Print Friendly, PDF & Email

Amigas y amigos: 

 

Iniciamos este nuevo año con la satisfacción de continuar profundizando la inversión en la salud pública para las familias salvadoreñas.

 

A partir de hoy ponemos a disposición del pueblo 45 nuevas ambulancias, equipadas con moderna tecnología, para brindar servicios de salud eficientes, más accesibles y de mejor calidad.

 

Son 26 hospitales nacionales y 15 Unidades Comunitarias de Salud Familiar a las que recibirán estas ambulancias para beneficiar a comunidades de todo el país, gracias a una inversión de nuestro gobierno de 4.4 millones de dólares.

 

Esta entrega es un nuevo logro de la Reforma de Salud, una de las principales conquistas durante los gobiernos del Cambio, que juntos hemos impulsado y defendemos para que no tenga marcha atrás.

 

El compromiso de nuestro gobierno es trabajar sin descanso por el bienestar de los salvadoreños y salvadoreñas.

 

Para avanzar en ese camino de transformación invertimos en los tres primeros años de nuestra gestión la cifra récord de siete mil millones de dólares en el área social para que las familias tengan más oportunidades y mejores condiciones para vivir y desarrollarse.

 

A esa importante cantidad se suman los más de dos mil 400 millones de dólares destinados al área social en el Presupuesto General de la Nación para 2018, propuesto por nuestro gobierno y aprobado por la Asamblea Legislativa.

 

Reitero mi gratitud y reconocimiento a las diputadas y diputados de todos los partidos por la aprobación del Presupuesto y su financiamiento, una decisión que contribuirá al desarrollo y estabilidad del país.

 

Una vez más el diálogo con acuerdos ofrece resultados positivos para El Salvador y nos confirma que es la mejor ruta para avanzar en el desarrollo y progreso de nuestro país, es el diálogo y la conquista de acuerdo.

 

Reconozco en esta aprobación hecha por la Asamblea Legislativa el espíritu de diálogo y de poner al centro los intereses del país que debe regir siempre en El Salvador, y que nos permitió hace 26 años, el 16 de enero de 1992, la firma de los Acuerdos de Paz.

 

La aprobación del Presupuesto 2018 nos permite continuar en la ejecución de los programas y proyectos de desarrollo social y económico, generar empleos y oportunidades a las familias y empresas.

 

Además, incrementar los niveles de seguridad ciudadana, mejorar el acceso a la vivienda, la cultura, el deporte y promover los derechos de nuestros hermanos en el exterior.

 

En cuanto a la salud, un derecho humano fundamental y al que mi Gobierno le dedica todos los recursos y condiciones posibles, en el Presupuesto 2018 le asignamos más de 612 millones de dólares.

 

La inversión en salud solo es superada por la destinada educación, otra de las grandes prioridades de nuestro gobierno.

 

Amigas y amigos:

 

2017 fue un año de significativos resultados en materia social, económica y seguridad ciudadana.

 

Avanzamos en las metas trazadas por el Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019.

 

Uno de nuestros grandes objetivos fue asegurar un servicio de salud de calidad a comunidades y ciudades en todo el territorio nacional, y así lo hicimos.

 

El Salvador cuenta hoy con mejores centros de salud.

 

Invertimos más de 195 millones de dólares en la construcción de 228 establecimientos de salud y en equipamiento médico de la red de servicios.

 

Una de las obras más agradecidas por la población, es la inauguración del Primer Centro Nacional de Radioterapia para pacientes con cáncer.

 

Esta obra está inspirada en el humanismo de nuestro beato Monseñor Romero, quien ofreció su cariño y acompañamiento espiritual a pacientes de cáncer y sus familias.

 

En otra gran obra de nuestra Reforma de Salud, el Centro Oftalmológico Nacional de San Vicente han realizado un promedio de cinco mil cirugías anuales, una cantidad sin precedentes, pues en el pasado sólo se hacían 151 al año a nivel nacional.

 

De 421 establecimientos de salud en el 2009 pasamos a 818 en 2017, gracias a lo cual toda la población, en cualquier parte del país, cuenta con un centro de salud cercano.

 

Importante fueron también las millonarias inversiones en equipamiento médico de última generación para tratamientos en las redes de hospitales públicos que antes solo se realizaban en centros privados, como las resonancias magnéticas.

 

Aseguramos, también, precios accesibles a las medicinas.

 

La población ha ahorrado 440 millones de dólares en su compra en las farmacias privadas desde la aprobación de la Ley de Medicamentos.

 

Hemos hecho realidad el acceso universal a los servicios de salud eliminando el cobro de las consultas médicas.

 

Esta gratuidad de la salud pública incrementoó hasta en un 40 por ciento la consulta médica.

 

Para una vida sana y feliz de la niñez, los gobiernos del Cambio triplicaron la inversión en vacunas, y gracias a ello, nuestro país cuenta con uno de los esquemas de vacunación más completos y de mejor cobertura del continente americano.

 

A ello se suma que en escolares de primer grado registramos una reducción de la desnutrición crónica del 42 por ciento en 2016 con respecto al último censo de talla del año 2007.

 

Estamos también salvando vidas de mujeres embarazadas: desde el año 2017 ya hemos superado la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas de mortalidad materna y el año 2016 alcanzamos la tasa más baja en la historia de nuestro país.

 

Hemos humanizado aún más la atención a los pacientes con enfermedades crónicas a través de las farmacias especializadas, en las cuales se han eliminado las colas, y se entrega el 100 por ciento de los medicamentos y se da consejería para su uso eficaz.

Somos una sola nación y para nuestros hermanos en el exterior pusimos en marcha el programa SALUD 503.

 

Esta novedosa iniciativa brinda a nuestros compatriotas y sus familias la oportunidad de inscribirse en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social y contar con atención médica en el país.

 

Estas conquistas son resultados del trabajo de nuestro gobierno por garantizar el derecho humano a la salud para todos, gratuito y de calidad, sustentado en el principio de que la salud jamás puede convertirse en una mercancía.

 

Los invito a utilizar estos servicios que contribuyen a la salud familiar, y a que continúen dando su respaldo y apoyo a esta forma de gobernar en beneficio de la gente.

 

Amigas y amigos:     

  

La entrega de estas 45 ambulancias simboliza la decisión de mi gobierno de continuar garantizando el bienestar de los salvadoreños.

 

Quiero resaltar el profesionalismo y la dedicación del personal paramédico y conductores de estas ambulancias y las demás unidades del sistema de salud nacional.

 

Su entrega y trabajo contribuye a salvar muchas vidas, respondiendo oportunamente a las emergencias.

 

El pueblo salvadoreño puede estar seguro de que los hospitales y las unidades comunitarias de salud familiar harán un uso apropiado de estas ambulancias.

 

Un sistema de salud público universal y de calidad es condición fundamental para el desarrollo humano y el progreso del país.

 

Continuaremos invirtiendo en el desarrollo social, avanzando a nuevas victorias con el apoyo del pueblo salvadoreño.

 

A pocos días de celebrarse el 26 Aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, unamos esfuerzos y voluntades guiados siempre por los sagrados intereses de este noble pueblo.

SAN SALVADOR, 10 DE ENERO DE 2018