un El Salvador más seguro, para lo cual hemos creado un amplio mecanismo de participación y consenso con el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia.

Quiero reconocer el papel que desempeña la Fuerza Armada en la actual estrategia de seguridad pública.

Mis felicitaciones a los señores miembros del Alto Mando y mi completo apoyo al señor Ministro de Defensa Nacional, general de división David Munguía Payés.

Nuestros elementos militares realizan una labor imprescindible al apoyar a la Policía Nacional Civil en el combate contra los grupos criminales y garantizar tranquilidad a las familias salvadoreñas.

Honramos a los 21 miembros de la institución militar que han ofrendado sus vidas en el cumplimiento de su deber.

Estos héroes de la patria nos motivan a trabajar con más empeño por la tranquilidad y seguridad de nuestro país, y a no descansar hasta llevar ante la ley a los autores de tan horrendos crímenes.

Reitero también todo el apoyo de mi gobierno al Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada y la decisión de continuar cumpliendo los compromisos previsionales con los afiliados y pensionados.

 

La mayor satisfacción que podemos tener es recibir la confianza y el respaldo de la población, ganados por nuestra Fuerza Armada gracias a su valentía y profesionalismo.

La Fuerza Armada de El Salvador ha demostrado su compromiso con nuestro país, aportando, además, con su valiosa misión en la seguridad ciudadana y el combate al narcotráfico.

Desde el año 2009, cuando la Fuerza Armada se integró a este gran esfuerzo por combatir la criminalidad y el narcotráfico, ha incautado más de 18 mil kilogramos de sustancias ilícitas.

Este y otros resultados demuestran su gran capacidad y eficiencia para enfrentar las actividades delictivas.

Su alto espíritu de servicios a la patria también se refleja en su inmediata respuesta y disposición para ayudar ante catástrofes naturales y siniestros.

Nuestro deber es continuar siendo una institución capaz, moderna y apegada a su misión constitucional.

Felicito nuevamente a las y los oficiales que se gradúan este día. Ustedes han cumplido una meta, una de las muchas que podrán lograr en toda su carrera profesional.

Nuestro país les agradece infinitamente por su decisión de servir a la patria, y por encontrar en ustedes valores para el desarrollo de nuestra sociedad.

Ustedes tienen la misión de trabajar por la democracia, la paz y la convivencia en El Salvador, esa es la gesta más valiosa para defender a un país.

Nuestro mayor deseo es que la Escuela Militar Capitán General Gerardo Barrios continúe siendo lo que es hoy: una institución ejemplar, leal e incorruptible, apoyo vital para las Fuerzas Armadas de El Salvador, y, sobre todo, diligente para el servicio a la patria.

Cuentan con todo el apoyo de mi gobierno en esos nobles esfuerzos para la formación de más profesionales defensores de la paz, la democracia, la seguridad y la integridad de nuestro país.

Muchas gracias.