Print Friendly, PDF & Email

Amigas y amigos:

Es un honor para mí estar con ustedes, ustedes llevan adelante el progreso de este país.

Ya escuchamos la trayectoria acá que han tenido para convertirse en productores de miel con dificultades.

La primera dificultad la tuvimos hace 10 años, cuando se abandonó y olvidó al campo, cuando se ignoró que nuestras raíces vienen del maíz, del frijol, del arroz y se olvidó y abandonaron 10 años hemos recuperado la capacidad productiva del país y volver a un país que garantiza la seguridad alimentaria para su pueblo.

Además, han atravesado un nuevo momento, el momento de la modificación del clima, ese fenómeno que se llama cambio climático que ha afectado todo el oriente del país y toda la producción, la pesquera, la ganadera, la cerealera, la de frutales, la  apícola, toda ha sido afectada por ese cambio de clima.

Y como ustedes dicen y me decía el ministro, la miel de esta parte de oriente es muy estimada, porque es producida por el polen de la campañilla y eso le da a la miel un sabor muy propio de esta región.

Nosotros hemos venido trabajando no solo por restablecer y darle todo el respaldo al sector agropecuario, a la producción, a nuestros campesinos, nuestras campesinas, a nuestros productores agrícolas, sino también, estamos haciendo un proceso de traslado de la tecnología para que su producción pueda ser mayor y pueda enfrentar el fenómeno del cambio climático.

Este centro es un centro que permite que ustedes puedan tener nuevas capacidades, nuevos conocimientos, nuevas tecnologías, como se dice, buenas prácticas.

Este es ahora el momento para enfrentar este fenómeno del cambio climático, tenemos que hacer las adecuaciones necesarias para seguir produciendo, pero se requiere del esfuerzo de ustedes y de todo el respaldo de nuestro gobierno y de proporcionar la tecnología que sea necesaria para producir.

Hemos estado en el Centro de Capacitación Apícola y allí el ingeniero nos mostraba todas las técnicas que usan para producir.

Esperamos que pueda la mayoría de ustedes poder pasar por este centro y adquirir esas buenas prácticas.

Por eso les digo que para mí es un agrado estar nuevamente en Morazán, especialmente en este momento estar reunidos con ustedes, los felicito, realmente los felicito a ustedes, no desmayen, continúen siempre luchando, porque eso es lo que necesita nuestro país, el progreso.

 Este es un día muy especial también porque presentamos una política para el desarrollo y progreso de un sector que beneficia la economía del país y de muchas familias salvadoreñas.

Saludo y agradezco la presencia de los productores y agricultores de la Zona Oriental.

Nuestro gobierno ha avanzado en el crecimiento económico inclusivo, equitativo y justo, en cumplimiento de una de las metas del Plan Quinquenal de Desarrollo.

Con esa visión dedicamos importantes recursos al desarrollo de planes y proyectos en la agricultura, un sector considerado la base del sustento de los pueblos, olvidado y paralizado por los gobiernos de corte neoliberal.

Como resultado de esos esfuerzos la agricultura renació en El Salvador, con un enfoque inclusivo, con nuevas dinámicas y mejor tecnología.

La Política Nacional Apícola, que recibimos hoy de manos de los productores y del Ministerio de Agricultura, forma parte de estos empeños y constituye una valiosa herramienta para dar respuestas integrales a las demandas de este importante sector.

A nivel centroamericano, El Salvador es el segundo mayor exportador de miel de abeja, lo cual genera ingresos por 3.6 millones de dólares;

En el 2017 el país exportó más de mil 500 toneladas métricas de miel, solo superado por Guatemala.

Contamos con aproximadamente 2 mil productores activos, lo que convierte a la apicultura en un valioso rubro que favorece a la economía familiar, aporta a la seguridad alimentaria, es parte de la preservación del medioambiente y contribuye al progreso del país.

Precisamente el objetivo central de esta Política Nacional Apícola es promover el desarrollo integral y sustentable de la apicultura, en articulación con los diferentes actores en los territorios.

Se trata de una estrategia para generar empleos, elevar la oferta de productos y servicios innovadores y de calidad, por lo que prevé en un plazo de 10 años fomentar la producción, la productividad y la gestión comercial de la Apicultura.

No es casual que la presentación de esta Política tenga como escenario las nuevas instalaciones del Centro de Desarrollo para la Agricultura Familiar, CEDAF.

Esta institución es un ejemplo de cómo El Salvador transforma su vida productiva, avanza y se prepara  con modernas tecnologías para enfrentar los desafíos de su desarrollo.

Estas instalaciones modernas y totalmente equipadas son parte de un proyecto que impulsa y dinamiza la productividad agropecuaria, y fortalece a los sectores productivos de la región oriental.

 

Nuestro gobierno ha demostrado su compromiso con todos los sectores productivos del país. Miles de salvadoreños, en diferentes rubros, han recuperado la esperanza y reactivado sus proyectos.

Invertimos y protegemos las economías locales, familiares e incentivamos los emprendimientos y la formación agrícola con becas a la juventud.

Además, avanzamos en la implementación de iniciativas que empoderan y fortalecen a los sectores productivos del país.

Ejemplo del cumplimiento de ese compromiso es que realizamos la más grande renovación del parque cafetalero en la historia de El Salvador.

De 2014 a 2018, en un trabajo conjunto entre caficultores y gobierno, se sembraron 115 millones de plantas resistentes a la roya y de alto potencial productivo.

También fortalecimos la investigación, innovación y transferencia tecnológica a los caficultores.

Simultáneamente, hemos impulsado el desarrollo del sector pesquero y acuícola:

Sólo en el periodo 2014-2016 esas producciones se duplicaron, para beneficio de la economía nacional y de las cerca de 30 mil familias que dependen de esos rubros.

Entre otros logros, se ha garantizado la sostenibilidad en la producción de camarón.

En ese sector hemos abierto también nuevas puertas a la cooperación internacional.

En el marco de la estratégica relación bilateral establecida con la República Popular China, esta semana recibimos la primera misión del país asiático que estuvo liderada por el Instituto de Investigación de Pesquerías Marinas de China.

Las autoridades chinas reconocen el potencial del sector pesquero salvadoreño, y consideran que la producción de camarón marino, tilapia en estanque y moluscos, son áreas que merecen ser respaldadas mediante cooperación.

Por otra parte, el cultivo del cacao, una semilla que posee un alto valor económico y cultural para el país, la hemos fortalecido durante nuestro gobierno.

Este renglón incrementó su producción en más de un 800 por ciento desde 2014 a 2018 y, gracias al respaldo y la confianza generada por nuestro gobierno, el número de productores está aumentando.

El cacao salvadoreño ha renacido y se ha posicionado a nivel internacional por su calidad. En octubre de 2017 fue reconocido entre los 18 mejores del mundo.

En agosto del pasado año, funcionarios del gobierno junto a los productores y autoridades del Ministerio de Agricultura, lanzamos la Política para el Desarrollo de la Cadena del Cacao El Salvador, que asegura la ruta de crecimiento para este sector en los próximos años.

El crecimiento de los sectores productivos de la nación también se refleja en el incremento en más del 8 por ciento en las cosechas de hortalizas y frutas.

Estos logros son resultado del respaldo de nuestro gobierno a las familias que viven de la agricultura.

Hemos entregado 2.9 millones de paquetes agrícolas, una cifra récord, que supera ampliamente a los entregados por otros gobiernos.

Gracias a este impulso, la producción nacional alcanzó cifras históricas. El ciclo 2017/2018 dejó como resultado una producción de más de 26 millones de quintales de granos básicos.

El país avanza a buen paso en la ruta de la seguridad alimentaria y nutricional. Es fundamental que como gobierno y población respaldemos a nuestros productores, impulsando medidas que les favorezcan.

Amigos y amigas apicultores:

Les ratifico el compromiso de mi gobierno con este importante sector productivo.

La Política Nacional Apícola es el resultado del trabajo de todos ustedes y expresa  su determinación de continuar trabajando por un futuro más prometedor.

Felicito y agradezco a los productores que trabajaron en la creación de la política y a los equipos del Ministerio de Agricultura que acompañaron este proceso. Se merecen un fuerte aplauso por delinear esta ruta

Mi gobierno seguirá respaldándolos para hacer de este rubro un ejemplo de la agricultura familiar. Vamos a legar a todos ustedes las condiciones para que sean un sector en constante crecimiento.

Es importante que continuemos fortaleciendo la dinámica de trabajo generada entre gobierno y productores.

Nuevos logros nos esperan si seguimos unidos en el propósito de alcanzar mayor desarrollo económico y social, a favor del crecimiento económico y las condiciones de vida de la población.

En manos de ustedes y de todo el pueblo está garantizar la continuidad de estas políticas que favorecen a sus familias y de las otras a las que brindan empleos.

Sigan unidos y luchen porque esta Política Nacional Apícola, que es fruto de su esfuerzo, sea continuada por el próximo gobierno y así garantizar su futuro y el de sus hijos.

Muchas gracias.

 

Morazán, 24 de enero de 2019