Print Friendly, PDF & Email

Hoy conmemoramos el Día del Soldado Salvadoreño con honores para nuestros hombres y mujeres que representan dignamente a la Fuerza Armada de El Salvador, institución histórica que asume con valentía y patriotismo los actuales desafíos que enfrenta la nación.

Un saludo especial a todas y todos los miembros de la Fuerza Armada, conscientes del decisivo papel que desempeñan en la sociedad, y por el prestigio y confianza que han ganado en el estricto cumplimiento de su misión constitucional.

Es creciente dentro de sus responsabilidades el apego al respeto de los derechos humanos, su capacidad de modernización y la solidaridad expresada en las misiones de paz de Naciones Unidas en varios países.

Reitero mi apoyo al señor ministro de la Defensa Nacional, a los miembros del Alto Mando y a los comandantes de unidades militares.

Durante nuestra gestión en los últimos cinco años, la Fuerza Armada ha demostrado su vocación de servicio, trabajando con excelencia por el bienestar de todos los salvadoreños.

En el Día del Soldado Salvadoreño reconocemos el importante aporte de esta institución en la construcción de un nuevo país, iniciada a partir de la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, acontecimiento que convirtió a El Salvador en ejemplo para el mundo de lo que se puede lograr a través del diálogo, la solución pacífica de conflictos y la estabilidad democrática.

Estimados miembros de la Fuerza Armada:

Durante nuestra gestión hemos afrontado históricos problemas del país con una visión integral, lo que ha requerido de la articulación entre las diversas instituciones del gobierno.

Tal es el caso de la violencia, para lo cual hemos trabajado con un enfoque que prioriza la prevención desde las comunidades, con el fin de restablecer el tejido social y generar nuevas oportunidades para los sectores poblacionales más vulnerables.

La labor desplegada por la Fuerza Armada ha sido fundamental en este empeño por la tranquilidad de las familias salvadoreñas.

Más de 14 mil efectivos militares participan en diversas tareas de seguridad ciudadana en respaldo a la Policía Nacional Civil.

Los resultados son evidentes: Hemos logrado reducir los homicidios en un 40 por ciento y disminuido considerablemente la incidencia de otros delitos como robos, hurtos y extorsiones.

Lamentablemente en esta tenaz lucha contra la violencia y la criminalidad han caído valiosos miembros de la Fuerza Armada.

Ellos son héroes a los que rendimos un sentido homenaje, porque como ejemplares soldados ofrendaron su vida en el cumplimiento del deber patrio. Su entrega y sacrificio alientan el anhelo de nuestro pueblo por la tranquilidad y la paz social.

Nos unimos al dolor de sus familiares y les expresamos nuestro total respaldo, y la confianza de que trabajamos sin descanso para que los autores de esos crímenes comparezcan ante la justicia.

Actualmente, la Fuerza Armada dispone de recursos asignados para beneficiar a las familias de soldados afectadas por la violencia.

Reiteramos que la Fuerza Armada mantendrá su protagonismo y noble misión por defender a la población de la criminalidad.

En estos años ha sido relevante también su aporte en el combate al narcotráfico. Solo en este quinquenio se incautaron más de 33 mil kilogramos de cocaína valoradas en 889 millones de dólares en los mercados ilegales. 

Agradecemos el respaldo que, en cumplimiento del mandato constitucional y como parte del Sistema de Protección Civil, la Fuerza Armada brinda con eficiencia y prontitud a la población en situaciones de emergencias.

Asimismo, como miembro de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas y la Fuerza de Tarea Trinacional, la Fuerza Armada contribuye a la seguridad, desarrollo e integración militar de la región, defendiendo la democracia, la libertad y la paz en Centroamérica.

El profesionalismo de la Fuerza Armada de El Salvador está presente también en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz solicitadas por la Organización de Naciones Unidas.

Actualmente efectivos salvadoreños cumplen misiones de paz en Malí, Líbano, el Congo, Sudán y Sudán del Sur, demostrando que somos un país solidario y comprometido con la paz mundial.

Felicito a los efectivos que son parte de estos contingentes internacionales. Nos enorgullece que su labor ponga en alto el nombre de nuestro país ante el mundo.

Señoras y señores:

En nombre de nuestro pueblo agradecemos a la Fuerza Armada su intensa actividad, lealtad a la Constitución, profesionalismo y compromiso en la consolidación de la paz y la democracia para alcanzar mejores niveles de seguridad y convivencia ciudadana.

Mis felicitaciones a todos los miembros de la Fuerza Armada Salvadoreña en el Día del Soldado, en especial a los generales recién ascendidos, cuya experiencia es de gran valor para la defensa nacional, y a los cadetes juramentados en esta ceremonia, quienes tienen ante sí la responsabilidad de mantener en alto la disposición combativa de nuestros efectivos militares.

Extendemos las congratulaciones a los galardonados con la Estrella al Mérito por servicios distinguidos, y a los oficiales y suboficiales con 30 años dentro de nuestra institución armada, así como al personal mejor evaluado en sus respectivas unidades.

Un reconocimiento especial para los condecorados por haber sido heridos durante la ejecución del Plan de Campaña Nuevo Amanecer, implementado para brindar seguridad pública en 58 municipios considerados de mayor incidencia delincuencial a nivel nacional.

Estas son muestras de que la Fuerza Armada de El Salvador es representante de la gran transformación que tuvo nuestro país con la firma de los Acuerdos de Paz, responsabilidad que debe consolidar en aras de la democracia, la paz, el respeto de los derechos humanos y como garantía de nuestra soberanía.

Continuar consolidando la paz y mejorando la tranquilidad de las familias salvadoreñas es uno de los grandes retos de los actuales y futuros miembros de esta institución.

Estamos seguros de que la construcción de un país más justo y próspero para los salvadoreños seguirá contando con el valioso desempeño, valor, dedicación, disposición combativa y profesionalismo de la Fuerza Armada.

Muchas gracias.

San Salvador, 7 de mayo de 2019