Print Friendly

 

  • Hermanos, hermanas, compañeros y compañeras, es un honor para el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional estar junto al hermano pueblo de Nicaragua, junto al Frente Sandinista, junto a Daniel, Junto a Rosario.

 

Esta fiesta patria de la República de Nicaragua expresa la fuerza, el entusiasmo y la capacidad de un pueblo de construir progreso y futuro.

 

Quiero saludar a los indiscutibles líderes de este proceso nicaragüense, al Presidente Daniel Ortega, a la Vicepresidenta Rosario Murillo, ellos conducen este proceso y reafirman en esta Plaza que la Revolución Sandinista continúa adelante construyendo paz, progreso, felicidad, llevando a los jóvenes a tomar el liderazgo de este proceso que les da a las mujeres los espacios para que sean actores decisivos en el proceso y los trabajadores juntos, gobierno, pueblo y frente sandinista son un ejemplo para América Latina y para el mundo.

 

El Salvador y Nicaragua estamos unidos por una historia común, una historia de lucha, una historia de sacrificios, una historia que ha costado vidas pero que también ha construido felicidad.

 

Farabundo Martí junto a César Sandino, son héroes entrañables de la lucha centroamericana y de respeto a la independencia de nuestros pueblos.

 

Esa sangre nos une, esa sangre nos marca el camino para seguir construyendo la paz, en la prosperidad y la felicidad en Centroamérica.

 

También quiero expresar un noble saludo al vicepresidente de Cuba, Díaz Canel, al presidente Evo Morales, y a todos los representantes de los países que están aquí junto a ustedes.

 

Aprovecho también para desear un saludo a los dirigentes de los partidos políticos que se han reunido aquí en Managua, en el Vigésimo Tercer Foro de Sao Paulo.

 

El Foro de Sao Paulo es el encuentro de la izquierda más grande del mundo, y ahora se ha discutido y han salido resoluciones importantes, pero se ha fortalecido más algo que ustedes lo están demostrando: que los pueblos si no se unen, sin la unidad de los pueblos es muy difícil alcanzar conquistas.

 

Hay un compromiso de todos nosotros de marchar unidos, de enfrentar los desafíos como los hemos enfrentado toda la vida.

 

El Foro de Sao Paulo a lo largo de sus 23 años ha sido un espacio de reflexión, hay sido un espacio para celebrar los triunfos y para analizar autocríticamente los avances y los retrocesos.

 

Pero también el Foro de Sao Paulo es la unión de voluntades de lucha, de lucha permanente ante los triunfos y ante las adversidades.

 

Ahora se ha reafirmado que necesitamos una Latinoamérica unida, una Latinoamérica solidaria, pero también necesitamos una América Latina integrada como región.

 

Centroamérica como región está en proceso de unirse, pero también tenemos que construir esa unidad de Latinoamérica y el Caribe, como fuerzas que podemos construir nuestros destinos con independencia y soberanía.

 

Quiero finalizar saludando a los jóvenes, saludando a las mujeres, saludando al Frente Sandinista, diciéndoles que nuestra lucha continúa, la lucha es permanente, la lucha es siempre.

 

Viva la revolución sandinista, viva César Augusto Sandino, viva Daniel, viva Rosario, viva Nicaragua.