Print Friendly

Estimados empresarios:

Reciban un fraterno saludo en este nuevo Encuentro Nacional de la Empresa Privada, que tiene como tema “Empleo y desarrollo”, dos de las grandes prioridades de nuestro país, y por las cuales trabaja permanentemente mi gobierno.

Doy la más cordial bienvenida al señor Jorge Quiroga, ex presidente de la República de Bolivia, y a todos los distinguidos invitados.

Reitero mi reconocimiento al trabajo de la empresa privada en función del progreso económico, social y cultural de El Salvador. Esta es una responsabilidad de todos los sectores de nuestra sociedad.

Celebramos este ENADE con noticias alentadoras.

Desde el inicio de mi gobierno en el 2014, hemos avanzado 45 posiciones en el Doing Business, pasando del puesto 118 al 73.

Significa que mejoramos las condiciones para hacer negocios y atraer inversión.

Estamos posicionados como una de las 10 economías con una mejora notable y con más reformas en materia regulatoria en América Latina.

Esto nos indica que en 3 años el país avanza sostenidamente y crea las condiciones para la inversión y el desarrollo.

Tales resultados son expresión de la confianza de los organismos internacionales, lo cual nos reta a seguir construyendo juntos esta patria que tanto amamos.

Uno de los lineamientos principales del Plan Quinquenal de Desarrollo es facilitar la inversión y los negocios.

Con nuestra Política de Mejora Regulatoria, simplificamos trámites y servicios públicos, volviéndolos más eficientes, a fin de estimular la actividad económica y el bienestar de la población.
Con esos esos objetivos creamos el Órgano de la Mejora Regulatoria.
Este Órgano es producto del acuerdo de Fomilenio II, para impulsar un clima de negocios, atraer inversión y reducir los costos para los ciudadanos y las empresas.

Gracias a este organismo agilizamos procesos burocráticos, trámites, y mejoraremos la legislación para eliminar obstáculos a los inversionistas.

Asimismo, iniciamos en septiembre el Proyecto de Simplificación y Registro de Trámites y Servicios, algo sin precedentes en el país que disminuirá la carga administrativa en los 13 ministerios del órgano ejecutivo hasta en un 20 por ciento.

También presentamos a la Asamblea Legislativa el proyecto de Ley de Procedimientos Administrativos, cuya aprobación agilizará el funcionamiento de todo el aparato gubernamental.

Señoras y señores:

Es satisfactorio informar que la economía salvadoreña alcanza niveles sostenibles durante 10 trimestres consecutivos del 2 por ciento arriba del crecimiento potencial, según datos establecidos por diferentes organismos.

La previsión para este año es de 2.4 por ciento y de 2.5 para 2018.

Al cierre del tercer trimestre del presente año, las exportaciones de El Salvador superaron los 4 mil millones de dólares, con un crecimiento de 5.7 por ciento con respecto a 2016.

Este aumento ha sido impulsado por el buen desempeño de la industria manufacturera y la agricultura.
Como gobierno apoyamos diversas áreas para la expansión del crecimiento.

Alcanzamos una producción de granos básicos de 26.2 millones de quintales, superior en un 25.5 por ciento a la cosecha 2015–2016.

Recuperamos a la caficultura nacional del daño de la roya, y tenemos expectativas de que la cosecha que inicia sobrepasará un millón de quintales.

También comenzamos la reactivación del café, logrando importantes acuerdos con el sector cafetalero y diversas fuerzas políticas.

Durante el pasado año en construcciones se ejecutaron 382 proyectos en infraestructura vial, transporte y otros, con una inversión de 225.2 millones, contribuyendo al dinamismo de la economía y el comercio.

También apoyamos las construcciones con permisos de factibilidad de agua para la ejecución de 147 proyectos, por un monto de mil 800 millones de dólares.

Otro tema fundamental para nuestro gobierno es la generación de energía limpia y renovable.

La inversión pública y privada ha propiciado un incremento en la capacidad de generación instalada nacional en 2017 a mil 899 megavatios.

Al inicio de nuestra gestión, dicha capacidad ascendía a mil 587 megavatios.
Impulsamos un importante asocio público privado para el desarrollo de la industria aeronáutica del país. Con una inversión significativa del sector público, la empresa AEROMAN, se ha convertido en el centro aeronáutico de mantenimiento más grande de América Latina.

El avance de nuestra economía es propiciado, además, por el consumo en los hogares, impulsado por el incremento anual de las remesas en un 7.2 por ciento, y el aumento de los salarios reales del sector formal en un 4.4 por ciento.

Tenemos un sistema financiero robusto. El ahorro de los salvadoreños ha crecido un 9 por ciento respecto al 2016. Por otra parte, los prestamos crecieron 4.8 por ciento y el crédito a las empresas ascendió a más de 5 mil 800 millones, que representa el 45 por ciento del crédito total.

Destacamos que el incremento al salario mínimo ha traído resultados muy positivos: no se registran pérdidas de empleo, todo lo contrario, se generaron más, crece la inversión y miles de familias mejoraron su calidad de vida.

Aprovecho para anunciar que he presentado la iniciativa de Ley de concesión del puerto de La Unión para superar obstáculos que han impedido su desarrollo.

Próximamente presentaré a la Asamblea Legislativa un proyecto de ley para la creación de una zona económica especial en el puerto de La Unión.

Estimados empresarios:

La economía nacional atraviesa por un buen momento.

Como gobierno continuaremos implementando medidas para consolidar nuestros avances que son reconocidos por organismos internacionales como el Banco Mundial.

Aún hay asuntos que necesitan soluciones, específicamente el tema fiscal requiere del trabajo y compromiso de todos.

La reciente aprobación de la reforma al sistema de pensiones es un hecho significativo, pues permitió liberar la presión de las finanzas públicas y asegurar un futuro digno para los jubilados.

Esta reforma nos indica el camino a seguir en materia de acuerdos.
Agradezco el papel de la empresa privada en dicha reforma y en la búsqueda de consensos para un acuerdo fiscal, que de predictibilidad y estabilidad en las finanzas públicas para este y el próximo gobierno

Veinticinco años después de los acuerdos de Paz, El Salvador debe seguir avanzando.

Aún existen transformaciones pendientes en nuestra agenda de desarrollo, pero estoy seguro de que ustedes están dispuestos a trabajar para lograr nuevos acuerdos en beneficio del país.

Mi gobierno reafirma su vocación por el diálogo, mecanismo de trabajo que ha brindado muchos frutos en áreas como seguridad, protección al medio ambiente, educación y la recuperación de la caficultura.

Hemos demostrado con hechos ser un gobierno participativo, incluyente y dialogante.

Ahora debemos sumar voluntades, porque está demostrado que es posible ponernos de acuerdo en temas tan importantes para el país como generar más y mejores empleos.

Nuestra presencia en este ENADE ratifica el compromiso de mi gobierno de fortalecer los vínculos con el sector privado, que mejoren las condiciones para un mayor crecimiento económico, atraer inversión nacional y extranjera para favorecer el bienestar de la nación.

Les invito a seguir construyendo entre todos un El Salvador más productivo, educado y seguro, el país que todos queremos y necesitamos.

Muchas gracias

 

San Salvador, 13 de noviembre de 2017