Print Friendly

 

 

  • Permítanme, saludar y agradecer la presencia de niñas y adolescentes.
  • Un fuerte aplauso para todos ellos.

Esto llena de orgullo a nuestro país. Nuestra niñez y adolescencia no están ajenas a su problemática y demandan sus derechos.

 

He tenido oportunidad de conversar con ellos en la ex casa presidencial en el programa Casa Abierta o en el consejo consultivo del CONNA y me sorprendió escuchar a jóvenes y a niñas y  niños lo que esperan del país, sus sueños, sus aspiraciones, pero también sus dificultades.

 

Este es un mensaje para toda nuestra nación: tenemos que trabajar mucho más, tenemos que hacer más esfuerzos para responder a esos sueños e inquietudes de nuestra niñez y adolescencia.

 

Ayer estuvimos acá con jóvenes que participan en el programa Jóvenes con Todo, y a un año y medio de desarrollar el programa hay resultados y oportunidades para nuestra juventud.

 

En ese evento encontramos socios que están trabajando a la par de los jóvenes, el sector de la empresa privada, las instituciones del gobierno, la sociedad civil.

 

Ahora también aquí ustedes se encuentran que no están solos, que además del Gobierno hay sectores que están dispuestos a trabajar con ustedes y que hay organizaciones que han trabajado por muchos años en la importancia de civilizar al país sobre sus derechos.

 

Este año es el lanzamiento pero también el compromiso del país, de la nación, de todos para lograr que esta estrategia que se plantea, para eliminar el embarazo en niñas y adolescentes y se termine en El Salvador.

 

Por ello quiero agradecer la presencia de diputados de la Asamblea Legislativa, y saludar a los excelentísimos señores embajadores y honorables representantes del cuerpo diplomático acreditado en el país, por su apoyo y cooperación en este esfuerzo.

 

A la señora ministra de Salud, Violeta Menjivar, y a los miembros del gabinete de gobierno que nos acompañas, al honorable señor representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas, Hugo González, y a los representantes de organismo internacionales y agencias de cooperación.

 

A la señora presidente del consejo directivo del Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia, CONNA, Alicia Ávila, y demás miembros del consejo directivo.

 

Estimados adolescentes representantes de instituciones y entidades del Gabinete de Gestión Social, representantes de entidades que trabajan en la defensa de los derechos de la niñez salvadoreña

 

Saludar también a los distinguidos invitados especiales que nos acompañan.

 

Este día, la licenciada Zayda Navas presentó al país esta estrategia y queremos resaltar que esta presentación de una política con gran sentido humano y que ayudará a las familias a una vida feliz y plena, es la Estrategia Nacional Intersectorial de Prevención de Embarazos en Niñas y Adolescentes

 

Se trata de un noble esfuerzo que requiere el concurso de toda la sociedad y al cual mi gobierno otorga máxima prioridad, porque está directamente vinculada al sector más querido para todos nosotros y para el futuro de la nación.

 

En el Plan Quinquenal de Desarrollo “El Salvador Productivo, Educado y Seguro”, establecimos nuestro compromiso de garantizar los derechos de toda la población, especialmente los grupos más vulnerables.

 

En nuestro país todavía miles de niñas y adolescentes han visto truncado su proyecto de vida por causa de la maternidad precoz.

 

Este es un problema social que afecta con cifras alarmantes a nivel de América Latina.

 

Reconocemos que ésta es una problemática muy compleja, asociada a la pobreza, la desigualdad, la violencia sexual, la impunidad, la cultura machista y la falta de información.

 

Es una situación que necesita una respuesta que involucre a toda la sociedad, las instituciones del Estado, las organizaciones sociales, las comunidades y, especialmente, a las familias.

 

Las niñas y las adolescentes merecen una vida digna y tener oportunidades reales que les permitan realizar su proyecto de vida y cumplir sus sueños.

 

Con nuestro trabajo aseguramos su educación, salud y protección.

 

Es tarea de todas y todos garantizar que vivan en un entorno propicio para su desarrollo integral, donde la familia cumpla su rol fundamental en la orientación, la formación y la educación.

 

Uno de los principales retos es transformar el negativo ideario social que reproduce inequidades y desigualdades, por lo que es prioridad de nuestro Gobierno reducir las brechas sociales en bien para las niñas, adolescentes y mujeres.

 

El próximo sábado 25 de noviembre conmemoraremos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y el embarazo en niñas y en adolescentes es una forma de violencia que debemos erradicar en El Salvador.

 

Este día nos alegra presentar la Estrategia Nacional Intersectorial de Prevención de Embarazos en Niñas y Adolescentes.

 

Esta iniciativa, elaborada por el Gabinete de Gestión Social y coordinada por el Consejo Nacional de la Niñez y de la Adolescencia, pretende dar una respuesta enérgica al embarazo en las niñas y las adolescentes.

 

El objetivo principal de esta estrategia es articular acciones y medidas con las instituciones de gobierno, actores de la sociedad y población en general, que contribuyan a la erradicación de este fenómeno social, con un enfoque de respeto a los derechos humanos, de género e inclusión.

 

Esta ruta de trabajo plantea promover el empoderamiento de niñas y adolescentes para su pleno desarrollo, ayudándoles a eliminar obstáculos y enfrentar desafíos.

 

La Estrategia de Prevención de Embarazos en Niñas y Adolescentes se suma a los esfuerzos por contrarrestar este problema social, con un programa integral para los próximos diez años.

 

Con la implementación de esta estrategia buscamos fortalecer a las familias para que cumplan con su rol de protección, y fomentamos nuevos patrones culturales que promuevan la igualdad de género.

 

Nuestro propósito es garantizar una vida libre de violencia sexual, acceso a la justicia, calidad educativa y la educación integral de la sexualidad.

 

De esa manera estaremos contribuyendo decididamente al cumplimiento de los compromisos adquiridos, a través de los instrumentos normativos internacionales y nacionales de derechos humanos.

 

Por supuesto, debemos fortalecer las medidas penales contra los autores de violencia sexual y, además, incidir en la conducta social de la población para que en nuestras comunidades se protejan los derechos de las niñas y adolescentes.

 

 

Amigas y amigos:

 

Hemos alcanzado fundamentales logros para la niñez en sus primeros años de vida y  continuamos asegurando su bienestar y desarrollo en otras etapas importantes de su crecimiento.

 

Actualmente, el 99.9 por ciento de las niñas y niños de nuestro país son atendidos por personal médico calificado del Sistema de Salud Pública.

 

De esta manera hemos reducido considerablemente la mortalidad materna e infantil.

 

Además, durante el año 2016 el control médico de crecimiento y desarrollo en niños y niñas menores de un año alcanzó un 89 por ciento.

 

Hemos logrado una cobertura de vacunación por encima del 90 por ciento, reduciendo así los casos de enfermedades prevenibles.

 

Igualmente es motivo de satisfacción haber disminuido en 42 por ciento la desnutrición crónica en escolares de primer grado, logro al que se suma el importante trabajo realizado con el programa de Alimentación y Salud Escolar que beneficia a 1.2 millones de niños en cinco mil 109 centros escolares.

 

Hemos puesto en funcionamiento 21 hogares de espera materna, y 14 establecimientos de salud han sido acreditados como amigos de la niñez y las madres.

 

A través del Programa Ciudad Mujer Joven, que funciona en las 6 sedes, se atendieron cuatro mil 533 niñas y adolescentes en 2016.

 

Avanzamos significativamente en la educación inicial,  hemos quintuplicado la cobertura para niñas y niños de cero a tres años de edad. También elevamos la cobertura en educación parvularia en 12 puntos porcentuales.

 

También 1.3 millones de niñas, niños y adolescentes de cinco mil 154 centros educativos públicos son beneficiados con los paquetes escolares.

 

De esta manera trabajamos por cumplir los derechos fundamentales de nuestros niños, niñas y adolescentes.

 

Hoy el llamado es a redoblar esfuerzos para impedir el embarazo en niñas y adolescentes.

 

La estrategia que presentamos este día es integral, con objetivos claros para garantizar los derechos de las niñas y adolescentes, mejorar sus condiciones de vida y transformar de manera positiva patrones socioculturales en la sociedad salvadoreña.

 

Para hacer efectivo este plan será imprescindible el trabajo intersectorial, para lo cual  se han planificado acciones estratégicas que articulen el trabajo de instituciones públicas y privadas a nivel nacional y local.

 

Trabajaremos con las familias, la sociedad organizada y otros sectores vinculados al desarrollo y bienestar de las niñas y adolescentes para disminuir el embarazo precoz.

 

Fortaleceremos la educación integral en sexualidad para garantizar la protección y reconocimiento de los derechos de niñas y adolescentes como personas sociales.

 

 

Amigos y amigas:

 

A estos nobles esfuerzos consagramos el trabajo de nuestro gobierno.

 

Invitamos a la población a unirse en este esfuerzo.

 

Sólo con el respaldo de todas y todos podemos asegurar un futuro con dignidad y bienestar para las niñas y adolescentes de El Salvador.

 

Muchas gracias.