Print Friendly, PDF & Email
  • La entrega de la Orden del Mérito Policial a un grupo de destacados miembros de la Policía Nacional Civil expresa el reconocimiento de toda la sociedad a quienes consagran sus vidas a la paz y tranquilidad de nuestras familias y comunidades.

 

Conlleva también la profunda gratitud del pueblo a su dedicación, profesionalismo y sacrificios para garantizar la seguridad ciudadana y cumplir con honor el deber de combatir a la delincuencia y los grupos criminales.

Los éxitos en esa lucha y su trabajo diario les han ganado esta felicitación del gobierno a nombre de nuestro pueblo.

Con la satisfacción por los resultados de su noble labor, felicito a las y los agentes de la Policía Nacional Civil condecorados con la Orden del Mérito Policial.

Este acto es también un homenaje a una institución que trabaja con pleno respeto a la dignidad humana.

La PNC, surgida como fruto de los Acuerdos de Paz, se ha consolidado con los años como una institución símbolo de una nueva etapa de democracia y respeto a los derechos humanos en El Salvador.

Nacida de las luchas del pueblo, la Policía Nacional Civil es una conquista en materia de seguridad y de derechos, por lo que se ha hecho acreedora del respeto y el cariño de la población.

Por estos motivos reconocemos hoy, junto a la ciudadanía, el gran aporte de nuestros agentes policiales al país, y honramos su labor y su dedicación profesional en defensa de la ley y la seguridad ciudadana.

La Orden del Mérito Policial es un reconocimiento a los miembros de la PNC que han demostrado ejemplaridad en el cumplimiento de su deber, y protagonizado acciones heroicas.

Nuestra sociedad nos demanda mayores niveles de seguridad y hemos atendido ese reclamo trabajando sin descanso para que las familias salvadoreñas puedan disfruten de paz, tranquilidad y puedan alcanzar sus metas.

Esta es la misión de nuestros agentes, quienes se esfuerzan cada día por cumplirla cabalmente.

Su desempeño apegado a los derechos humanos le ha valido a la Policía Nacional Civil la confianza de la población, que ve en los héroes de azul, calidez y profesionalismo.

En nuestro gobierno hemos tratado con firmeza el tema de la seguridad y la convivencia, y la Policía Nacional Civil ha demostrado ser un baluarte imprescindible y con responsabilidad en la defensa de la seguridad pública y en el combate contra el crimen.

Juntos enfrentamos el fenómeno de la violencia con todas nuestras energías, disposición y capacidad, una lucha que requiere de la participación y la unidad de todo nuestro pueblo.

Ante los ataques criminales contra nuestros agentes, el gobierno no se cruza de brazos: reforzamos las medidas para proteger la vida e integridad de nuestros elementos policiales y desarticular a los grupos criminales que tanto daño causan al pueblo.

Rindo tributo a todos los héroes y heroínas de la Policía Nacional Civil que han ofrendado su vida en esta tenaz lucha contra la delincuencia.

Nos solidarizamos con los familiares de todos los caídos en el cumplimiento del deber; sabemos que no existen palabras para llenar el vacío de sus pérdidas, solo nos queda el consuelo de su gesto heroico y altruista, de su entrega en la defensa de la paz y la tranquilidad de la ciudadanía.

Les ratifico que cuentan con el apoyo del Gobierno y sus instituciones, y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para que se haga justicia.

A estos héroes y heroínas ofrecemos este día un reconocimiento póstumo entregando a sus familiares la Cruz de Oro, un merecido homenaje a estos defensores y guardianes de la paz.

Las vidas de nuestros agentes, entregadas en el ejercicio de su misión, impulsan el trabajo de la corporación policial hacia mayores niveles de efectividad.

Por nuestros héroes, ¡vamos a continuar luchando!, llevaremos ante la ley a todos los grupos delincuenciales y fortaleceremos la paz social en cada comunidad de nuestro país.

Seguros de que la mejor gestión pública es aquella en la que incluimos y participamos todos los sectores de la sociedad en la adopción de decisiones, hemos formulado y ejecutado políticas, programas y acciones en materia de seguridad con resultados muy positivos como el Plan El Salvador Seguro.

Hace pocos días recibí del Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia el informe de monitoreo que refleja importantes logros con la implementación del Plan El Salvador Seguro.

Felicito a la Policía Nacional Civil por su contribución y papel fundamental en los avances de los objetivos de este Plan para hacer de El Salvador un país más seguro.

Su permanente trabajo de capacitación y profesionalismo, su vinculación con los diferentes actores sociales, su destacado trabajo en la prevención de la violencia y su actividad guiada por el respeto a los mandatos constitucionales, son claves para sumarse a este amplio y exitoso esfuerzo.

Los positivos resultados demuestran que el país, a pesar de los grandes desafíos que tenemos, puede salir adelante cuando nos unimos y construimos acuerdos para crear políticas sostenibles en temas estratégicos como la seguridad ciudadana.

En el centro de esta gran estrategia de seguridad está la Policía Nacional Civil, por eso hemos fortalecido el trabajo del policía con importantes inversiones en logística y tecnología para que puedan combatir el delito de manera más eficiente.

Hemos impulsado un modelo de prevención y cohesión social que resalta la figura policial dentro de los liderazgos locales.

El policía es hoy un articulador del trabajo que realizan los actores comunitarios en favor de la convivencia.

A veintiséis años de fundada la Policía Nacional Civil, sobresale como una de las instituciones con mayor madurez, profesionalismo y compromiso con los grandes ideales de justicia, paz y desarrollo del pueblo salvadoreño.

Reitero mi gratitud y reconocimiento a las y los agentes de nuestra PNC, y especialmente a los condecorados este día.

Ustedes son verdaderos héroes y heroínas de El Salvador.

Gracias a su abnegación, disciplina y valentía se han ganado el cariño y respaldo de la población.

Este homenaje es un tributo a ustedes nos entregan a diario el importante trabajo que realiza el policía para que la sociedad se desenvuelva con normalidad.

Los invito a seguir trabajando con excelencia.

Estoy seguro de que nuestro país cuenta con mujeres y hombres con verdadera vocación de servicio, dispuestos a lograr un El Salvador más seguro.

Muchas gracias.