Print Friendly, PDF & Email
  • Amigas y amigos:

 

  • A nombre de nuestro pueblo y gobierno les doy la más cordial bienvenida a El Salvador, que culmina este día su período como Presidente Pro Témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

 

Es muy grato para nosotros contar con la presencia de ustedes en el traspaso de la conducción de este organismo de integración regional, responsabilidad que hemos ejercido durante los últimos 24 meses con entusiasmo y compromiso.

 

Agradezco el acompañamiento permanente de los miembros del Cuarteto de Ministros de la CELAC, que conforman junto a El Salvador la República Dominicana, Bolivia y San Cristóbal y Nieves, así como en su momento también por Ecuador.

 

Gracias a su respaldo El Salvador pudo llevar a buen puerto la dirección de esta esencial instancia de diálogo y concertación.

 

Desde el 2017, cuando en la quinta Cumbre Ordinaria en Punta Cana, República Dominicana, se nos dio la misión de presidir la CELAC, orientamos nuestros esfuerzos a realizar acciones estratégicas para robustecer la integración de los países latinoamericanos y caribeños.

 

Con satisfacción afirmamos que El Salvador se desempeñó al frente de la CELAC con estricto apego a la Declaración Fundacional de Caracas en 2011, y a las emitidas en las cumbres siguientes, lo cual demostró la postura responsable y el compromiso de nuestras naciones con la unidad.

 

Trabajamos convencidos de que a través de la integración política, económica, social y cultural de América Latina y el Caribe podemos proyectar al mundo una potente voz, generar soluciones a las necesidades, y atender las prioridades y exigencias de nuestros pueblos.

 

Por ello, nos centramos más en nuestras coincidencias que en las diferencias, para promover el posicionamiento y la inserción efectiva de nuestra región en el ámbito internacional, al tiempo que impulsamos las alianzas en favor del progreso común.

 

Con esa visión sostuvimos numerosos encuentros y diálogos a distintos niveles con socios extra regionales como la Unión Europea, Rusia, Corea, Turquía y China, con quienes alcanzamos avances notorios en muchas áreas.

 

De estas reuniones emanaron acuerdos y compromisos en ámbitos como la política, la economía y la cooperación, que confirmaron la vigencia y relevancia de la CELAC como interlocutor de la región con el mundo.

 

Junto con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, trabajamos para fortalecer el empoderamiento de las mujeres, la seguridad alimentaria y nutricional, la agricultura familiar y el desarrollo rural.

 

Igualmente, el Grupo de Trabajo de Cooperación Internacional logró significativos resultados y fortaleció los mecanismos de colaboración entre los Estados miembros.

 

Sumado a ello, buscamos posicionar temas claves de la agenda internacional, como el fortalecimiento del multilateralismo, el comercio libre y justo, la protección y el respeto de los derechos humanos, la cooperación para el desarrollo, el cambio climático, la paz y la seguridad internacional.

 

Todo lo anterior lo realizamos en aras de contribuir a orientarnos como región hacia asuntos concretos y estratégicos, que favorezcan el desarrollo duradero, sostenible e inclusivo.

 

 

Amigas y amigos:

 

Como nación respetuosa del derecho internacional y de la soberanía de cada Estado miembro de nuestra gran comunidad, nos sentimos honrados por la responsabilidad que nos fue conferida.

 

Hemos logrado avances, pero aún hay muchos retos por afrontar. Por ello, con la convicción de que el diálogo es la mejor vía para llegar a consensos y acuerdos, hago un llamado a promoverlo para que unidos demos un renovado impulso a la integración de nuestros países.

 

Nuestro objetivo supremo, la prosperidad y progreso del pueblo, y la hermandad debe primar sobre las diferencias temporales entre los gobiernos.

 

Sigamos avanzando en los temas que nos unen, porque el consenso nacido del diálogo y la concertación es el camino más seguro para hacer de América Latina y el Caribe una región donde todos sus habitantes tengan la oportunidad de trabajar y alcanzar la felicidad.

 

Por otra parte, aprovecho esta ocasión para insistir en que el sistema de rotación de la Presidencia Pro Tempore debe ser aprobado y validado para asegurar la consolidación de la CELAC.

 

Asimismo, expreso a nuestro estimado amigo, el canciller del hermano Estado Plurinacional de Bolivia, Diego Pary, mis mejores deseos de éxito en la responsabilidad que este día asume su país con la Presidencia Pro Témpore de la CELAC, al tiempo que le solicito los haga extensivos a su presidente, mi amigo Evo Morales.

 

El Salvador estará acompañándolos como miembro del Cuarteto y sepan que pueden contar con nuestro apoyo y experiencia en cualquier momento que lo requieran.

 

Muchas gracias.