Print Friendly

Quiero saludar a todas las familias presentes esta mañana y les pido se den un fuerte aplauso, gracias por estar acá, gracias por hacer de esta entrega uno de los actos más significativos de mi gobierno, que tiene el compromiso de apoyar a la gente más humilde y más pobre.

Ustedes son la fuerza que alimenta al país, son campesinos que dedican su vida a trabajar la tierra y llevar los alimentos a las familias salvadoreñas, por eso les agradecemos el esfuerzo de viajar desde sus lugares hasta este acto.

Queridas familias:

Celebramos este acto cuando faltan pocos días para la navidad, una época del año llena de alegría y de reflexión sobre lo que hemos construido y más importante todavía, todo lo que debemos seguir haciendo por el bienestar de la gente.

Tenemos muchas razones para sentirnos alegres, porque para ustedes esta será una navidad totalmente distinta, al lograr sus sueños de ser legalmente los dueños de los terrenos que habitan y cultivan.

Para mí y mis compañeros de gobierno significa también la satisfacción del deber cumplido y para el cual nos eligieron.

El logro de la felicidad en la decisión que nos une, para eso trabajamos y consagramos todos nuestros esfuerzos y el acompañamiento que hacemos de sus luchas, que son las nuestras.

Esos lazos de unidad son posibles cuando el gobierno es del pueblo y para el pueblo. Esa es la esencia de la democracia.

Cuando les hablo de la alegría de la navidad no es para decirles que estas escrituras son el mejor regalo que reciben en estas fiestas. Este no es un regalo, es un derecho conquistado por sus largos años de lucha, por su constancia y firmeza, por nunca perder la esperanza.

Ese es el pueblo salvadoreño, que lucha incansablemente por sus derechos y que no se dejará quitar todo lo alcanzado en estos más de ocho años de gobiernos del Cambio.

Hoy celebramos una conquista más de la gente del pueblo.

Ahora 2 mil 455 familias reciben escrituras de propiedad y legalmente se convierten en dueños de las tierras, que durante muchos años trabajaron y habitaron.

Para mi gobierno ha sido una prioridad garantizar el crecimiento de sus comunidades.

Es satisfactorio ser parte de la alegría que hoy experimentan ustedes, luego de esperar muchos años para obtener la propiedad de sus terrenos.

Felicito a las familias beneficiadas, porque es un triunfo de todos en el empeño de alcanzar bienestar y prosperidad.

Con la eficiente gestión de la presidenta del ISTA, Licenciada Carla Alvanés, su equipo de trabajo y del Centro Nacional de Registros, fue posible solucionar varios procesos hasta su feliz término.

Tal es el caso de la Cooperativa Buena Vista, de La Libertad, donde 500 personas reciben sus escrituras, o el de la Cooperativa San Francisco de El Paisnal, que después de 10 años de engaños de abogados y consultores, sus asociados ven cumplido su sueño de ser propietarios.

Sabemos que hay muchas cooperativas que todavía no tienen la propiedad de sus parcelas y tierras, se ha presentado por parte de un sector de la sociedad una iniciativa a la Asamblea Legislativa, que la estamos estudiando y que en horas, quizás mañana nos vamos a reunir con todos los ministros para buscar como darle respaldo a esa ley para que las cooperativas que están en deuda puedan obtener sus escrituras a través del ISTA.

También, los feligreses de la Iglesia Evangélica El Buen Camino esperaron 26 años para obtener su escritura, la que ahora les garantiza celebrar sus actividades religiosas en ese lugar.

Amigas y amigos:

El trabajo del Sector Campesino es de vital importancia para garantizar la seguridad alimentaria de la población y el suministro de muchos insumos al área productiva.

Sobre esa base reafirmamos nuestro compromiso de fortalecer a las familias campesinas de El Salvador, como parte de las inversiones en el desarrollo social, a pesar de las críticas de la oposición que consideran esos esfuerzos un despilfarro.

Esa injusta interpretación de las políticas a favor de los que nuestro gran poeta Roque Dalton llamó los olvidados de siempre, es una importante razón para reflexionar en esta navidad.

A manera de ejemplo, pensemos sobre estos datos:

Durante los 8 años de los gobiernos del cambio se han otorgado 70 mil 163 escrituras de propiedad.  En los tres años de este gobierno, incluyendo la entrega de hoy, hemos beneficiado a más de 28 mil familias con la legalización de sus terrenos.

Ahora, fíjense en estos datos:

En 20 años los gobiernos de ARENA solo entregaron 20 mil escrituras, generalmente en períodos electorales, en una etapa de falsas promesas y engaños, pues decían trabajar por ustedes y lamentablemente nunca lo hicieron.

En todo eso tenemos que pensar en esta etapa navideña y de año nuevo.

Esas son razones para ratificar nuestra firme voluntad de continuar los programas y políticas en favor de las familias, la niñez, la juventud y las mujeres, aunque la derecha en sus egoístas fines electoreros los califique de despilfarro.

Amigas y amigos:

Nuestro trabajo en el gobierno ha agilizado el Programa de Transferencia de Tierras, habilitamos los accesos a sus comunidades y empoderado a las mujeres campesinas.

Ahora ustedes tienen fortaleza para producir, más sostenibilidad económica e incluso pueden generar fuentes de empleo.

A través del Programa de Desarrollo Agropecuario del ISTA hemos beneficiado alrededor de 40 mil familias campesinas con la entrega de insumos y vacunación de animales, lo que favorece también su seguridad alimentaria.

El proyecto de la granja avícola inaugurado el mes pasado por el ISTA mejora la calidad de vida de las mujeres beneficiarias al generar alimentos y además ingresos adicionales para sus hogares.

Esa iniciativa contribuye a que las familias campesinas tengan una producción rentable y mejoren sus posibilidades de vivir mejor.

Igualmente, a través del ISTA ayudamos a la educación de sus hijos y el crecimiento de sus comunidades.

Esos esfuerzos han permitido transferir 104 inmuebles al Ministerio de Educación de los centros escolares ubicados en terrenos del ISTA, además a alcaldías y al Ministerio de Salud.

Ahora muchos de ustedes son parte de los programas y proyectos de mi gobierno, trabajamos juntos, escuchamos sus opiniones, sugerencias y propuestas, gracias a la decisión histórica de impulsar la participación ciudadana.

Por esa vía 50 mil personas han sido participes de la toma de decisiones coordinadas por el ISTA, para mejorar el trabajo de la Institución en favor de ustedes y sus comunidades.

Ampliamos la Mesa Consultiva de Lideresas Campesinas, con el fin de consolidar y fortalecer su trabajo en beneficio de sus integrantes.

Felicito este gran trabajo del ISTA, su presidenta, la licenciada Alvanés y su equipo de trabajo, al MAG, al CENTA y otras instituciones de gobierno por este gran cambio en nuestros campos.

Antes del 2009, la agricultura salvadoreña estaba paralizada, condenada al abandono y a la pobreza.

Hoy, es uno de los sectores más dinámicos y prósperos de nuestra economía. Hemos crecido 2.4 por ciento en la economía, aunque le duela a la derechas tenemos tres años de crecimiento económico permanente, y el sector más dinámico en estos tres años es la agricultura que ha crecido más del cuatro por ciento debido al esfuerzo y trabajo de ustedes, que también ayudan al desarrollo del país.

Es un cambio muy profundo, que le duele a muchos sectores.

Queridas familias:

En estas fechas de regocijo y alegría familiar, mi esposa Margarita y yo les deseamos muchas felicidades y que el niño Dios traiga muchas bendiciones a sus hogares.

Disfruten en familia esta primera navidad siendo dueños de sus terrenos.

El próximo año seguiremos trabajando por ustedes para proporcionarles protección jurídica a sus tierras y el crecimiento económico de las familias, por su empoderamiento y la seguridad alimentaria de todos los salvadoreños.

Fortaleceremos la educación de los niños, niñas y jóvenes y la salud de la población, con la visión de que puedan superarse y contribuir con todos nuestros programas de gobierno a que El Salvador sea un país productivo, educado y seguro.

Feliz navidad y próspero año 2018.

Muchas gracias

San Salvador, 20 diciembre 2017