Print Friendly, PDF & Email

Escuchamos a Johana su relato sobre el camino que tuvo que tomar, por no encontrar en el país oportunidades.

Creo que si cada uno de ustedes comentara su experiencia, son experiencias dolorosas, porque no han encontrado en este país oportunidades.

Las personas que migran, según los estudios, lo hacen por la búsqueda de mayor oportunidad en otras partes.

Familias enteras deciden tomar ese camino para buscar mejor oportunidad de desarrollo, porque no ven esperanzas, no ven aquí en el país esa posibilidad.

Otra de las segundas causas es el tema de la inseguridad, el no poder vivir aquí en tranquilidad.

Son causas que están presentes, pero desde el 2009 hemos querido transformar este país.

Esto que les entregamos ahora no es un proyecto de asistencia, sino un proyecto de transformación, nosotros creemos y sabemos que ustedes se van a convertir en actores de transformación de este país; porque este país necesita generar una dinámica económica y son los sectores de la pequeña, mediana y microempresa, los que generan mayor riqueza en el país y mayores oportunidades de trabajo.

Como lo dijo uno de los emprendedores, “mi objetivo es ahora hacerme dueño de esta empresa, pero más que eso es generar oportunidades para tener empleo, para darle oportunidad a la gente”.

Ese es el esfuerzo que hemos querido hacer en estos 9 años y en el cual nos hemos unidos, no solo una institución, sino muchas instituciones para trabajar con el proyecto Co inmigrantes, para darles oportunidades a aquellas personas que retornan.

Nosotros queremos transformar este país para que emigrar sea una oportunidad y no algo en lo cual las familias se vean obligadas a hacer, porque no tienen oportunidades en el país.

Esa es la gran transformación que estamos llevando adelante, y todos los programas tienen que ver con eso, los programas educativos, los de salud, de emprendimiento, y atraer inversión.

Me decía un amigo: “excelente la decisión que tomaron de abrir relaciones con China, yo estoy enseñando inglés y ya voy a comenzar a trabajar, a preparar personas para que se vayan para China a enseñar inglés”.

Hay muchas oportunidades para sus proyectos. Cada uno de ustedes, además de engrandecer y tener oportunidades para su familia, también puede convertirse en un actor fundamental de esa transformación que necesita este país.

Este país tiene a los salvadoreños que se caracterizan por esa gente emprendedora, trabajadora, con mucha inteligencia y con mucha capacidad, también que tenemos la oportunidad, como decía Ileana, de sumar más fuerzas y en la medida que ustedes progresen vamos a sumar más fuerzas.

Esa es una visión que este gobierno ha tenido sobre el tema de migración, que nosotros la vemos como un derecho que tienen las personas, pero no por causas obligadas, sino para buscar fortalecer aún más al país.

Y este acto tiene ese propósito, generar en ustedes la semilla, la esperanza de que podemos transformar este país.

La entrega de capital semilla para que las personas que han retornado al país inicien sus proyectos de emprendimiento, abre oportunidades de progreso y expresa la convicción de mi gobierno de que somos una sola nación.

Demuestra con hechos nuestras políticas de inclusión, de otorgar a todas y todas las posibilidades de trabajar por una vida mejor en nuestra querida patria.

Las personas que retornan a El Salvador son ciudadanos capaces de aportar al desarrollo, por lo que merecen reinsertarse adecuadamente a la vida del país.

Ustedes demuestran que en El Salvador se puede progresar, que es posible mantener unida y con bienestar a las familias, y que pueden encontrar aquí las vías para su sustento y superación.

Por muchos años otros gobiernos simplemente ignoraron a la población salvadoreña que retornaba al país, a la que se discriminaba y le eran negados sus derechos.

Por ello, fortalecimos la atención a los compatriotas que regresan del exterior, y creamos las condiciones para que su proceso de reinserción se cumpliera de manera digna.

Para garantizar ese derecho el gobierno implementó mecanismos y programas que permiten a nuestros compatriotas retornados reincorporarse a la dinámica productiva y social del país y de sus comunidades.

El Programa El Salvador es Tu Casa es parte de la estrategia integral orientada a brindarles una atención especial que favorezca su reintegración plena al ámbito social, laboral y productivo, con oportunidades para la superación.

Como parte de esta iniciativa ponemos en marcha el proyecto piloto de Reinserción Económica y Psicosocial para Personas Retornadas, el cual se ejecuta con el apoyo de CONAMYPE.

No tengo ninguna duda de que ustedes se van a convertirse en buenos empresarios, con la experiencia que conozco de CONAMYPE que tiene una asistencia permanente, que no abandona a las personas, sino que trabaja permanentemente con ellos.

Por ello aquí hay un equipo especializado que tiene una larga experiencia, y sé que van a convertirse en empresarios y que van engrandecer nuestro país.

Este proyecto impulsa el emprendimiento para el desarrollo de iniciativas productivas en suelo salvadoreño.

Por esa vía potenciamos negocios emergentes y brindamos oportunidades de superación a salvadoreños que han regresado del exterior, y que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad.

Hoy entregamos capital semilla, por un monto superior a los 3 mil 500 dólares,  a 144 emprendimientos para que puedan iniciar sus negocios.

Los que reciben este apoyo provienen de varios departamentos y sus negocios se ubican dentro de rubros con gran  potencial de crecimiento, lo que significa una mejora en la dinámica comercial y productiva del país.

Amigas y amigos:

En nuestro Plan Quinquenal de Desarrollo, donde planteamos  las metas para el progreso de El Salvador, establecimos como primer objetivo dinamizar la economía nacional para generar oportunidades de prosperidad a las familias.

Tras la ratificación de la Ley Especial de Protección y Desarrollo de la Persona Migrante y su Familia, impulsada en el primer gobierno del cambio, creamos dos programas: uno para dar asistencia y protección humanitaria y otro para la atención a la migración y el desarrollo.

También facilitamos la creación de los Consejos Ciudadanos de Comunidades de Salvadoreños en el Exterior, con el fin de establecer un dialogo, planificar y organizar a este sector.

Actualmente se han constituido esos Consejos en más de 20 ciudades del mundo.

La Política Nacional de Protección a la Persona Migrante Salvadoreña y su Familia es la primera estrategia en el país que promueve la inclusión, protección y defensa de los derechos de los salvadoreños migrantes.

En ese sentido, durante mi gobierno luchamos por la estabilidad de los compatriotas radicados en Estados Unidos, beneficiados con programas temporales como DACA y TPS.

Aquí en el Salvador desarrollamos programas como Salud 503, que brinda acceso a los salvadoreños en el exterior y sus familias al Seguro Social.

A través del Fondo Social para la Vivienda otorgamos facilidades de créditos a salvadoreños que regresan al país, para la construcción de una vivienda digna con el Plan Vivienda Cercana.

Históricamente, nuestro pueblo ha recurrido a la emigración a causa de las condiciones impuestas durante décadas por sistemas excluyentes y despóticos.

Nuestro Gobierno reconoce la migración como un derecho. Por lo tanto, toda nación que cumpla lo establecido en los Derechos Humanos debe garantizar protección y respeto hacia los migrantes, poniendo como prioridad la dignidad humana por encima de las fronteras.

Para fortalecer el cumplimiento de derechos y dar protección a los migrantes, El Salvador junto a las naciones del Triángulo Norte y México, suscribimos una declaración para implementar un Plan de Desarrollo Integral que impulse acciones que generen oportunidades de progreso para la población.

Este importante acuerdo fue uno de los primeros actos del nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien la suscribió el pasado día 1 de diciembre tras tomar posesión de su cargo.

Agradezco al presidente López Obrador este gesto de hermandad con nuestras naciones y le reitero la decisión de El Salvador de continuar estrechando los vínculos históricos de amistad y cooperación entre nuestros dos países.

El Plan de Desarrollo Integral está en concordancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, y el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular.

Con esta estrategia, afrontaremos el fenómeno de la migración desde sus causas estructurales, previniendo la migración irregular, combatiremos la pobreza  y brindaremos oportunidades de desarrollo para la gente en sus países de origen.

Es oportuno decir, que mi Gobierno ha realizado acciones sin precedentes para impulsar un desarrollo social equitativo, con oportunidades y beneficios dentro del país para todo el pueblo.

Es por eso que invertimos la mitad del presupuesto nacional en el área social, para que la población tenga acceso a servicios básicos y a una vida digna.

Fortalecimos la educación, que ahora es gratuita desde la primera infancia hasta la universidad. Impulsamos la agricultura, base del desarrollo de la nación, obteniendo cosechas record de granos básicos.

Profundizamos en la Reforma de Salud, eliminamos los cobros en los hospitales y construimos nuevos centros de atención médica, mejoramos la cobertura de esos servicios y erradicamos enfermedades prevenibles.

Favorecimos la economía y el poder adquisitivo de las familias con un aumento del salario mínimo, y los subsidios al gas, agua potable, energía eléctrica y el transporte público.

Con importantes logros, enfrentamos el fenómeno de la violencia como nunca antes lo hicieron otros gobiernos, con una estrategia integral que pone énfasis en la prevención del delito y el respeto a los derechos humanos.

Reitero que mi gobierno continuará defendiendo los intereses de los salvadoreños en cualquier parte del mundo.

Vamos a seguir fortaleciendo el apoyo y la atención a los salvadoreños retornados al país, haciendo cumplir su derecho a tener oportunidades de prosperidad y a una vida digna.

Estoy convencido de que los negocios que emprenderán con esta ayuda tendrán éxito, gracias a su talento, empeño y creatividad.

Ustedes son ejemplos de firmeza al no dejarse vencer por las dificultades, y de la perseverancia y valentía que caracterizan a los salvadoreños.

A todas y todos, mis deseos de que triunfen en esta nueva etapa de sus vidas.

Muchas gracias.